Zaffaroni también define lo sucedido en Bolivia como golpe de Estado clásico

Raúl Eugenio Zaffaroni, exjuez de la Corte Suprema de Justicia, se refirió la situación en Bolivia y dijo: "Si uno lee todas las características, lo que sucede es un golpe de Estado".

En ese sentido, expresó que tiene una cierta analogía, aunque un poco más insólita todavía, con lo que ocurrió en Argentina con el golpe de Estado al presidente radical Arturo Frondizi, en marzo de 1962, y asumió luego José Maria Guido.

Aunque Guido -destacó Zaffaroni- este último por lo menos era el presidente provisional del Senado, "y ahora, la autoproclamada presidenta es solamente una senadora", manifestó.

En declaraciones a FM La Patriada, Zaffaroni también hizo mención al rol que deberían desempeñar los organismos internacionales sobre este tema.

Al respecto, el actual juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos declaró que tendrían que ofrecer mediación, tratar de que pase la violencia, y ofrecer garantías.

"Lamentablemente, no veo que haya una intervención de organismos internacionales llamando a la cordura", manifestó.

Por otra parte, expresó que el informe de la Organización de Estados Americanos (OEA) acerca de las elecciones no deja duda que ganó Evo Morales.

"Lo que puede quedar en duda es si tendría o no que haber ballotage, pero nadie puede negar que tenía el 47% de los votos. El informe no habla de fraude", subrayó, y reflexionó a la vez que se puede hablar de irregularidades, pero no de fraude. "Son cuestiones distintas".

Consultado sobre las denominaciones o las formas en que se concretan los golpes de institucionales en la región (golpes "duros", o "blandos"), señaló que el caso de Bolivia "no fue ningún golpe blando", es un golpe clásico, aseguró.

El juez de la CIDH, además, manifestó que lo más alarmante es que, hasta ahora los golpes  se daban dentro de cierto esquema, "por lo menos se mantenía una formalidad", dijo y mencionó los casos de Brasil y Paraguay.

En ese sentido, expresó que si bien se violaban garantías de defensa de las personas, el fundamento podía ser absurdo, pero se mantenía esa característica, "y en definitiva, eran mecanismos que dejaban funcionar al Congreso, al parlamento, ahora, directamente el legislativo se acabó", señaló.

Al ser consultado si el debate llevado a cabo en el Congreso Nacional sobre ese tema, rediscute el consenso o los limites democráticos tolerables en nuestro país, señaló que si uno mira el mapa de América del Sur, excepto Uruguay, Paraguay y la Argentina, "el resto es bastante tumultuario. No se está discutiendo sólo en nuestro país, sino que (el tema de los limites de la democracia), se está está discutiendo en toda la región, ese es el grave problema", agregó.

Recordó además que debemos tener en cuenta que es lo que está sucediendo con los poderes fácticos.

"Tengamos mucho cuidado con la denominación "neoliberalismo", ya que eso implica una autodenominación de un discurso, de una ideología de legitimación", indicó, y remarcó que en este caso, "neoliberalismo es, un discurso de un conjunto de ideas que encubre una realidad. Cuando vemos cual es la realidad que encubre, es una pulsión totalitaria financiera que anda dando vueltas por el mundo", manifestó.

Raúl Zaffaroni tambien hizo referencia a la actualidad en materia judicial del paí, y expresó que no existe "una" justicia como tal.

"En la Argentina existen cerca de 4 mil jueces y en este lawfare (o guerra jurídica contra la oposición), solo están prendidos un pequeño grupo de jueces", concluyó.

Fuente: Maldita suerte - FM La Patriada.

También podés ver...

Kicillof anunció la compra de 5 millones de vacunas del laboratorio Cansino

El gobernador de la provincia de Buenos Aires lo hizo después de que el Ministerio de Salud autorizó la vacuna Convidecia del laboratorio chino Cansino.

Show Buttons
Hide Buttons