Una multitud colmó la Plaza de Mayo para celebrar la democracia

Ante más de 250 mil personas, el presidente Alberto Fernández dijo que “la democracia es tener memoria”, y exclamó: “no olvidemos a los genocidas ni olvidemos a los que nos endeudaron hace apenas dos años atrás”, en un acto que encabezó junto a Pepe Mujica, Lula Da Silva y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El presidente Alberto Fernández encabezó hoy, junto a la vice, Cristina Kirchner, el líder brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y su par uruguayo, José Pepe Mujica, el acto por la celebración del Día de la Democracia y los Derechos Humanos, en conmemoración de la fecha en que asumió la primera magistratura Raúl Alfonsín y se le puso fin a la última dictadura cívico militar.

Frente a una Plaza de Mayo desbordada por las columnas de militantes de las distintas organizaciones sociales, políticas y sindicales que integran el Frente de Todos pero también por una insondable cantidad de ciudadanas sueltas, el primer mandatario aseguró: “no vamos a negociar nada” con el Fondo Monetario Internacional (FMI), y destacó el carácter primordial del “crecimiento y el desarrollo social”, tras encargar a la sociedad que no olvide a los genocidas ni a los que endeudaron el país durante la gestión de Cambiemos.

En ese sentido, Fernández dialogó en su alocución con la titular del Senado y le dijo que no tema. “Tranquila, Cristina, no vamos a negociar nada que signifique poner en compromiso el crecimiento y el desarrollo social”, bramó, y arremetió en referencia a la reflexión de la Vice sobre las sistemáticas desestabilizaciones financieras contra presidentes radicales: “Cristina, no tengas miedo, que si el Fondo Monetario me suelta la mano, voy a estar agarrado de la mano de cada uno de ustedes, de cada argentino y de cada argentina”.

Con la noche levantándose sobre la plaza, interpeló no sólo a los que participaban de la fiesta patria y popular sino también a los que seguían los detalles por televisión u otros medios. “Nosotros tenemos que construir otro país. Demasiado dolor, demasiada muerte para que todo siga igual. De una vez por todas, cambiemos el mundo, cambiemos la Argentina y hagamos una Argentina justa, libre y soberana”, dijo.

Por otro lado, confirmó “el contrato” sellado con el pueblo argentino en ese misma plaza hace dos años. “No vamos a defeccionar en nada de lo que aquel día prometimos. Vamos a seguir trabajando. Primero los últimos, primero los más postergados”, graficó.

Al cierre del acto, el Presidente dedicó un reconocimiento a Mujica y un agradecimiento a Lula, y manifestó su compromiso con Cristina. “Sé de tu honestidad”, afirmó.

Previo al discurso presidencial, se dirigieron a la multitud tanto Mujica y Lula como Cristina. El dirigente frenteamplista sugirió a los presentes que “cuiden lo que tienen”.

“La democracia no es perfecta, no puede ser perfecta porque los humanos no somos perfectos pero hasta ahora no hemos encontrado un sistema mejor”, remarcó el exmandatario uruguayo y le cedió la palabra a Lula, al tiempo que encarnó el oficio de “presentarlo” como quien “va a ser Presidente del Brasil”.

Entonces, Lula se puso de pie, tomó el micrófono y, con una carpeta en la mano, habló a los manifestantes. “Voy a intentar hablar despacio para que todo el mundo pueda entender”, aclaró para arrancar los primeros aplausos. Luego de un racconto sobre las circunstancias regionales que lo acompañaron cuando tuvo la responsabilidad de gobernar su país, pronunció un agradecimiento general “desde el fondo del corazón a cada uno de los argentinos que prestó su solidaridad» cuando lo apresaron y enfatizó la actitud del presidente argentino por defender su libertad mientras estaba encarcelado.

“La democracia no es un pacto de silencio, […] es un momento extraordinario en la que manifestamos la construcción de una sociedad justa, humanitaria”, aseveró. Asimismo, remarcó la convivencia excepcional que tuvo con Néstor Kirchner y su compañera y sucesora en el cargo.

La Vicepresidenta, por su parte, dedicó su discurso a la memoria de la lucha de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, y también a los soldados caídos en la guerra de Malvinas. “Estuve el 14 de junio de 1982 cuando los usurpadores una vez más se quedaron con nuestras islas”, expresó, y recordó que “ese día el pueblo le dijo basta a la dictadura”.

Además, evocó las jornadas del Bicentenario de la Revolución de Mayo, cuyo espíritu -informaron desde Casa Rosada a lo largo de la semana- quiso imprimirle el gobierno a la celebración de hoy, e incluyó en esas imágenes la caminata que compartió desde la plaza misma hacia las calles con el resto de los mandatarios sudamericanos. En ese momento, aludió al desendeudamiento durante los mandatos kirchneristas y conminó a los opositores que se pasean por los set televisivos “que no se hagan los giles”.

Acto seguido, comparó la estrategia de sometimiento y persecución de los militares con el lawfare actual. “Esas son las nuevas formas de persecución a los dirigentes del campo nacional, popular y democrático”, argumentó, e ilustró: “El pueblo siempre vuelve y encuentra el camino”.

Finalmente, mencionó el peso de la deuda argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Y luego de pedirle permiso a su compañero de fórmula, aseveró que “el FMI ha condicionado la democracia argentina”, para luego destacar cómo el organismo multilateral de crédito le soltó la mano a Alfonsín, quien había recibido la deuda externa quintuplicada y privatizada por obra de los funcionarios de la dictadura. Bajo ese prisma, recomendó a los dirigentes de la UCR que «se despabilen» porque le tumbaron a dos presidentes de su partido, el oriundo de Chascomús y Fernando de la Rúa.

Después de poner sobre el tapete que “a Macri el FMI le puso toda la tarasca”, la Vicepresidenta contrastó el resultado de la administración de Cambiemos con el de los gobiernos de signo kirchnerista. Ponderando la importancia del crecimiento y la inclusión, aludió también a la restricción externa pero advirtió: “A la Argentina no le faltan dólares, los dólares de la Argentina los tienen afuera, se los llevaron y necesitamos que el FMI nos ayude a recuperar de los paraísos fiscales miles de millones de dólares para que le paguemos”.

“Presidente, comprométase a que cada dólar que encontremos de aquellos que se fugaron se lo vamos a dar primero al FMI, que sea un puente de negociación”, profundizó.

Y a modo de conclusión, expresó el anhelo de que la ceremonia de hoy se convierta en “compromiso del pueblo”. “Para que se les haga carne: un presidente o una presidenta pueden ser muy inteligentes, muy capaces, tener coraje y valentía pero necesitan de la participación popular para llegar a buen puerto”, enfatizó, y culminó: “Salgan a la calle cuando tengan que defender sus derechos, los de su patria, los de sus hijos”.

También podés ver...

Santiago Cafiero se reunió con Marc Stanley

El Canciller argentino recibió al Embajador de Estados Unidos para trabajar la "amplia agenda bilateral" entre ambos países, de cara al encuentro que mantendrán los mandatarios Alberto Fernández y Joe Biden a finales de este mes.