Spinetta y los acordes eternos

A una década de la partida del “Flaco”, los arreglos de guitarra del músico aún constituyen un sonido único, alejado de ortodoxias y difícil de imitar.

El 8 de febrero de 2012, hace 10 años moría el flaco Spinetta  y dejaba atrás, con 62 años recién cumplidos, un mundo al que le regaló su mirada excepcional y unos acordes que parecen venir de otro planeta. Con una intensa trayectoria de más de 40 años, entregó una obra de una belleza inusitada, cuya exploración aún hoy no se agota.

Nació en Buenos Aires un 23 de enero de 1950 y en Argentina ese día se celebra el Día de lxs Musicxs en su honor. Vivió sus primeros años en una casa que se encontraba en la calle Arribeños 2853, entre Congreso y Quesada, en el primer departamento de una propiedad horizontal, con ventana a la calle donde Almendra realizó sus primeros ensayos y también ensayó Pescado Rabioso. Murió a 35 cuadras de esa casa, en Iberá 5009, en el barrio de Villa Urquiza un día como hoy hace 10 años.

Comenzó espontáneamente a componer canciones desde muy niño, antes incluso de aprender a tocar un instrumento. Su primera guitarra se la prestó "por tiempo indefinido" José "Machín" Gomezza, vecino y personaje famoso del Club River Plate.

Sus primeras lecciones las recibió de Dionisio Visoná, un guitarrista que había acompañado a su padre en su afición por el tango.​ Esas serían sus únicas lecciones de guitarra, pronto se transformaría en músico autodidacta.

La irrupción de Los Beatles produjo una ruptura completa en la sensibilidad musical de Luis Alberto. En numerosas entrevistas el Flaco también destacó la influencia decisiva que tuvo sobre él -y el origen del "rock nacional" en la Argentina- la banda uruguaya Los Shakers y su líder en particular Hugo Fattoruso.

En su adolescencia ya componía zambas y temas de rock en inglés e incluso en español, algo bastante inusual en los países de habla hispana en aquel momento. A sus 15 años compuso «Barro tal vez» y «Plegaria para un niño dormido», la primera una zamba rockeada en español -"un tema beatle", como él acostumbraba decir-, que integraría más tarde el álbum Kamikaze (1982). La segunda canción, expresa la sensibilidad poética que lo caracterizaría y fue incluida en su primer álbum con Almendra.

"Claudio Gabis fue el primero que me enseñó la escala de blues", dijo Spinetta en una entrevista donde también se refirió al exManal como "un maestro de jazz" al que le "daba mucha bola, escuchaba atentamente y trataba de sacar su sonido".

Para Gabis el Flaco fue un "notable guitarrista rítmico". El exManal recordó que en la década del 80 Luis "había descubierto la eficacia del "modo arpegio" -así lo llamó-, que con la ayuda de efectos como el chorus creaba hermosas disonancias arpegiando los acordes -tocando las notas una por una- en lugar de tocar sus notas simultáneamente".

Por su parte, el guitarrista Guillermo Arrom que acompañó al Flaco en cuatro de sus discos solistas -Téster de violencia (1988), Don Lucero (1989), Exactas (1990) y Pelusón of milk (1991)-, destacó la manera "intuitiva y de oído" con la que el Flaco formaba sus acordes. "Hacía arreglos de guitarra sumamente hermosos y con cierta complicación y cantaba arriba", recordó y contó que Spinetta "buscaba lo que quería que suene y no había técnica que valiera".

Buena parte de sus canciones están categorizadas en el nivel difícil de los tutoriales de guitarra. Es que el Flaco se destacó como intérprete y alejado de ortodoxias y teorías, creó un sonido que es imposible de imitar. Muchos de sus acordes dan cuenta de un músico que en su afán por buscar armonías encontró una fuente de sonidos que pareciera ser inagotable.

Esas particularidades dieron vida a una obra integrada por cientos de composiciones repartidas en más de 40 discos donde siempre parece surgir algo nuevo, incluso luego de innumerables atentas escuchas.

A lo largo de su extensa trayectoria, Spinetta encabezó las fundamentales bandas Pescado Rabioso, Invisible, Spinetta Jade y Los Socios del Desierto, con los que desplegó, desde su mirada excepcional, una variedad enorme que replicó también en su etapa como solista.

Con información de Agencia Télam

También podés ver...

El álbum debut de Bob Dylan cumple 60 años

Fue grabado en tres sesiones y todo lo que se escucha en los 13 tracks es ni más ni menos que la guitarra acústica, la armónica y la voz de uno de los músicos más influyentes de la música popular.

Show Buttons
Hide Buttons