Segmentación tarifaria: la Secretaría de Energía anunció los nuevos esquemas

En conferencia de prensa desde el Palacio de Hacienda, el Gobierno dio los detalles de la quita de subsidios a los consumos de luz, gas y agua.

Foto: MARCELO CAPECE

La secretaria de Energía, Flavia Royón, afirmó hoy que en la Argentina «hay que instalar el uso racional de energía», al anunciar el nuevo esquema de segmentación de subsidios a los consumos de luz, gas y agua, durante una conferencia de prensa en el microcine del Palacio de Hacienda.

«Esta es una medida que contribuye a un Estado eficiente y ordenado. Vamos a trabajar en políticas para concientizar a la población sobre el uso sustentable y eficiente del consumo», sostuvo la nueva titular de la cartera energética.

La funcionaria estimó que «el aumento promedio en materia de energía, sumando electricidad y gas, va a estar alrededor de 1.200 pesos» y detalló que «un hogar promedio se estima que debería consumir 250 kilovatios hora por mes y el corte que se hizo es en 400».

Royón afirmó también que el esquema de segmentación de tarifas que aplicará el Gobierno nacional «es una política distributiva con sentido social», y remarcó que «hay que darle subsidios a quien realmente los necesita». En ese sentido, la funcionaria señaló que «hoy el 50 por ciento de la población de mayores ingresos recibe el 60 por ciento de los subsidios».

Tanto en gas como en energía eléctrica, aclaró la secretaria de Energía, no se perderá todo el subsidio si se superan los topes de consumo, «sino que en razón a la progresividad sobre el incremental al tope se va a hacer la quita».

Al respecto de los aumentos, Royón precisó que si bien en principio se había previsto quitar los subsidios en tres tramos iguales, se tomó la decisión de que el primer tramo será de 20 por ciento y el 80 por ciento restante en las dos etapas posteriores, porque se prevé que «los costos van a tender a bajar y va a ser mas accesible para la gente».

Gas natural

El subsecretario de Hidrocarburos, Federico Bernal, explicó que la quita de subsidios en el consumo de gas se hará «en tres etapas» que serán en septiembre, noviembre y enero con «aumentos progresivos».

Además, informó que para aquellos usuarios de nivel 1 (los sectores de mayores ingresos) la quita del subsidio será total y el aumento del gas será del 167 por ciento.

Para el nivel 3 (sectores medios) se subsidiará hasta un 70 por ciento del promedio entre los umbrales mínimos y máximos de consumo, siempre teniendo en cuenta la división en subzonas del país. «El 30 por ciento se quita el subsidio y se va a ir escalonadamente a pagar el precio pleno», dijo el funcionario.

«La cantidad demandada (en especial en la Patagonia) no se encuentra relacionada con el nivel de ingreso, sino con condiciones climáticas, cantidad de participantes del hogar, características de la vivienda y eficiencia de equipos domésticos», aclaró Bernal. El consumo de gas por redes en las regiones frías duplica al de regiones templadas y eso está contemplado en la segmentación por zona.

En el caso del nivel 2 (menores ingresos), el funcionario aseguró que mantendrán la tarifa vigente.

Energía eléctrica

El subsecretario de Energía Eléctrica, Santiago Yanotti, informó que a los usuarios del nivel 1 «del 100 por ciento del subsidio que hoy tienen se les va a retirar en la primera etapa el 20 por ciento«.

Para el nivel 3 se subsidiarán hasta los primeros 400 kWh mensuales, afirmó, «y por arriba de ese tope el incremental va a perder el subsidio y va a ir al mismo precio que el nivel no subsidiado».

Además, Yanotti afirmó en la rueda de prensa que con los topes de consumo «se busca incentivar el ahorro del recurso, no llegando a medidas tan drásticas como están tomando algunos países».

Al igual que en el gas, aquellos usuarios del nivel 2 mantendrán los subsidios.

«Con esta medida logramos acercarnos al orden fiscal que necesitamos en materia de subsidios», ponderó el funcionario.

Agua de red

La titular de la empresa Agua y Saneamientos Argentinos (AySA), Malena Galmarini, fue la encargada de dar los detalles de los aumentos tarifarios en el servicio de agua.

Anunció que los usuarios residenciales tendrán una quita o reducción de subsidios según su nivel socioeconómico (NSE).  Los usuarios del nivel más alto dejarán de percibir el beneficio en su totalidad, con una primera etapa a partir del 1 de noviembre del 40 por ciento, y otra a partir del 1 de enero del 2023 del 20 por ciento, para llegar a marzo 2023 sin subsidio.

«Con este nuevo cuadro el ahorro para el año en curso, es decir noviembre y diciembre porque el impacto en la factura será a partir del 1 de noviembre, será de 2 mil millones de pesos», señaló Galmarini y estimó: «Para 2023 el ahorro será de 45 mil millones».

Mientras que el nivel zonal medio y medio bajo, tendrá una quita del 45 por ciento del subsidio a partir del primero de noviembre, en enero el 30 por ciento y en marzo el 15 por ciento.

Además, señaló que «los no residenciales son 9 por ciento de los casos pero implican un 30 por ciento de la facturación anual y los residenciales un total de 69 por ciento».

Galmarini afirmó que se mantendrá el subsidio correspondiente al sector medio bajo a quienes reúnan alguna de las siguientes condiciones:

-Ingresos netos a un valor equivalente a 2 canastas básicas para hogar tipo 2
-Tenga un integrante del hogar con Certificado de Vivienda
-Domicilio donde funcione un comedor o merendero comunitario registrado en RENACOM
-Al menos un o una integrante del hogar que posea Pensión Vitalicia a Veteranos de Guerra del Atlántico Sur
-Al menos un o una integrante posea certificado de discapacidad expedido por autoridad competente y, considerando a los y las integrantes del hogar en conjunto, tengan un ingreso neto menor a un valor equivalente a tres canastas básicas totales para un hogar tipo 2 según el INDEC

Con información de Agencia Télam

 

También podés ver...

Desde Brasil alertan que «Bolsonaro no va a aceptar la derrota en las urnas»

El candidato a diputado por el Partido de los Trabajadores, Dias da Silva, alertó que luego de la inminente victoria de Lula en las elecciones del domingo, la violencia pergeñada por bolsonaristas aumentará.