Samanta Schweblin narra un hombre sin suerte

“El día que cumplí ocho años, mi hermana –que no soportaba que dejaran de mirarla un solo segundo–, se tomó de un saque una taza entera de lavandina. Abi tenía tres años. Primero sonrió, quizá por el mismo asco, después arrugó la cara en un asustado gesto de dolor”. El cuento de la escritora argentina en la madrugada de @FMLaPatriada con Seba Ronchetti.

El cuento «Un hombre sin suerte», de la escritora argentina Samanta Scheweblin, en El último lector.

El día que cumplí ocho años, mi hermana –que no soportaba que dejaran de mirarla un solo segundo–, se tomó de un saque una taza entera de lavandina. Abi tenía tres años. Primero sonrió, quizá por el mismo asco, después arrugó la cara en un asustado gesto de dolor. Cuando mamá vio la taza vacía colgando de la mano de Abi se puso más blanca todavía que Abi.

–Abi-mi-dios –eso fue todo lo que dijo mamá–. Abi-mi-dios –y todavía tardó unos segundos más en ponerse en movimiento.

Fuente: El último lector – FM La Patriada

También podés ver...

San Cayetano, el santo del trabajo y la resistencia a la dictadura

La socióloga Verónica Giménez Béliveau reveló que San Cayetano también fue muy especial en las movilizaciones convocadas a su santuario, en 1981, por Saúl Ubaldini.