Rubén López: «Tememos que haya un efecto dominó y empiecen una tras otras las domiciliarias»

El hijo de Jorge Julio López se refirió al fallo de la Cámara Federal de Casación Penal que concedió prisión domiciliaria al genocida Etchecolatz y sostuvo que "hay favores que se están pagando por parte de empresarios y jueces que patrocinaron la dictadura".

«La pata civil de la dictadura hoy sigue activa», sostuvo el hijo de Jorge Julio López, Rubén López, luego de que la Justicia le otorgara el beneficio de prisión domiciliaria al genocida Miguel Etchecolatz. En diálogo con FM La Patriada, afirmó: «Tememos que haya un efecto dominó y empiecen una tras otras las domiciliarias».

La Cámara Federal de Casación Penal concedió al menos tres prisiones domiciliarias a represores condenados por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar, entre los que se encuentra el exdirector de Investigaciones de la Policía Bonaerense Miguel Osvaldo Etchecolatz.

La resolución que beneficia a Etchecolatz fue adoptada en el marco de la causa en la que se encuentra procesado por el asesinato de Horacio Alejandro Benavides, un militante de 22 años ejecutado en septiembre de 1976, a metros de la Plaza Moreno de La Plata, por un grupo de represores de la Dirección General de Investigaciones.

En una entrevista con el programa Nobleza Hormiga, el hijo de Julio López remarcó que «hay que empezar de cero, hay que hacer un nuevo Poder Judicial», al tiempo que sostuvo que «hay favores que se están pagando por parte de empresarios y jueces que patrocinaron la dictadura».

«Los jueces hablan por su fallos, acá están favoreciendo a un genocida», agregó.

En ese sentido, López señaló que «esos muchachos son los que patrocinaron la dictadura y hoy siguen teniendo libertad para seguir haciéndolo».

Acerca del genocida que obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria, el hijo de Julio López recordó que «Etchecolatz tiene muchas cosas que contar y no lo hace».

«Lo podríamos nombrar como EL genocida de la Provincia de Buenos Aires», categorizó.

Hoy la diputada del Partido de los Trabajadores Socialistas y el Frente de Izquierda Unidad, Myriam Bregman, dialogó con el equipo de Nobleza Hormiga y advirtió que «hay que ver si detrás de esto no viene una oleada de detenciones domiciliarias».

«La Justicia sabe que está dando un mensaje político, estemos atentos», alertó la legisladora.

Por su parte, el exjuez Carlos Rozanski, expresidente del Tribunal Oral Federal 1 platense que condenó a Etchecolatz por genocidio en el 2006, escribió en su cuenta de Twitter que «tres jueces argentinos acaban de firmar una resolución que manda a su casa a Etchecolatz. El domicilio de los genocidas debería ser siempre la cárcel. No es una cuestión de edad, es una cuestión moral».

El represor Etchecolatz está internado en una clínica de Merlo. La decisión de Casación impacta en una sola causa pero la defensa presentó pedidos en otros expedientes para que regrese a su casa después del alta. Los mismos jueces otorgaron otras dos domiciliarias esta semana.

El 18 de septiembre de 2006 debían leerse los alegatos del juicio a Etchecolatz y estaba previsto que Julio López estuviera presente. Pero nunca llegó.

López relató su secuestro en 1976 -a cargo de una patota de Etchecolatz- donde fue torturado y fue también testigo de otras torturas y asesinatos.

«En el 1977, a 6 meses de que mi viejo estuvo detenido y desaparecido, sabíamos que estaba vivo, en plena dictadura» y hoy, a 16 años en democracia, ni siquiera sabemos qué pasó», cerró Rubén López en diálogo con FM La Patriada.

Fuente: Nobleza Hormiga – FM La Patriada 

También podés ver...

EEUU: La Corte Suprema revocó el derecho constitucional al aborto

El máximo tribunal de ese país dejó sin efecto la sentencia Roe vs. Wade de 1973, que durante casi medio siglo garantizó el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo. El fallo le devuelve a cada estado la potestad de autorizarlo.