Rubén López: «Nunca se democratizó la Justicia»

A 16 años de la desaparición de Jorge Julio López, su hijo remarcó que la investigación sobre la custodia de su padre como testigo "fue archivada por los jueces porque entre ellos no se tocan el culo".

«Cuando uno ve los procesos judiciales inventados del lawfare, vemos que la Justicia no es justa», observó Rubén López, el hijo de Jorge Julio López, al referirse al 16 aniversario de la segunda desaparición de su padre, víctima de terrorismo de Estado.

Diversos actos se realizaron en la ciudad de La Plata por los 16 años de la segunda desaparición de López ocurrida cuando iba a presenciar el final del juicio contra el fallecido represor Miguel Etchecolatz, quien fue su carcelero y torturador durante la última dictadura cívico militar.

A la tradicional movilización que se desarrolla todos los 18 de septiembre que convocan organizaciones de derechos humanos, este domingo se sumó el descubrimiento de un mural en la esquina de 140 y 69, en el barrio de Los Hornos, donde vivía López.

«El mural refleja eso: es un vecino de Los Hornos, pasó por la dictadura que lo torturó y desapareció durante 6 meses y cuando estaba declarando contra Etchecolatz, vuelve a desaparecer», contó López en diálogo con este medio.

«Viejitos bonitos»

La marcha por el aniversario de la desaparición de Julio López tuvo epicentro en la Plaza Moreno frente al Palacio Municipal, donde se llevó adelante el juicio contra Echecolatz.

Participaron partidos políticos, organizaciones de derechos humanos y la Multisectorial La Plata, Berisso y Ensenada, que exhibió una bandera con la leyenda: «¿Dónde está Jorge Julio López? Pasan los gobiernos, continúa la impunidad. Juicio y castigo a los culpables».

En una entrevista concedida al programa Nobleza Hormiga, Rubén remarcó que «el único que fue juzgado y sentenciado fue Etchecolatz» y destacó: «Mi viejo identificó a unas 40 personas, o sea que todos esos ‘viejitos bonitos’ estaban dando vuelta entre nosotros, caminando entre nosotros».

El caso

La caratula de la causa es ‘presunta desaparición forzada de persona’. En diálogo con FM La Patriada, Rubén señaló: «Ahí tenemos otro problema: desde el punto de vista legal, el fiscal no lo puede cambiar hasta que aparezca una prueba o un testigo».

López desapareció de su domicilio en el barrio platense de Los Hornos el 18 de septiembre de 2006, cuando se esperaba que se dirigiera a la sede municipal para presenciar los alegatos del juicio que el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata llevaba adelante frente al comisario de la Policía Bonaerense por delitos de lesa humanidad de la última dictadura.

Jorge Julio López era albañil, había sido secuestrado en 1977 y estuvo prisionero hasta mediados de 1979 en cinco centros clandestinos de detención. En los testimonios brindados en el marco del juicio, López había sido muy claro al identificar a Etchecolatz como el hombre que dirigía y ejecutaba las sesiones de tortura con picana en esa sede policial platense.

Al cierre de la entrevista con el programa Nobleza Hormiga, su hijo contó: «En su momento nosotros como familia y querellantes iniciamos la causa para que se investigue quién debería haber cuidado a mi viejo».

«Los jueces archivaron la causa, porque entre ellos no se tocan el culo», concluyó.

Fuente: Nobleza Hormiga – FM La Patriada 

También podés ver...

Desde Brasil alertan que «Bolsonaro no va a aceptar la derrota en las urnas»

El candidato a diputado por el Partido de los Trabajadores, Dias da Silva, alertó que luego de la inminente victoria de Lula en las elecciones del domingo, la violencia pergeñada por bolsonaristas aumentará.