Pedro Castillo y un giro al centro que puede hacer ruido

El presidente de Perú, Pedro Castillo, tomó una decisión que movió el avispero en medio de un inicio de gestión marcado por tensiones y peleas. | Por Augusto Taglioni.

La llegada al Gobierno de Pedro Castillo fue difícil luego de una elección muy reñida que tuvo a su contrincante agitando el fantasma del fraude para quitarle legitimidad al presidente electo. Además, lo que es una costumbre de los últimos años, el oficialismo no tiene mayoría en el parlamento y está obligado a la negociación para avanzar en los principales temas.

Castillo no era el candidato natural de su partido, Perú Libre, sino que ese lugar estaba reservado para Vladimir Cerrón, ex gobernador y dirigente de izquierda cuyas propuestas se acercan a una radicalización política y económica a la que Perú teme desde los inicios del fujimorismo en la década del 90.

Al estar inhabilitado por una causa judicial, Cerrón puso a un Castillo que ni siquiera aparecía en el lote de candidatos que pelaban por un lugar en el balotaje. Después vino lo que sabemos, sorpresa en primera y triunfo ajustado en segunda con acusaciones de irregularidades.

Ya en el Gobierno, Castillo tuvo que lidiar con la desconfianza del establishment, la presión de la derecha y las internas en el campo propio. Esto último marcó el andar de estos primeros 70 días de mandato.

Por un lado, la izquierda dura, radical y cerronista que quiere avanzar en medidas profundas en términos económicos y sociales, y por el otro, un progresismo moderado que busca cambios respetando las reglas del sistema.

Castillo priorizó a los primeros, tal vez por lealtad o simplemente porque es un paracaidista con sello prestado. Pero los errores fueron demasiados y el jefe de estado no tuvo más opción que aceptar que para avanzar en una agenda progresista y sobre todas las cosas aspirar a cumplir con los 5 años que le corresponden constitucionalmente, necesita moderarse y construir alianzas.

En este marco, Castillo decide echar al primer ministro (una suerte de Jefe de Gabinete), Guido Bellido, que responde a Cerrón y tuvo un paso por la función pública en donde solo acumuló peleas y cuestionamientos.

Una sugerencia que había realizado el ex presidente, Ollanta Humala, en un reportaje con El Comercio, en donde planteó que “por preservar el sombrero, Castillo puede perder la cabeza”. Allí, una de los planteos más fuertes fue la importancia de la salida de Bellido.

Castillo y Humala tienen muchas coincidencias. Ninguno de los dos pueden definirse como de izquierda tradicional sino que tiene una mirada mas nacionalista. Reivindican al militar Velazco Alvarado y su Constitución representa sectores puntuales del Perú. Humala a los militares y Castillo a los maestros rurales.

En Perú se habla mucho de la “Humanización” de Castillo en referencia a una supuesta traición de Humala a la agenda progresista cuando fue presidente. Sin embargo, en este caso, Castillo estaría rompiendo con el sector de Cerrón pero no abandona las medidas de cambio.

Para eso, se apoya en lo que el sector de Perú Libre denomina la “izquierda caviar”, en relación a una presunta mirada burguesa. Se trata del sector que lidera Veronika Mendoza, del partido Nuevo Perú, que salió favorecida del cambio ministerial y tiene el control del estratégico ministerio de Economía y Finanzas.

Fue con ellos que Castillo lanzó una reforma agraria “sin expropiaciones” y son ellos los que pueden garantizar, con un corrimiento al centro, los números para lograr, entre otras cosas, respaldo para una reforma constitucional.

Ahora Castillo deberá hacer control de daños con sus ¿ex? aliados que anticiparon que no apoyarán el nuevo gabinete. Lo que está claro es que Castillo dio un volantazo antes que el camión caiga por el barranco. Se vienen meses complejos para determinar si el Gobierno puede evitar otro choque.

También podés ver...

El Gobierno pagará un complemento mensual para el salario familiar

Será a partir de octubre y la medida alcanzaría al 89 por ciento de quienes reciben la asignación familiar.

Show Buttons
Hide Buttons