Misterioso ataque al Sindicato de Aceiteros

Los trabajadores del gremio emplazados en Rosario denunciaron un ataque a balazos contra la sede de su sindicato. Sin paritarias ni conflictividad abierta, prima el desconcierto antes que cualquier hipótesis.

El Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario denunció anoche un «ataque a balazos» en la sede ubicada en en García Velloso 791, en Rosario. Fuentes gremiales informaron a La Patriada que no hubo víctimas que lamentar porque la casa de los trabajadores había bajado sus persianas minutos antes de la violenta agresión.

«No sabemos quién ni por qué lo hizo pero exigimos a los gobiernos provincial y municipal que garanticen el ejercicio de la actividad sindical y la seguridad personal de los dirigentes, sus afiliadas y afiliados y sus trabajadoras y trabajadores; y a al Poder Judicial que investigue para determinar la autoría material y, sobre todo, intelectual del ataque», reclamó el sindicato a través de un comunicado.

En diálogo con este medio, su secretario general, Marco Pozzi, calificó el hecho como «algo muy raro». «Nosotros cerramos paritarias en julio y no estamos en conflicto», detalló.

Las especulaciones sobre la vinculación de clase entre la pelea de los trabajadores en Vicentín tampoco tienen demasiado asidero, porque acaecen en otra ciudad de la Provincia y la lucha la encabeza otra organización sindical. También se descartó desde el gremio que la ascendente violencia en Rosario alcanzara al reducto gremial pero no dejaron de advertirlo en el parte distribuido a la prensa: «este ataque se produce en una ciudad en la que las balaceras se han convertido en moneda corriente y se produce contra un sindicato que pelea por los derechos de las y los trabajadores».

Porteños y puntanos en alerta

Por lo demás, la Comisión Directiva de la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines de la República Argentina se declaró la semana pasada en estado de alerta por suspensiones en las plantas de Dorada (Ex Dánica). Perteneciente al Grupo Beltrán, la empresa anunció que ante la imposibilidad de acceder a dólares para la importación de materia prima suspenderá la producción de sus plantas de Llavallol, Provincia de Buenos Aires, y Villa Mercedes, Provincia de San Luis.

Desde la Federación, junto a los sindicatos de base SOEIA y SOEAD, contestaron: «las causas que invoca la empresa para tomar esa decisión son ajenas a los obreros, que dependemos del salario para vivir, y mucho más en el actual contexto de inflación y deterioro de los ingresos». «Ante esta situación impuesta por la patronal nos declaramos en Estado de Alerta, realizando asambleas en ambas plantas en las que se decidirán las eventuales medidas a adoptar en defensa de los puestos de trabajo», concluyeron.

También podés ver...

Pedro Peretti criticó la concentración del agro en la liquidación de soja

El productor agropecuario apuntó a la medida que benefició a los grandes exportadores y señaló que son "un puñado de pools de siembra que depredan el interior profundo de la Argentina".