Milanesas con puré

Tras el ruido interno que generó el principio de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional los socios del Frente de Todos buscan los ingredientes para marinar la unidad necesaria de cara al 2023. |Por Fabián Waldman.

«Para seguir en el 2023 hay que hacer las cosas para las que nos votaron en el 19: Aumentar salarios, que haya más laburo y bajar la inflación».

Categórica fue la reflexión que realizó un funcionario que entra y sale todos los días del despacho de Alberto Fernández a FM La Patriada. La situación económica está complicada y ese no es un descubrimiento. Es la madre de todas las batallas y como hija de ellas tenemos el acuerdo con el FMI. Y aquí si se bifurcan algunos caminos.

La renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque del Frente de Todos sucedió hace 15 días. Desde entonces se aguarda la palabra de la vicepresidenta, quien hasta hoy no ha expresado su posición, ni sobre la renuncia ni sobre el acuerdo con el Fondo.

El Presidente, en un zoom con medios gráficos el pasado martes 8 de febrero, expresó que había hablado con ella y esperaba contar con los votos del Frente de Todos para obtener la aprobación del acuerdo con el FMI. Todavía se desconocen los detalles de esta trama y cuáles son las exigencias que tienen guardadas los enviados del FMI tras el desembarco que concretaron durante la gestión de Mauricio Macri. Pero lo que sí está claro es que ningún sector de la alianza gobernante está contenta con este nuevo papel a firmar, que debe pasar por el Congreso sin ningún tipo de modificación ni cambio.

Hasta hoy no está clara qué postura tendrán finalmente los legisladores de La Cámpora. Transitan un camino escarpado. La fe en la salud que brinda el silencio hizo carne entre los diputados que responden a Máximo.

En la misma tienda describen que la decisión del titular del PJ bonaerense tiene dos propósitos: por un lado el de preservar a los propios y por otro dejar un cargo en el cual no se sentía muy cómodo.

Desde ese lado del Frente de Todos esgrimen que avisaron varias veces sobre las políticas que se venían llevando a cabo. “Se lo dijimos no una, varias veces la necesidad del cambio de rumbo, pero no nos escucharon”, expresó una voz de la agrupación.

La inflación del 3,9 por ciento en el mes de enero marca nuevamente las dificultades que tiene el gobierno para controlar una de las variables más sensibles del área económica.

La vicepresidenta está siguiendo los precios, los cimbronazos de la coyuntura económica, y tomando distancia del tema de la deuda, comentó a FM La Patriada un diputado que prefirió el anonimato. Agregó que el Frente de Todos está conmovido por el debate interno en torno al tema de la negociación con el FMI. “Un cambio de nombres sólo agregaría zozobra en estos momentos” y habría que abandonar “la actitud budista”, dijo en clara alusión al ministro Martín Guzmán.

La idea central de que “si les hablás bien a los empresarios van a cambiar su actitud debe cambiar”, sostuvo el legislador, y añadió que además se debe definir de qué manera se garantiza mínimamente que la mesa de los argentinos esté resguardada. En en mismo sentido, postuló que para ello hay que generar legislaciones que conduzcan a angostar la brecha de la evasión fiscal, proponer rentas sobre propiedades ociosas de grandes contribuyentes y producir la presión social suficiente para que estos realicen el principal sacrificio.

Mientras tanto, cerca del Presidente, sostienen que “la pandemia postergó el proyecto del Frente de Todos. La diversidad de la coalición expresa debates del campo nacional, popular y democrático, que son muy lógicos en el actual contexto global”. De esta manera le baja unos decibeles al ruido que hay al interior del Frente de Todos.

No hay un «modelo» de país o de desarrollo a seguir, agrega el funcionario. No hay recetas. Hay problemas globales y problemas argentinos”. Sobre las internas dentro de la alianza marca que “es clave que la diversidad fortalezca al Frente y al Presidente, único modo de confrontar con el modelo que llevó al mega endeudamiento”. Y de cara al futuro y la necesidad de certezas para lo que viene agregó que “el gobierno necesita consolidar el crecimiento de 2021, construir previsibilidad para empezar a reducir la inflación, cerrar el acuerdo con el FMI y avanzar en una mejor redistribución del ingreso”.

Un ministro de los denominados albertistas consultado para esta nota sobre la inflación y sus consecuencias sostuvo: “Lo hecho hasta ahora no alcanza, pero estamos condicionados por 30 o 40 empresas monopólicas”.

Mientras tanto aparecen algunos gestos encaminados a acercar a las partes en disputa. Nadie quiere sacar los pies del plato pues saben que enfrente hay un enemigo claro que quiere instalar un modelo de país basado en la especulación financiera.

El ministro Eduardo de Pedro posteó en su cuenta de twitter, en el día de los enamorados, una foto en donde están juntos Alberto y Crisitna, con los expresidentes Lula y Pepe Mugica. El texto en su primera frase dice: “El amor vence al odio. Feliz día del amor”, y luego cierra: “Enamorado de nuestro país y de Latinoamérica, nuestra Patria Grande”. Más allá de la unidad latinoamericana, hablar de amor entre Presidente y Vicepresidenta resulta cuanto menos llamativo.

De Pedro estuvo ayer con el jefe de Gabinete en dos actos consecutivos, primero en la Cancillería, también junto a Santiago Cafiero y Martín Guzmán en un homenaje al ex ministro de Relaciones Exteriores Héctor Timerman.

Por la tarde hubo un nuevo capítulo en su relación con el Presidente, que volvió a llamarlo Wadito en Tecnópolis, durante el anuncio de la construcción de 100 escuelas industriales en todo el país. La relación entre el Presidente y el Ministro quedó resentida luego de la renuncia que había presentado De Pedro, luego de las derrota en las PASO.

Ante la consulta sobre la relación entre ambos, cerca del Presidente aseguran que “sí, está todo bien”.

En el acto, además, el mandatario desplegó toda la artillería para mostrar unidad de cara a la discusión del acuerdo con el FMI. Por eso la presencia en el evento de los gobernadores de Santa Fe, Catamarca, La Pampa, Misiones, Neuquén, Santiago del Estero y Entre Ríos; y intendentes como Mayra Mendoza de Quilmes y Julio Zamora de Tigre.

Varios de los mandatarios provinciales se mostraron confiados en que el acuerdo con el Fondo tendrá el respaldo parlamentario necesario. “Hay que firmar sin resignar el potencial que dará la posibilidad de crecer resguardando ocupación y cumpliendo los compromisos de pago, lo otro es exponer a nuestro país a una cuestión de difícil cumplimiento”, señaló el gobernador de Santa Fe Omar Perotti. El mandatario riojano Rodolfo Quintela sostuvo que era lo “menos malo” que podía conseguirse en las condiciones heredadas del gobierno de Mauricio Macri.

El optimismo que exhiben el Presidente, la portavoz Gabriela Cerruti y otros funcionarios nacionales se apalanca en el apoyo de los gobernadores y los diputados encabezados por el flamante titular del bloque de diputados Germán Martínez, que responde al exministro de Defensa Agustín Rossi.

¿Cómo serán saldadas las diferencias con los legisladores de La Cámpora y hacia adentro del Frente de Todos? Este es un debate con final abierto pero que tiene un horizonte concreto y son las elecciones de 2023. Hacia allí caminan todos los miembros de la coalición, pero ese sendero solo podrá ser alcanzado si se consiguen los objetivos planteados en 2019. Eso todavía está en dudas con una inflación proyectada para este año de alrededor del 40% y una oposición que no brindará su apoyo pa ninguna medida que busque atenuar los efectos de la concentración del mercado.

La situación de nuestro país con una coalición amplia y diversa que enfrenta a una derecha cada vez más atada al conservadurismo y reaccionaria, con posiciones de extrema que van por los derechos más básicos y quieren impedir el avance en la distribución de la riqueza no solo sucede en nuestro país. Tampoco es original la posición del Poder Judicial, que sirve de ariete a estos sectores.

Un avezado dirigente peronista señaló a este cronista:Entre la opción de Macri o milanesa, todos debemos seguir eligiendo la milanesa, por más que no nos guste.”

También podés ver...

Alberto Fernández encabezará el acto de promulgación de la ley de Alivio Fiscal

El Presidente oficializará la ley de Alivio Fiscal para Pequeños Contribuyentes y Autónomos a las 18 en Casa Rosada. Es su primera aparición luego de la renuncia de Guzmán.