Milagro Sala: un testigo denunció que lo presionaron para que declare en contra de la dirigente social

También declaró que, tras haberse negado ante las presiones, fue víctima de ocho asaltos entre otras intimidaciones.

En el nuevo juicio contra Milagro Sala, en el que se la acusan de haber ordenado en 2009 la sustracción de un expediente judicial, un testigo relató los ofrecimientos que le hicieron desde el Ministerio Público de la Acusación a cambio de denunciar a Alberto Bellido -imputado junto a la dirigente social-. También denunció que tras haberse negado ante las presiones fue víctima de ocho asaltos entre otras intimidaciones.

El Tribunal en lo Criminal Nº 3 de Jujuy dio inicio hoy a otro juicio contra la dirigente social Milagro Sala, el abogado Antonio Bellido y el empleado judicial Marcos Romero por la supuesta «sustracción y destrucción» de un expediente de la Justicia provincial en diciembre del 2009.

En la primera audiencia, un testigo contó las ofertas que recibió por parte de los secretarios de los Fiscales Osinaga y Rondón, Juan Carlos Dávalos y Joaquín Campos, todos a la orden de Sergio Lello Sánchez y los ofrecimientos que le hicieron en este último tiempo para recuperar su trabajo en el Poder Judicial. También se refirió al hostigamiento de la policía de Gerardo Morales.

El testimonio

«Me han tendido una cama, varias veces me ha parado la policía. Decían que yo era gato, que estaba prendido con los gatos, me han asaltado 8 veces», declaró el testigo en la primera audiencia.

El testigo es un exempleado de la Mesa de Entrada de los juzgados de Instrucción y declaró ante las consultas de los defensores de los imputados que recibió la propuesta de declarar contra Bellido a cambio de reingresar al Poder Judicial de Jujuy.

«Un funcionario del Ministerio Público de la Acusación (MPA) me dijo personalmente que si declaraba a favor de ellos volvería a trabajar», aseguró. El testigo relató que se quedó sin trabajo y que además sufrió varios episodios de violencia: «Me metieron preso dos veces», señaló.

Por su parte, el abogado de Bellido, Juan Cabezas, pidió que se investigue la declaración del testigo «ante la posibilidad de una extorsión o un cohecho derivado de un funcionario del Ministerio Público de la Acusación».

En tanto, el fiscal Darío Osinaga solicitó que se extraigan copias de la declaración de Ruiz y se remitan al fiscal de turno, para que se investigue lo que calificó como un presunto «hecho de gravedad».

En su rol de abogado, el propio Bellido pidió que se investigue «la conducta delictual de los abogados Juan Carlos Dávalos y Joaquín Campos», que que fueron mencionados por el testigo Ruíz. «No puedo soportar que sigamos teniendo esta clase de aprietes de personas y de funcionarios del Ministerio Público de la Acusación contra un testigo para que declare en contra de un imputado, es causa aberrante», sostuvo.

A su turno, la presidenta del tribunal María Nallar dijo que se va a investigar el hecho, que «se va a definir juntamente con el veredicto».

Las imputaciones del juicio

Marcos Romero, también empleado judicial, está imputado como supuesto autor de los delitos de «cohecho pasivo y sustracción de documento público, en concurso ideal con el de sustracción o destrucción de documento, dos hechos en concurso real, en carácter de coautor y todo ello en concurso ideal con el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público».

En tanto, el abogado Bellido se encuentra acusado como supuesto autor de los delitos de «Cohecho activo y sustracción de documento público, en concurso ideal con el de sustracción o destrucción de documento, dos hechos en concurso real».

En el caso de Milagro Sala, se la juzga como supuesta «determinadora directa del delito de cohecho activo y de sustracción de documento público, en concurso ideal; con el de sustracción o destrucción de documento, dos hechos en concurso real».

Acusaciones del MPA

De acuerdo al MPA, el hecho ocurrió en horas de la mañana del 22 de diciembre de 2009, en la oficina del Juzgado de Instrucción en lo Penal Nº 3 – Secretaría Nº 6-, sito en Urquiza Nº 462, de la capital jujeña.

Según la acusación de la fiscalía, en circunstancias en que su compañero de oficina ya no estaba en el lugar, el imputado Marcos Romero, auxiliar administrativo, habría aprovechado que se hallaba solo para apoderarse ilegítimamente de dos expedientes.

El juicio en el Tribunal en lo Criminal Nº 3 de Jujuy continuará el lunes próximo con la declaración de cinco nuevos testigos.

 

Fuente: Agencia Télam

 

También podés ver...

Alberto Fernández advirtió que tras la pandemia hay que centrar esfuerzos en salud mental y reproductiva

El Presidente envió un mensaje durante la apertura de la 30° Conferencia Sanitaria Panamericana donde pidió cooperativismo de las Américas en la materia.