Mendoza: sospechan que el asesino de Agostina era «un conocido» e investigan también a una expareja

La policía del departamento de San Martín reprimió la manifestación que ayer convocó a centenares de personas para reclamar justicia por el femicidio.

El fiscal que investiga el femicidio de Agostina Trigo (22) en la localidad mendocina de San Marín dijo hoy que sospecha que el asesino es «alguien conocido» de la joven. Contó que se analizan varias pistas, una que conduce a un engaño mediante una entrevista laboral y otra que apunta a una expareja de la víctima.

En una conferencia de prensa que brindó este mediodía, el fiscal Oscar Sívori puntualizó que de los resultados preliminares de la autopsia surgió que por el tipo de lesión se sospecha que la persona que la atacó es un «conocido».

Durante la tarde de ayer, la policía del departamento de San Martín en Mendoza reprimió una manifestación que  convocó a centenares de personas para reclamar justicia por el femicidio de Agostina Trigo. El cuerpo de la joven fue encontrado ayer en un galpón abandonado de la localidad mendocina de San Martín.

Movilización y represión

La marcha comenzó minutos después de las 16 en el edificio del Poder Judicial del departamento de San Martín, ubicado a unos 45 kilómetros al este de la capital provincial. Las manifestantes recorrieron varias cuadras por las calles céntricas de esa ciudad hasta la sede del Ministerio Publico Fiscal.

La manifestación por el crimen estuvo encabezada por familiares y amigas de la joven víctima de femicidio.

Al llegar la columna a la sede de la oficina fiscal 12 un ayudante fiscal recibió a la abuela de la joven Gladys Domínguez, quien ingresó al lugar.

En ese momento se vivieron situaciones de tensión cuando un grupo de personas comenzó a arrojar piedras contra la fachada del edificio, mientras que la familia de la joven repudió esos hechos y pidió calma.

Tras salir del encuentro con el ayudante fiscal, la abuela de la joven, acompañada por un amigo de la familia, informó a los medios en el lugar que no darían más notas ni información sobre la causa «para no entorpecer la investigación».

“Quiero que se haga justicia”, resaltó entre lágrimas la mujer.

“¡Señor, señora, no sea indiferente. Nos matan a las pibas en la cara de la gente!”, cantaba la multitud afuera, que acompañó la protesta.

En tanto, cuando los familiares ya se habían retirado y se realizaba la desconcentración de la marcha, un grupo de jóvenes se enfrentó a la Policía arrojando piedras y escombros en las inmediaciones.  Los efectivos de infantería reprimieron con gases para disipar la movilización.

También podés ver...

El juego de la guerra: capítulo Taiwán

Bajo el pánico a la creciente pérdida de hegemonía, Estados Unidos fuga hacia adelante sembrando conflagraciones que sacuden al mundo entero. | Por Augusto Taglioni