La Rioja: allanaron la casa de una periodista que investiga el caso Arcoíris

Le secuestraron sus elementos de trabajo para impedir que se refiera a la investigación en la que se denuncia el abuso sexual a una niña por parte de su abuelo paterno que forma parte del sistema judicial de la provincia.

El domicilio de la periodista Manuela Calvo de La Rioja fue allanado ayer y durante el operativo se le secuestraron todos sus elementos de trabajo para “impedir que se refiera al caso Arcoíris”, donde se denuncia el abuso sexual a una menor de 6 años por parte de su abuelo paterno quien ocupa el cargo de Director de Despacho de la Secretaría de Justicia de la provincia.

La orden de allanamiento fue emitida por la jueza María Eugenia Torres del Juzgado de Instrucción de Violencia de Género N° 1 de La Rioja, bajo la carátula “desobediencia a la autoridad”. Torres autorizó el secuestro de “todo dispositivo electrónico que se encuentre en poder de la denunciada como así también todo documento relacionado (o se mencione en forma expresa) a la niña Arcoíris”.

La Red de Comunicadoras de La Rioja repudió y alertó “sobre el grave accionar de la Justicia riojana en contra de la libertad de expresión y de prensa”.

“Cabe recordar que la comunicadora Manuela Calvo ya había sido intimada hace 2 meses por la Justicia riojana para que no se pronuncie sobre el caso Arcoíris y en un claro hecho de censura previa prohibió el estreno de un corto ficcional que hablaba, en general, de casos de abuso sexual infantil y las revinculaciones forzosas con los denunciados”, señalaron en un comunicado.

Agregaron que “nuevamente y acudiendo a un extremo recurso judicial como el allanamiento y secuestro de los materiales de trabajo, la justicia riojana intenta prohibir la difusión de información y acallar todo lo referido un caso emblemático en nuestra provincia que, desde hace tres años los movimientos, organizaciones y medios feministas vienen denunciando por vulnerar el derecho de las infancias”.

“También advertimos la llamativa, y muy poco común, premura de la justicia de La Rioja para actuar y ordenar un allanamiento (un domingo por la mañana) en la casa de una comunicadora que viene reflejando el caso al igual que muchas otras en la provincia”.

La Red exigió “la urgente intervención de autoridades y organismos provinciales, nacionales e internacionales de Derechos Humanos para proteger el derecho a la libertad de expresión y el libre ejercicio de la profesión periodística en todas sus formas”.

Que se “devuelva en las mismas condiciones que fueron retirados, todo lo secuestrado ya que se trata de las herramientas de trabajo de la comunicadora”.

Además, “el cese de la persecución judicial riojana a comunicadoras feministas que vienen reflejando en sus agendas y en los medios la vulneración a las infancias” y de las “violencias que vienen sufriendo por este caso la madre de la menor, las abogadas, las comunicadoras y todas las personas que se pronuncian sobre el tema”.

Por su parte, el secretario de la Defensoría del Público, Pascual Calicchio, escribió en su Twitter: «URGENTE: hace algunas horas allanan la casa de la comunicadora riojana @lamanuc y se llevan sus herramientas de trabajo” y recordó que “Manuela es parte del movimiento #NiUnaMenos en La Rioja y viene siguiendo el caso conocido como ‘Caso Arcoíris’”.

La madre de la menor había presentado «medidas cautelares» para proteger a la niña y relató que “vio al abuelo paterno» aunque pesa sobre él una «prohibición judicial».

Más de quinientas personalidades y organizaciones de todo el país habían lanzado una campaña para solicitar al Poder Judicial riojano que proteja a la niña, conocida con el nombre ficticio de Arcoíris, luego de que el caso se difundiera por los medios.

El caso de Arcoíris

Arcoiris tiene 6 años y vive en la ciudad de La Rioja. Cuando tenía 2 años contó por primera vez los abusos que sufría por parte de su abuelo paterno y desde ese entonces, su mamá presentó cuatro denuncias (junio de 2018, agosto de 2019, marzo de 2022 y marzo de 2022) sin obtener respuesta alguna. La niña sigue siendo obligada a mantener las visitas parentales donde queda a merced de su agresor pese a que existe una prohibición de acercamiento vigente.

A la víctima se le realizaron múltiples pruebas físicas, algunas constatadas por la Policía Técnica y otras en el Hospital Materno Infantil de La Rioja, y las pericias psicológicas son contundentes. Sin embargo, el agresor fue sobreseído en una oportunidad y en las causas en proceso no se toman medidas efectivas de protección a la niña, plantean desde la Campaña Justicia por Arcoíris.

La semana pasada, la Justicia de la provincia -a través de la fiscal Nadia Schargrodsky- quiso apresar a Delfina Zarranz -madre de la víctima- porque ella no quiere entregar a su hija al contexto de abuso.

La jueza Díaz Marano desestimó una de las últimas tres denuncias. Desde Justicia por Arcoíris sostienen que todas estas maniobras se realizan para encubrir los abusos del denunciado, quien ocupa el cargo de Director de Despacho de la Secretaría de Justicia de la provincia.

Fuente: Agencia Télam 

También podés ver...

Guillermo Snopek: «La resolución más inmediata para intervenir el poder judicial de Jujuy sería por medio de un decreto»

El Senador nacional afirmó que "están dadas todas las condiciones para la intervención" de la justicia de la provincia que gobierna Gerardo Morales.