La lucha por el lenguaje inclusivo

Le maestre que presentó un amparo contra la resolución macrista que prohíbe el uso de la "e" o la "x" para contener y expresar la diversidad de géneros confía en un desenlace favorable en sede judicial. | Por Fabián Waldman

Camile Kirchhoff tiene 22 años y, desde fines de febrero, ejerce como maestre jardinera. Trabaja en una institución subvencionada con cuota cero y es titular. Camile es une de les casi 1.000 argentines que ha optado por identificarse como no binarie en su documento.

Decidió presentar un amparo junto a otras cuatro organizaciones contra la resolución Nº 2566 del Gobierno de la Ciudad e Buenos Aires, emitida el 9 de junio pasado, mediante la cual se prohíbe a les docentes la utilización de la “x”, la “e” o la “@”. Considera que este cercenamiento de la libertad de expresión que se encuentra incluida dentro de la Enseñanza Sexual Inclusiva (ESI) significa para la mayoría de la comunidad educativa una vulneración inadmisible.

En diálogo con La Patriada relató cómo se sintió al exponer en la audiencia, la nueva forma que halló para identificarse cuando firma el cuaderno de clase por el miedo a exponerse a sanciones del Gobierno porteño y cuáles son sus expectativas acerca de la resolución de la causa. En la previa, también explicó que habla con lenguaje inclusivo cotidianamente, en todos los ámbitos donde se desempeña. No considera importante que las familias conozcan su presencia en la Justicia: “tengo 10 minutos a la salida y prefiero aprovecharlos para hablar de les chiques, no soy tan importante” concluye.

La jueza Romina Tesone, titular del juzgado Nº 1 en lo Contencioso Administrativo y Tributario es quien lleva adelante la causa.

 

¿Cómo viviste tu presentación ante la jueza el viernes pasado?

Me sentí un poco nerviose por ser la primera vez que hablaba en una audiencia judicial, pero muy tranquile de haber expuesto mi posición como future profesional de la educación delante de la jueza.

¿Cómo creés que lo recibió?

El viernes fue la segunda audiencia. En la primera, expuso un abogado representante del Gobierno de la Ciudad y representantes del Ministerio Público Tutelar, que es el que vela por los derechos de niñas, niños y adolescentes en la ciudad. La jueza, desde el minuto uno, se presentó como una persona muy abierta a la temática y a la vez respetuosa, con ciertas formalidades que yo por no ser del palo no conozco, pero muy respetuosa. Hubo momentos en los cuales ella misma para referirse a lo que quería preguntarle al representante del gobierno de la ciudad usó el término como le alumne. La verdad es que cuando nos dieron la palabra nos preguntaron otra cosa y yo me puse a leer lo que había escrito, porque no quería dejar de ser escuchade por ella. Pero me parece que estuvo todo bien dentro de todo.

¿Cómo estás en el colegio hoy?

En el jardín donde trabajo me apoyan y bancan. No dejan de tener cierto temor cada vez que tengo que escribir una nota en un cuaderno, que es parte de la resolución donde figura que no se debe usar la e o la x. Encontré otras formas de nombrarme.

No expusimos cartelería para mostrar por lo que estamos pasando a la comunidad, pero tanto mis compañeres como yo seguimos refiriéndonos a los grupos de niñes como niñes. Continuamos utilizando el lenguaje inclusivo en el día a día. En el cuaderno cambié la forma de firmar, antes era le maestre, ahora firmo como Camile. Hemos buscado distintas formas porque tampoco queremos estar tan expuestes a las amenazas de la ministra María Soledad Acuña, pues sabemos que si quiere puede sancionarnos. Por lo menos mientras la resolución siga vigente y no avance el proceso judicial. El apoyo es total, incluso también emocional. Porque también fue un golpe emocional, ya no puedo firmar como le maestre, no puedo ser le maestre en los cuadernos de mis estudiantes. Pero me siento abrazada.

¿Cómo ves la evolución de la causa? 

No sabemos cómo sigue el camino judicial, vamos a conformar un solo domicilio entre los 5 amparos para que se acelere un poco. Estamos solicitando que dicte una cautelar que suspenda la resolución que prohíbe el lenguaje inclusivo en las escuelas lo más prontamente posible. En tanto la vemos a la resolución como una vulneración de derechos.

¿Están al tanto las familias de la situación que estás viviendo?

Con las familias no tuvimos ningún conflicto con respecto a la utilización del lenguaje inclusivo o al no uso o la resolución. Lo hacemos más para no exponernos frente a la amenaza de la ministra. Pero no más que eso, la comunidad educativa no ha expresado mucho al respecto. No sé si los padres están enterados de mi participación en estas audiencias, la verdad que lo desconozco. Yo trabajo en sala de 3, cada pequeño momento que son los 10 minutos en el horario de salida los usamos para hablar de cuestiones de les niñes, que me parecen diez veces más importantes que contarles a las familias mi situación personal.

¿Qué le dirías a la ministra de Educación?

No le tenemos miedo a Acuña. Sabemos que tarde o temprano la jueza va a poder encontrar la resolución como una vulneración de los derechos de las infancias y adolescencias de la Ciudad y va a poder fallar a nuestro favor y solicitar la suspensión de la resolución. Esperamos atentamente a ello, seguimos al pie del cañón completamente alertes… si llega a avanzar con algún tipo de sanción en este sentido. Siempre muy conscientes, como dije en la audiencia: nuestro rol es ser garantes de los derechos de las infancias y eso es lo más importante que nos pasa día a día. El resto viene después.

 

También podés ver...

Alberto Fernández advirtió que tras la pandemia hay que centrar esfuerzos en salud mental y reproductiva

El Presidente envió un mensaje durante la apertura de la 30° Conferencia Sanitaria Panamericana donde pidió cooperativismo de las Américas en la materia.