Grageas del plenario de la CTA con Cristina Kirchner

Testimonios de los protagonistas del encuentro y repercusiones del discurso de la Vicepresidenta, dentro y fuera del predio. | Por Fabián Waldman

“Pusimos 2.132 (sillas) dentro del auditorio para los delegados”, confirmaron a La Patriada los organizadores del plenario de la CTA, una jornada de debate con dirigentes sindicales de esa central obrera que llegaron de todo el país. En el predio de la restaurada Estación Avellaneda, había por lo menos 3 mil personas y aproximadamente unas 10 mil más en el exterior, que llegaron para escuchar las palabras de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

La titular del Senado cerró el Congreso de la organización gremial en el Día de la Bandera con una exposición sobre “La vigencia de Belgrano. Estado, mercado y precios: producción, trabajo y política social en una Argentina bimonetaria”.

Desde temprano se acercó gente al predio de la Municipalidad de Avellaneda, en el 5º aniversario de la creación de Unidad Ciudadana, a pocas cuadras de donde se había lanzado, en la cancha de Racing Club.

Pasado el mediodía, ingresaban, desordenados, dirigentes de distintos sectores. Horacio Pietragalla (Secretario de Derechos Humanos); los diputados Leopoldo Moreau e Itai Hagman, el gremialista Omar Plaini (Canillitas); y Victoria Donda (INADI). En un predio lindante, compartían un choripán la legisladora de CABA Ofelia Fernández junto al militante y periodista Pedro Rosemblat.

El acto

Al compás de distintas canciones, como «cuánto les falta para entender que no fue magia, nos conduce una mujer», quedaba bien en claro la expectativa planteada por una militancia donde el porcentaje de mujeres era elevado. La llegada del gobernador Axel Kicillof fue muy aplaudida. Antes de ingresar al predio, señaló “que revalorizar a los próceres es necesario y el tema de la economía es muy importante”.

Corrieron los minutos hasta la llegada de la Vicepresidenta, que arribó al lugar a las 16:15 y fue recibida por una comitiva presidida por los otros dos oradores de la tarde: Hugo Yasky (titular de la CTA) y Jorge Ferraresi (ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat y ex Intendente de Avellaneda). Los tres subieron inmediatamente al escenario, tras una breve charla de un par de minutos y sin VIP de por medio.

A lo largo de 1 hora y 12 minutos, Cristina desgranó la situación económica actual del país y reveló cuál es a su criterio la razón de la inflación, recordando que hace cinco años exactamente Mauricio Macri había firmado el acuerdo con el FMI por el préstamo de 50.000 mil millones de dólares. También que la causa fundamental de este flagelo que come el bolsillo de los argentinos es la evasión y la fuga de las divisas que ingresan por exportaciones y préstamos.

Allí, apuntó contra la falta de coordinación entre los distintos organismos de control: el Banco Central, la Aduana, la AFIP, el ministerio de Desarrollo Productivo conducido ahora por Daniel Scioli. Desde el entorno del ex gobernador de la Provincia de Buenos Aires, cuentan que  “ella (Cristina Kirchner) le dijo que tiene muchas expectativas sobre su llegada y él (Scioli) le agradeció con un mensajito por la confianza”.

En la platea estuvieron dirigentes sindicales como Pablo Moyano (Camioneros), Sergio Palazzo (Bancarios), Vanesa Siley (Judiciales), Víctor Santamaría (Encargados de edificio), Daniel Catalano (ATE), el gobernador de la Provincia de Buenos Aires Axel Kicillof, los ministros nacionales Jorge Taiana (Defensa), Tristán Bauer (Cultura), intendentes como Federico Achával (Pilar), Mayra Mendoza (Quilmes) y legisladores nacionales como Mariano Recalde y Paula Penacca, entre otros.

Las repercusiones

Al cierre del acto la prensa pudo acceder al sector donde se encontraban los funcionarios luego que se retirara Cristina Kirchner. Este medio pudo consultar sobre su mirada acerca del plenario a Carlos Bianco, el jefe de Asesores de Kicillof, quien respondió: “Cristina siempre nos ilumina cuando habla”. También se refirió a la falta de un ámbito privado o institucionalizado para debatir y que ello finalmente se expresa en otros lugares y en voz alta. Bianco declaró que “no es en contra de nadie sino a favor del pueblo”. “Mostró cuáles son los caminos”, y advirtió que “si hay decisión política se puede empezar a hacer mañana mismo”.

Al mismo tiempo, sostuvo que “no hay que leerlo como hay una disputa personal, ni el problema es el nombre de los funcionarios. Hay una discusión sobre política”. “Es un gobierno peronista y le tiene que llevar soluciones a la gente”, finalizó.

Mientras tanto, las repercusiones en en ámbito del gobierno nacional no se hicieron esperar. Vieron a una Cristina focalizada en el tema económico pero no entienden cómo se puede mejorar la gestión con discursos que debilitan al presidente Alberto Fernández. Aceptan la falta de debate interno que fuerza la voz en alto de la ex Presidenta aunque al mismo tiempo recriminan que siempre el error sea del otro, o sea del Presidente. Asimismo critican la forma en que aludió al Movimiento Evita, a quien la titular de la Cámara Alta mencionó en forma indirecta por la utilización de los planes sociales y el uso poco claro que de esto hacen esos dirigentes: “el problema ahora es el Evita, ¿en serio?”, se preguntan irónicamente desde Nación.

Desde esa agrupación respondieron que “tanto el Chino (Navarro) como Emilio (Pérsico) hace meses que declaran que no debe haber más planes”, así como también reconocen “que deben cambiarse por empleos formales”. Al respecto, el primer mandatario respondió el sábado, en un reportaje, que debía pensarse en “un ministerio, una secretaría o un instituto”, y que se necesita a “alguien que piense solo en eso y creo que el Estado debe institucionalizarlo”.

Cerca de Navarro indicaron que para Cristina no hay alternativas: “o te conduzco o te rompo”, y recordaron que en el 2002 no existía La Cámpora y en ese entonces estuvo al lado de Néstor Kirchner. Por último, informaron que hoy, a partir de las 10 de la mañana, realizarán un encuentro donde elaborarán una postura política.

Otro que respondió a los cuestionamientos de Cristina hacia los movimientos sociales fue Juan Grabois (Patria Grande) desde su cuenta de twitter: “no es tercerización de tareas del Estado, sino creación donde llega patrullero y el Mercado por descarte”, y agregó que “garcas hay en todos lados” y que acepta el debate. De esta manera se diferenciaba Movimiento Evita.

Para Sergio Palazzo, la Vicepresidenta fue muy clara, ya que desmitificó el tema del déficit fiscal y aportó claridad indicando que el endeudamiento previo es el responsable de la inflación. También destacó que se hicieron cosas importantes durante la pandemia pero dijo: “hay que corregir cosas como la inflación y la falta de dólares”.

Catalano, por su parte, se mostró sorprendido: «es impactante cómo se fugan la guita y se genera la inflación, porque son los empresarios argentinos quienes nos obligan a vivir en estas condiciones”, y añadió “hay que pelearse con los poderosos, no hay otra”.

Mientras tanto, Bauer calificó de “excelente, como siempre” la intervención de la Vicepresidenta. “Es un mensaje para toda la Patria, una clase magistral”, completó.

La intendenta de Quilmes comentó que Cristina Kirchner es “una persona con gran conocimiento del Estado, con planteos que son una evidencia que la Argentina la necesita”. Acerca del rol del Estado y la actitud de los empresarios, contestó que “el Estado salió a mitigar las consecuencias que podían tener las empresas, hoy los empresarios tienen que ser solidarios con el resto de la población”.

Por su lado, Taiana consultado consideró: “obviamente somos un gobierno que tiene que transformar la realidad, no estamos solo para relatarla”, y culminó: “estamos trabajando en eso y vamos a seguir adelante”.

Sobre los funcionarios que no funcionan, la mención destacada a “Carlitos” Tomada, ministro de Trabajo durante los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, y la contraposición de su figura a la de Claudio Moroni, uno de los cuestionados, desde la cartera que maneja este último respondieron que “no había ninguna repercusión” al respecto.

Yasky resaltó la referencia al Poder Judicial por parte de la Vicepresidenta y la alusión a Carlos Rosenkrantz, vicepresidente de la Corte Suprema. “Cuando hay una necesidad de dólares para un especulador financiero aparece la justicia pero, cuando hay necesidad para el pueblo, aparece Rosenkrantz diciendo que es muy caro y no pueden acceder”, explicó. En ese sentido mencionó que “quieren convencer que es muy caro tener una jubilación cuando estamos discutiendo la extensión de una moratoria”, al igual que los subsidios a la cultura que fueron sancionados en la Cámara de Diputados.

El dirigente sindical además se manifestó sorprendido por el conocimiento de Cristina de su recorrido sindical. “No podía creer que sabía que yo había sido trabajador de Techint (una empresa del grupo) y la historia de cuando me rajaron por intentar una huelga contra la privatización de SIAT”.

Fue el último en irse del evento. Pero, previo a eso, se sacó fotos con todos los que habían llevado adelante la realización del acto. Habían logrado el hecho político de la jornada y un discurso que dará que hablar durante varios días, dentro y afuera del Frente de Todos.

La cadena nacional de Cristina Kirchner lo hizo de nuevo. Su presencia en el centro de la escena política sigue siendo vital para la discusión, el debate y para dar de comer a unos cuántos que, por más que no quieran, no pueden evitar el magnetismo de la dirigente.

También podés ver...

Guillermo Snopek: «La resolución más inmediata para intervenir el poder judicial de Jujuy sería por medio de un decreto»

El Senador nacional afirmó que "están dadas todas las condiciones para la intervención" de la justicia de la provincia que gobierna Gerardo Morales.