Fragmentos de Fugaz, la novela de Leila Sucari, se leen en El último lector

Seba Ronchetti comparte, en la madrugada de FM La Patriada, fragmentos de la novela de la escritora argentina. "¿Cuánto tiempo puedo pasar sin moverme? Ya casi soy un fósil. Mi hijo tendrá que desenterrar los restos y recuperar la historia de mis huesos. Voy a mezclarme con los esqueletos de pescados enfermos y abandonados en la orilla. ¿Y si alcanzo a la ballena? Cavar un pozo profundo hasta encontrarme con el mar que existe bajo la arena. Nadar en su vientre. Volver al origen".

FRAGMENTO de la novela FUGAZ de LEILA SUCARI

Soñé que se ahogaba. Estábamos sentados al borde de una pileta y él se tiraba. Su pequeño cuerpo rígido caía como si fuera un muñeco de plástico. Yo me lanzaba detrás, nadaba rápido hacia abajo pero no alcanzaba a tocarlo. Lo miraba hundirse sin ninguna resistencia. Seguro de su decisión, con los ojos bien abiertos.

Me despierto sin oxígeno, con un gemido atragantado y los lagrimales llenos de agua. Gervasio duerme al lado mío. Su respiración es tranquila y suave. Lo tapo y lloro con la almohada en la boca. No puedo volver a dormir. Si las ballenas se suicidan, los niños también pueden hacerlo. Nunca lo había pensado. Ahora que sabe caminar, es posible que un día decida matarse. Me acurruco al lado suyo y le pido que no lo haga. Por favor, no me dejes nunca, le digo al oído, y él succiona en el aire.

Abandono la cama cuando apenas está aclarando. Me asomo por la ventana, el cielo se parte al medio como una boca mal pintada. Gervasio duerme abrazado a una frazada que se hace pasar por madre. Me pongo una manta sobre los hombros y salgo despacio. Me sorprende el movimiento precoz del mundo. Los hombres ya andan en sus bicicletas y en sus motos zigzagueantes, los perros ladran y las mujeres corren detrás de los niños. Y yo que me creía el único ser despierto en playa Serena no soy más que otra mujer que camina, sin saber muy bien a dónde, enterrando los pies en la arena todavía fresca. Sin bolsas, sin trabajo, sin hijo. Inútil y libre como un pájaro.

Sigo a un grupo de perros hasta la playa. El mar está encrespado. Las olas rompen contra la costa y me salpican de sal. Ahora sí estoy, al fin, sola. Me siento a mirar la nada. No me gusta. Un miedo primitivo me enrojece de pronto. Me pongo nerviosa. ¿Y ahora? No, no estoy acá para contemplar la belleza postal de un amanecer. No quiero caminar y ejercitar los músculos de mis piernas, tampoco descansar después de una mala noche. El océano, todavía oscuro y denso, me da terror porque me llama a los gritos. Y los gritos nacen de mis vísceras. Mis órganos casi podridos rasguñan la carne hasta transformarla en un trueno hueco. El vértigo de fundirme a esa nada. Las ganas de correr mar adentro hasta perder la conciencia. ¿Qué es el miedo a la muerte si no un deseo desesperado de morir? Dejo la manta sobre la arena. La acomodo despacio, como si preparara un almuerzo familiar sobre el pasto recién cortado. Me lanzo a la orilla pero no llego a rozar el agua con los pies. Mis piernas se quiebran y caigo, rendida como una religiosa, sobre los caracoles. Miro hacia abajo y encuentro el infinito en la arena. El sol ilumina el suelo y hace latir a las millones de partículas de sal y de vidas pasadas que brillan bajo mis pies. Cubro mis ojos con espuma.

¿Cuánto tiempo puedo pasar sin moverme? Ya casi soy un fósil. Mi hijo tendrá que desenterrar los restos y recuperar la historia de mis huesos. Voy a mezclarme con los esqueletos de pescados enfermos y abandonados en la orilla. ¿Y si alcanzo a la ballena? Cavar un pozo profundo hasta encontrarme con el mar que existe bajo la arena. Nadar en su vientre. Volver al origen. ¿Cuánto tengo que hundirme para tocarte? Mi mano desaparece, húmeda, y vuelve a la superficie. Así nunca voy a llegar al núcleo. Tengo que desarmarme primero. El sol me quema los párpados.

Fuente: El último lector - FM La Patriada.  

También podés ver...

Soberanía alimentaria, Ley de Etiquetado Frontal y derecho a la información

La nutricionista Antonella Cafardo dialogó con FM La Patriada sobre la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable y también del Etiquetado Frontal, que permite el acceso a la información "de lo que comemos"

Show Buttons
Hide Buttons