Ernesto Samper afirmó que hay grupos organizados, encargados de vandalizar las movilizaciones pacíficas en Colombia

El ex presidente de Colombia, Ernesto Samper afirmó que hay "una especie de estrategia de la derecha, que tiene como objetivo crear un escenario de desestabilización, que le serviría al gobierno para invocar y continuar con una política de mano dura como la que hasta ahora hemos conocido en el gobierno del presidente (Iván) Duque".

El ex presidente de Colombia, Ernesto Samper dialogó con FM La Patriada en contexto de las manifestaciones pacíficas en ese país y la respuesta violenta de represión por parte de las fuerzas policiales y de seguridad.

"La reforma tributaria que presentó el Gobierno fue el elemento detonante de una situación que se había venido acumulando durante varios años", sostuvo Samper.

En ese sentido, explicó que primero en el año 2019 fue que "se hizo un pacto social que nunca se cumplió". Segundo, "por el propio resultado de la pandemia, hay un empobrecimiento muy fuerte". La pobreza en Colombia, contó Samper,  pasó del 36 por ciento al 42 por ciento.

Además, aseguró que, en el trasfondo de esto, está "el incumplimiento sistemático del gobierno de (Iván) Duque de los acuerdos de paz de La Habana, que eran los que nos estaban comenzando a permitir asomarnos a la paz".

"Temas como los asesinatos de líderes sociales, el tema del no compromiso con las tierras, esos factores de complejidad estallaron con la presentación de una reforma tributaria que le trasladaba a la clase media la financiación de los costos de la pandemia, un acto de crueldad, el cual produjo esta explosión que todavía no termina", afirmó.

El ex mandatario de Colombia sostuvo que "es claro que hay un comportamiento totalmente atípico de la policía: han aparecido unos grupos de personas que se han encargado de vandalizar la movilización social, que en términos generales ha sido masiva, pacífica y democrática, con muchos jóvenes protestando por falta de empleo y educación".

"Han aparecido unos grupos vandálicos organizados, que lo atribuyo a una especie de estrategia de la derecha, que tiene como objetivo crear un escenario de desestabilización, que le serviría al gobierno para invocar y continuar con una política de mano dura como la que hasta ahora hemos conocido en el gobierno del presidente (Iván) Duque", explicó.

En esa línea, señaló que desde hace cuatro años, Colombia tiene un grupo de partidarios en avanzar con los acuerdos de La Habana, en un proceso de reconciliación y paz y otros encabezados por el ex presidente Uribe, que lo que quieren es devolver el país a la guerra, crear situaciones de desestabilización para justificar una política derechista y de mano dura".

Por ello, aseguró que "hay un discurso paranoide que está promoviendo el ex presidente Uribe y tiene que ver con algo que se llama 'la revolución molecular disipada', que consiste en un discurso de la derecha para convertir a todos los líderes sociales, los que están protestando, en terroristas potenciales y objetivos militares", algo relativamente nuevo en Colombia, que preocupa mucho.

Se trata de "un mensaje que se le manda a las fuerzas armadas y de la policía, para que consideren a cualquier persona en protesta social como un enemigo potencial del Estado y como un supuesto terrorista, lo cual autorizaría el uso excesivo de las armas. Es muy grave, puede terminar en una guerra civil o un golpe de Estado", alertó Samper.

El ex presidente de Colombia remarcó que "la salida que se está buscando en este momento es abrir canales de diálogo social".

Si bien "el gobierno ha abierto un espacio de diálogo social", Samper aseguró que "hasta este momento lo único que ha hecho es hablar con los 'amigos del gobierno', empresarios, iglesia".

En ese sentido, explicó que "esto empezó como un paro de trabajadores" al que se "han ido sumado los estudiantes, campesinos, indígenas" para convertirse en "una gran movilización social".

"Esperamos que el gobierno invite a los que debe invitar, los que están del otro lado de la mesa, en la calle, los movimientos sociales, son ellos los que debe invitar el gobierno para iniciar este proceso de acercamiento social, que no ha sido posible en los tres años de (Iván) Duque, por su política de mano dura", manifestó.

Consultado por el rol que frente a esta situación en Colombia desempeñan los organismos internacionales, afirmó que "están jugando un papel muy importante, porque están ejerciendo una tarea de denuncia que es difícil en Colombia" y explicó que "por ejemplo la Oficina de Naciones Unidas de Derechos Humanos esta cumpliendo un papel muy importante en la denuncia de esos hechos y violaciones".

Respecto a las respuestas del gobierno, manifestó que "ha sido muy errática y agresiva": "Ayer sacó la Cancillería (colombiana) una declaración muy agresiva contra el presidente Alberto Fernández, quien dijo entre comillas, que hacia un llamado para que se respetaran las garantías de los ciudadanos que estaban protestando y no se empleara el uso excesivo de la fuerza en reprimirlos. Ayer igualmente se probo casi una ruptura con Cuba, que ha estado ayudando a una negociación de paz con el ELN. El gobierno tomo la decisión de desmontar la oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que existe en Colombia", concluyó.

 

Fuente: Punto de Fuga - FM La Patriada.

También podés ver...

El peronismo busca dar el batacazo en Jujuy

El candidato a Diputado de Unidad para la Victoria, que fue recibido el jueves pasado por Alberto Fernández, apuntó contra el gobernador Morales y aseguró que desde su espacio están "enfrentando al poder".

Show Buttons
Hide Buttons