Enorme movilización popular tras el atentado contra la Vicepresidenta

Cientos de miles de personas, sueltas o en familia, organizadas en sindicatos, movimientos sociales y corrientes políticas del Frente de Todos o extrapartidarias, desbordaron la Plaza de Mayo y sus alrededores en defensa de la democracia. | Por Jésica Aizo

«Amor con amor se paga», decía un cartel que pegaron en la pared de un banco sobre Avenida de Mayo durante la movilización en repudio al atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner. La convocatoria fue masiva hoy en la Plaza de Mayo y otros parques del país.  El pronunciamiento «en defensa de la democracia» puso las veredas a tope en las inmediaciones de la Casa Rosada.

Entre la multitud, carteles y banderas. La cara de Cristina estampada en remeras y también en la senda peatonal.  «Cristina inmortal», aseguraba un rectángulo de cartón que va en alto por la calle Sáenz Peña y que está pegado a otro donde se leía: «Basta de terrorismo mediático».

Natalia Laclau, directora de Políticas Culturales para la igualdad de la Provincia de Buenos Aires, estuvo presente en la convocatoria y conversó con La Patriada. «La pregunta es por qué el Estado financia medios que promueven la violencia política», cuestionó, y agregó: «Eso requiere un nuevo debate desde lo legislativo para poner límites a la incitación al odio y la violencia».

Foto: Nicolás Ernesto Baigorri

 

Para las 3 de la tarde, una columna que se dirigía hacia las inmediaciones de la plaza central de la Capital Federal abrió paso a un vehículo que llevaba a Hebe de Bonafini junto a otras Madres de Plaza de Mayo, rodeadas por un canto: «Madres de la Plaza, el pueblo las abraza». En sus redes sociales, habían invitado «a toda la militancia» a acompañarlas con la consigna «Todos Somos Cristina».


La asociación Abuelas de Plaza de Mayo, conducida por Estela de Carlotto, también se congregó en la intersección de Piedras y Avenida de Mayo.

Bajo la bandera «lesbianas con Cristina», cerca del Cabildo se escuchaba una versión de una canción de Rosalía. «Baby, no me llames, que yo estoy ocupada defendiendo a la mami, yo ya la vi deteniendo las balas, reseteando la matrix solo con la mirada», cantaba el coro antes de ingresar por la diagonal a la Plaza.

«A esto le dijimos nunca más hace 40 años», remarcó un asesor de la Comisión de mujeres y diversidades de la Cámara de Diputados de la Nación. «Es un factor organizador de gente que hace una semana no se pensaba kirchnerista pero hoy acá está igual, pronunciándose contra la violencia», destacó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de FM La Patriada (@fmlapatriada)

El discurso, que fue leído cerca de las 6 de la tarde, consignó que «la vida democrática es incompatible con el accionar de minorías violentas». Cerca de una persona con una foto de Néstor Kirchner con un mensaje: ‘Fuerza todos’ se escuchó la frase: «Me dio frío el discurso». El documento le habló a «un pueblo impactado por lo ocurrido, incluyendo a millones que no simpatizan con Cristina, ni con el peronismo».

Entre las agrupaciones presentes estuvieron la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), Asociación Trabajadores del Estado (ATE), Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), La Cámpora, Movimiento Evita, Barrios de Pie, Frente Patria Grande, CTA Autónoma, La Dignidad, Partido Solidario, Nuevo Encuentro, Frente Popular Darío Santillán (FPDS), la Federación de Tierra y Vivienda (FTV) y el Frente Transversal.

También movilizaron el MTD Aníbal Verón, la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT), la Corriente Nacional Martín Fierro y el Movimiento Octubres, entre otras organizaciones.

Desde el Partido Justicialista (PJ) llamaron a marchar en la Plaza de Mayo y en las plazas de todo el país «en solidaridad con Cristina y en defensa de la vida y de la democracia». La Cámpora concentró desde las 12 en avenida de Mayo y 9 de Julio para marchar hacia el centro.

«El daño que producen las acciones y las palabras violentas en las mentes de niños y niñas es una condena para el futuro de la Argentina», advirtió el manifiesto leído por Alejandra Darín, acompañada en el escenario por gobernadores, representantes del Gabinete nacional, dirigentes sociales, sindicales y funcionarios oficialistas.

Muchas infancias se acercaron junto a sus familias. A Fausto (6) le dicen Toto y vino a la plaza porque «a Cristina casi la matan». Tiene colgado un cartel con un dibujo y una consigna: «basta de odio». «Me siento bien aunque al principio me dio mucho miedo», contó Camila (8). Su mamá repuso que hacía mucho que no se acercaban a la Plaza pero, esta vez, sí.

«Está bueno encontrarse acá con amigues de otros arcos políticos, está bueno saber que ante tanta angustia no estamos soles y nos vamos a seguir encontrando en las calles», destacó Agus sobre la concentración que cerca de la caída del sol vio su final.

Fue una de las marchas más multitudinarias de los últimos años y fue también una muestra de compromiso del pueblo que -como en 2017 en la marcha conta el 2×1 para liberar a condenados por delitos de lesa humanidad- volvió a salir a las calles en defensa de la democracia.

 

También podés ver...

Desde Brasil alertan que «Bolsonaro no va a aceptar la derrota en las urnas»

El candidato a diputado por el Partido de los Trabajadores, Dias da Silva, alertó que luego de la inminente victoria de Lula en las elecciones del domingo, la violencia pergeñada por bolsonaristas aumentará.