El pleno de Alberto a la reunión con Biden

Mientras Massa comunica su despliegue con apabullante exitismo, la Vicepresidenta guarda silencio después del atentado en su contra y el Jefe de Estado busca la forma de no diluirse. La angustia del peronismo frente a lo que no comprende. | Por Olivia Salas

«La reunión de (Alberto) Fernández con (Joe) Biden está confirmada y es inminente», aseguró esta mañana el embajador argentino en Washington, Jorge Argüello. En diálogo con CNN Radio, sostuvo que «en las próximas semanas, el presidente Alberto Fernández estará visitando Washington», y agregó: «nos falta definir la fecha, pero ya estamos trabajando sobre lo que contendrá la declaración conjunta que los presidentes van a emitir».

Luego del furcio que hiciera el deleite de la prensa local cuando Argüello mencionó al ministro de Economía, Sergio Massa, como «presidente» durante la celebración de la última edición del Consejo de las Américas, el diplomático se concentra en apuntalar la desdibujada figura del Jefe de Estado. «Yo soy optimista, así que creo que la tercera será la vencida», manifestó tras las gestiones malogradas anteriormente, una de ellas por el diagnóstico de Covid positivo que acusó el presidente norteamericano en julio pasado.

Al respecto, el embajador y compañero de ruta del primer mandatario en el PJ porteño se animó a más. «No descartemos que el Presidente viaje dos veces a Estados Unidos en las próximas semanas: la primera para la inauguración de la Asamblea General de la Naciones Unidas el 20 de setiembre. En esa ocasión, habrá una serie de eventos en Nueva York durante un día, y después nos vamos a trasladar a Houston, donde el Presidente ofrecerá una mega presentación sobre las potencialidades y el crecimiento de Vaca Muerta ante lo que se llama en Texas la familia petrolera, 60 compañías muchas de las cuales ya invierten en la Argentina», precisó el embajador.

Por lo demás, Argüello también destacó el despliegue de Massa en los showroom previos a su encuentro con la titular del FMI, Kristalina Georgieva. «Hemos tenido decenas de reuniones y el resultado es positivo», remarcó.

En la última semana, el tigrense se anotó dos presuntos logros para los que analizan la política con las planillas de Excel sobre el escritorio. Por un lado, la implementación del dólar soja, un tipo de cambio diferencial para beneficio exorbitante de los acopiadores de ese commodity en Argentina, redundó en una liquidación de divisas de alrededor de 2200 millones de dólares. Por otra parte, las petroleras Chevron y Total se comprometieron a incrementar inversiones en el país por un total de US$ 1.030 millones para 2023, luego del mitin con Massa en Houston.

Anuncios y movimientos como los descriptos se producen mientras se ignora el lugar donde la vicepresidenta Cristina Kirchner reside después del atentado perpetrado en la puerta de su domicilio hace 9 días. Hasta el momento de la irrupción de su atacante, Fernando Sabag Montiel, la noche del 1 de septiembre, las especulaciones e interpretaciones del sistema político oscilaban entre la ponderación de la reactivación de las bases militantes del peronismo en defensa de su líder más importante y el fortalecimiento que paradójicamente le tributaban el asedio judicial y el acoso mediático. El necesario y comprensible repliegue posterior se parece al silencio previo a la escalada pública del operativo para mancillar su honra y su legitimidad política y anterior a sus apariciones con críticas internas a la fracción albertista de la coalición, cuando incluso llegó a mentarse la idea de un «exilio interno» aunque eso causara irritación en el kirchnerismo más fervoroso.

La idea de la misa en la Basílica de Luján en aras de la concordia para que los que la defiende recen por ella sin inhibiciones y los que temen defenderla encuentren un manto de piedad para defenderla sin que se note tanto parece tan improductiva como la de administrar las energías de las organizaciones populares, sindicales y políticas que colmaron la Plaza de Mayo el viernes 2 de septiembre. Así como el pleno de Alberto quizá redunde en fotos con gobernadores o un eventual apretón de manos con Biden, el peronismo todo cavila sin acertarle al diagnóstico de su triunfo electoral de 2019 y su impotencia política y cultural desde 2015.

También podés ver...

Pedro Peretti criticó la concentración del agro en la liquidación de soja

El productor agropecuario apuntó a la medida que benefició a los grandes exportadores y señaló que son "un puñado de pools de siembra que depredan el interior profundo de la Argentina".