El laberinto de los Fernández y Batakis

Tras la reunión del Presidente y la Vicepresidenta se esperan medidas para enfrentar el golpe de mercado. Mientras tanto, Batakis regresa de Washington y el BCRA mantiene su hoja de ruta. | Por Fabián Waldman

“Palabras más, palabras más, palabras menos.
Es lo que menos te puedo dar, es lo de siempre”.

Los Rodríguez.

Mirar sin ver

El viernes por la tarde, en Casa Rosada, se produjeron reuniones entre Alberto Fernández, Silvina Batakis y Miguel Pesce, por un lado, y Sergio Massa y Julio Vitobello, por el otro, para definir la agenda que tendría en EEUU la ministra de Economía.

En simultáneo, un dirigente del Frente de Todos con terminales en ambos lados de la coalición señaló ante la consulta de La Patriada: “Alberto sabe cuál es la situación en la calle, no está aislado”.

Esto apuntaba a responder a aquellos que, desde el oficialismo y desde la oposición, cuestionan la falta de respuestas. “Los cuestionamientos llegan desde todos lados y por todas las cosas”, aseguran desde la cercanía del despacho del primer mandatario. “Querían que Alberto se acerque a la gente. Lo está haciendo”, acotan, y agregan: “ahora le dicen que pierde mucho tiempo”.

La anécdota va como ejemplo: el último miércoles, en Avellaneda, decidió entregar  todos los diplomas de adjudicación de viviendas a los vecinos, cuando la idea era que fuese simbólico, hasta el número 60.000. “Hizo el cambio sobre la marcha”, confirman desde su entorno. Para cada acto le acercan en la previa dos informes, uno sobre la obra en sí y otra acerca del contexto, están preparados desde el día anterior.  Por eso, a veces reina el desconcierto cuando le agregan alguna actividad que no estaba planificada y le mueven el piso. También se sinceran y señalan que sería esperable que el Presidente se ciña al texto que lee y que improvise lo menos posible. Por último, reconocen: “necesitamos ordenar la comunicación, deberían hablar solamente 3 ministros. Katopodis, Zabaleta y alguno más. Después, cada uno de los miembros del gobierno tendría que atenerse a ese discurso sin salirse de eso”.

También en Casa Rosada, el viernes pasado el entornista con acceso al despacho presidencial indicó: “estimo que se reunirá entre hoy y mañana con Cristina para terminar de delinear los anuncios que se harán el fin de semana y que incluirán cambios en el gabinete”.

El encuentro fue confirmado el mismo sábado a este medio por la misma fuente y un ministro del Gabinete nacional. Lo que no se ha producido es aún la otra parte del anticipo: no hay, hasta hoy, novedades de ningún tipo.

La lectura de este momento es coincidente en los distintos sectores frentistas: golpe de mercado que implica desestabilización institucional, ataque al Presidente y la Vicepresidenta, sugerencias de adelantamiento de elecciones desde los medios y más.

Pero la unidad no está clara a la hora de tomar medidas para enfrentar la tempestad actual. Un castillo de naipes que comenzó a desmoronarse con las versiones del exministro de Economía de Mauricio Macri, Hernán Lacunza, quien hace 45 días vaticinó que no responderían a los bonos emitidos por Fernández en caso de llegar al gobierno en 2023. Esto produjo que los inversores en estos papeles fueran a refugiarse a los dólares. Luego, la reducción de entrega de divisas para importaciones puso en pie de guerra para defender sus negocios a varias empresas y, finalmente, fue agravada la situación por la renuncia de Martín Guzmán. A casi un mes de la llegada de Batakis, todavía persiste el ataque especulativo y el Gobierno no atina a definir polìticas claras para enfrentar el problema.

Las palabras proferidas el viernes en el Museo del Bicentenario por el Jefe de Estado, advirtiendo que no le van a torcer el brazo los sectores que quieren una devaluación y pidiendo la movilizaciòn de las bases, es atajada por las distintas tribus de la colaición oficialista con la necesidad de medidas urgentes.

 

Mejor que prometer es realizar

Para el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, “lo que decimos tiene que ocurrir”.Todos los días vamos a tomar medidas, para definir quién tiene el poder en Argentina”, subrayó, y remarcó: “deberán consolidarse los primeros acuerdos, como el nombramiento de Batakis (Silvina)”. También consideró que el encuentro entre los Fernández “debe darse para definir otras medidas y en todos los nieves”. Este es uno de los “funcionarios que funcionan”, reconocido por los ditintos sectores del Frente de Todos. Es, en definitiva, uno de los “albertistas” que entiende la necesidad de responder al ataque de los desestabilizadores políticos, financieros y mediáticos con más acciones para defender a los trabajadores.

La titular del bloque de Unidad Ciudadana en el Senado, Juliana Di Tullio, expresó su punto de vista, primero, a través de Twitter y, más tarde, en un reportaje radial: hay que aplicar los instrumentos legales que tiene el Ejecutivo para apagar el incendio. Esas herramientas serían, a su criterio, las leyes de Abastecimiento, Emergencia Alimentaria (Macri) y Emergencia Económica (Alberto). “Es una especulaciòn para que suba el dólar oficial y esto nos destroza a los demás, nos licúa el salario en dos minutos”, dijo. También respaldó claramente a La Griega: “Silvina tiene muchas agallas y entiendo que Cristina la banca”, concedió la legisladora que habla por ella pero muchos leen detrás la palabra de Cristina Kirchner. Al igual que el ministro de Obras Públicas reclamó que el Poder Ejecutivo “tiene que tomar (medidas), no hay margen para quedarse quieto, es un golpe de mercado. Tiene 4 patas, ladra y mueve la cola… es perro”, y añadió: “falta acción y quiero ver a la Policía Federal en la puerta de cada cueva”.

En esta línea emitió un comunicado el bloque de Diputados del Frente de Todos. A través del texto, los legisladores repudiaron las maniobras y expresiones de neto corte golpista que aparecieron en los últimos días.

También cabe incluir en las reacciones del campo popular la marcha de antorchas convocada para hoy, a 70 años del fallecimiento de Eva Perón, por la CTA que dirige Hugo Yasky y un sector de la CGT. Se trata de un homenaje a la líder política pero también es apoyo al Gobierno contra el golpe de mercado y exigencia de medidas de acción directa contra estos sectores, combinadas con acciones que beneficien a los trabajadores y desocupados.

Hasta ahora, está claro que la puja la ganan los monopolios, los que remarcan todos los días. Es importante un gesto de firmeza y ese gesto tiene que ser correspondido con actos”, sostuvo la fuente bifronte.

  

Pasar el invierno y que florezcan los verdes

Todas las miradas hoy apuntan al norte. La reunión cancelada y postergada por Covid19 de Fernández con Joe Biden atentó contra el viaje a EEUU de Batakis, quien iba a formar parte de la comitiva. Pero esto se mantuvo y con el respaldo de los lìderes de la coalición de gobierno emprendió su raid con la agenda que prepararon junto al canciller Santiago Cafiero, el titular de la Cámara de Diputados desde Buenos Aires y el embajador argentino en la capital norteamericana, Jorge Argüello.

“La agenda de Batakis no ata nada acá”, informaban desde Presidencia cuando desde La Patriada se preguntaba si deberían aguardarse novedades económicas al regreso de la funcionaria. No creen que la situación actual en el país pueda estar influenciada también por las conversaciones de la funcionaria con el FMI, el Banco Mundial, la Reserva Federal de los EEUU o las grandes empresas que invierten en el país.

Aunque Argentina necesitaría que el FMI otorgue un waiver o perdón para el segundo semestre, el Gobierno se aferra a los informes del Banco Central de la República Argentina (BCRA), que indican que “hay que pasar el invierno”. En un estudio elaborado por la institucion financiera, se destaca que la diferencia de consumo volcado en energía entre 2021 y 2022 fue de u$s 4.328 millones. La liquidación de divisas proveniente de la cosecha gruesa fue menor que en 2008. La de julio alcanzó sólo u$s 106 millones diarios, cuando la anual debería alcanzar los u$s 19.000 millones. También el nivel de importaciones se elevó considerablemente entre 2021 y 2022: pasó de u$s 28.599 millones a u$s 41.285 millones.

Una vez superada la demanda de energía podrá recuprarse el ritmo normal de acumulación de reservas para sostener la política cambiaria, aseguran desde el BCRA. Acerca de la situación planteada por el aumento del dólar ilegal, sotienen que “lo más difícil no es aguantar, sino convencer que aguantamos” y agregan que “la maniobra de la semana pasada fue una apuesta muy fuerte a corrernos y no pudieron”. Pero se sinceran también desde la entidad crediticia y señalan que “tienen costos enormes estas pulseadas para la sociedad”. Todo ello en un panorama que visualizan de esta manera: “podemos resistir varias pulseadas, pero en cada una deja a la sociedad más pobre”.

Y allí está el reconocimiento a la afectación a los sectores más postergados. La respuesta debería ser la de sostener el valor de los recursos que tenían cuando comenzó el ataque especulativo. Desde el BCRA estiman que, para poder llegar a buen puerto, “es importante que te vean fuerte para que no confronten y eso es lo que se está buscando, transmitir la idea de que vamos a estar sólidos para que no sigan intentando presionar por la devaluación”.

Y el otro punto que destacan está en los ingresos pendientes de organismos multilaterales de crédito. Tal es el caso del Banco de Interamericano Desarrollo (BID), que siempre fue conducido por un latinoamericano pero el gobierno de Donald Trump decidió entregárselo a un norteamericano, rompiendo todas las reglas implícitas. Su titular es Mauricio Claver-Carone, quien fue uno de los que tuvo activa participación en la entrega del préstamo de u$s 57.000 millones a Mauricio Macri por parte del FMI. El BID retacea ahora un crédito de u$s 500 millones, destinado a la seguridad vial y a la atención de salud en la Provincia de Buenos Aires. Carone ha decidido negarlo en función de sus definiciones políticas, detalladas recientemente en una carta que escribió para el periódico Wall Street Journal. Allí expuso que “el tumultuoso historial financiero de Argentina afecta singularmente a los costos del banco. El BID debe proteger su capacidad de ayudar de forma fiable a todos sus 26 prestatarios, incluidos los países pequeños con pocos recursos”.

La Patriada consultó a Cancillería sobre los dichos vertidos por Carone. La respuesta fue que “el funcionario tiene una causa y le debería quedar poca vida al frente del BID”. Consideran desde el Palacio San Martín que está intentado politizar su gestión y su perfil. “Lo vamos a dejar pelear solo”, anuncian, y aclaran que no piensan abandonar el reclamo del crédito pero admiten que “hay que buscar la mejor manera de conseguirlo”. Uno de los reclamos planteados en Los Ángeles en la IX Cumbre de las Américas por el Presidente justamente estuvo relacionado con la devolución a Latinoamérica y el Caribe de la titularidad de esa institución financiera.

También podés ver...

Sergio Woyecheszen: «La obsesión del Banco Central es fortalecer y proteger el ahorro de los argentinos y argentinas»

El Vicepresidente del BCRA sostuvo que la suba de tasas apunta a "recuperar el mercado local de deuda".