El Gobierno ultima detalles del acuerdo de integración con Brasil

Lula se reúne con Alberto el 23 de enero en la previa de la cumbre de la CELAC y se esperan anuncios del acuerdo bilateral en el que trabajan la cartera económica, la embajada y cancillería.

La llegada al país de Lula Da Silva el 23 de enero en lo que será la primera visita de Estado del líder del Partido de los Trabajadores (PT) desde su asunción al frente del Palacio del Planalto estará signada por la firma de un convenio bilateral entre Brasil y Argentina. Desde el Gobierno adelantaron que se trata de «un gran acuerdo binacional en lo financiero, lo energético, en agro-industria, cultura, infraestructura y turismo» y no se descarta el establecimiento de una moneda común.

La VII Cumbre de Jefas y Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC, en el Sheraton Buenos Aires Hotel, convocará a los mandatarios, cancilleres y representantes de los 33 países miembros del mecanismo regional y el flamante presidente brasileño llegará al país un día antes del evento multilateral para rubricar lo que desde el Ejecutivo califican como «un acuerdo sin precedentes».

Durante el fin de semana, el presidente Alberto Fernández se reunió con el ministro de Economía, Sergio Massa, para discutir el acuerdo de integración que fue trabajado por el Palacio de Hacienda, la embajada argentina en Brasil y Cancillería.

«Compartimos una jornada de trabajo con el ministro Sergio Massa en la que analizamos el inicio del año económico y el acuerdo de integración económica y energética con Brasil, que firmaremos el próximo 23 de enero durante la visita de Lula», escribió Fernández en su cuenta de Twitter, donde también compartió una foto del encuentro con el funcionario.

El canciller Santiago Cafiero se reunió con el embajador de Brasil en la Argentina, Reinaldo José de Almeida Salgado, quien le entregó la carta formal por la cual Brasil oficializa su retorno a la CELAC, cuya presidencia Pro Témpore está en manos de Alberto Fernández. 

El país vecino retorna a la CELAC luego de la decisión del expresidente de ese país, el fascista Jair Bolsonaro, de suspender su participación en el bloque regional.

El embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli, adelantó que se trata de un «gran acuerdo binacional» que Argentina firmará con su mayor socio comercial y que significará un «impacto muy positivo» en materia de «integración energética, de infraestructura, industrial y agroalimentaria».

Según trascendió, la letra del acuerdo busca extender la integración en todos los campos: energía, finanzas, agro negocios, industria, minería, conectividad, turismo, economía del conocimiento, defensa, derechos humanos, ambiente, educación, ciencia y tecnología y salud.

«Esto se va a ver traducido en un acuerdo binacional que se viene, con un impacto muy positivo para las economías regionales, para el conjunto de la economía en materia de integración energética, infraestructura, industrial y agroalimentaria», explicó el embajador Scioli sobre el  convenio que según adelantó le dará un «gran envión» a Argentina.

Asimismo, Scioli indicó que se «puso a disposición» del ministro de Economía brasileño, Fernando Haddad, y del canciller de Brasil, Mauro Vieira.

En diciembre, el ministro Sergio Massa se reunió en San Pablo con su par brasileño que lo recibió en su casa junto al vicepresidente y ministro de Industria y Comercio, Geraldo Alckmin.

De ese viaje trascendió que los funcionarios discutieron la creación de una moneda común para el comercio entre ambas naciones y la intención de que Argentina reemplace a Bolivia como proveedor de gas para la industria paulista.

Según el portal LPO, la divisa compartida por ambos países se llamaría «Sur» y en principio su implementación no requeriría crear una moneda de curso legal ni un Banco Central del sur.

En una primera etapa se utilizaría para el intercambio de comercio exterior entre Argentina y Brasil para generar un «swap» entre pesos y reales. Ese intercambio monetario le permitiría a la Argentina eludir el uso de dólares para pagar importaciones.

En diciembre pasado, se anunció la inversión de 689 millones de dólares hecha por el Banco Nacional del Desarrollo de Brasil para avanzar en el segundo tramo del gasoducto Néstor Kirchner.

El Gobierno sostiene que tras la finalización del ducto Argentina va a poder alcanzar el autoabastecimiento energético y también profundizar las exportaciones regionales, entre las que Brasil es un destino.

Con la extensión del Memorándum de Intercambio de Energía hasta 2025, la Argentina continuará abasteciendo de energía eléctrica y gas a Brasil. En 2022 se exportaron cerca de  350 millones de dólares de gas natural al país vecino.

Con información de Agencia Télam

También podés ver...

Maggiotti se reunió con Uñac para aprobar la construcción de más viviendas en San Juan

El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat recibió al gobernador de San Juan quien destacó que "hay más de 3.500 viviendas financiadas por el Gobierno Nacional" en la provincia.