El Gobierno cuestionó la iniciativa de Larreta de quitar ayuda social a estudiantes que falten a clases

Gabriela Cerruti, Daniel Menéndez, y Juan Zabaleta coincidieron en que esa medida de quita del adicional en el programa de ayuda social Ciudadanía Porteña estigmatiza y castiga a las familias vulneradas.

La portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, criticó hoy el anuncio del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que supedita la continuidad de la percepción del adicional por hijo o hija en el programa de ayuda social Ciudadanía Porteña a la regularidad escolar de los hijos e hijas de sus beneficiarios al considerar que esa variable «no puede ser usada como un castigo, una doble estigmatización y una herramienta fiscal para bajar la ayuda».

Cerruti publicó un hilo en su cuenta de Twitter, donde señaló que «una familia en situación de vulnerabilidad necesita que el Estado la acompañe, ayude e incentive a volver a una situación de regularidad escolar, de trabajo y de salud y no que la castigue por no hacerlo».

La portavoz remarcó que «conoce bien» el programa sobre el que hizo mención hoy el alcalde de la Ciudad de Buenos Aires, Rodríguez Larreta, ya que fue ella la que tuvo «el honor de diseñarlo e implementarlo» junto a su equipo del Ministerio de Derechos Humanos y Sociales en 2006, durante la gestión de Jorge Telerman al frente del Ejecutivo del distrito.

«La ley que creó el programa indica como corresponsabilidades la regularidad escolar, la vacunación obligatoria y la búsqueda de trabajo para los adultos del hogar», precisó Cerruti.

Asimismo, la portavoz de la Presidencia enfatizó en que el programa se trata de «corresponsabilidades y no de requisitos porque tanto el Estado como la familia se comprometen a llevarlo adelante» y «estas corresponsabilidades que se piden a los beneficiaron son un marco para ayudar a las familias a salir de la situación de vulnerabilidad».

Los hogares que reciben el beneficio del programa Ciudadanía Porteña cuentan con ingresos por debajo de la línea de pobreza. 

«No pueden ser usadas como un castigo, una doble estigmatización, una herramienta fiscal para bajar la ayuda», remarcó.

Rodriguez Larreta explicó que a partir de ahora, se considerará «alumno regular» a aquel que tenga un 85 por ciento de asistencia a clases. La regularidad será evaluada cada dos meses y nunca podrá superar 25 faltas totales para conservar esa condición y percibir el adicional por hijo del programa Ciudadanía Porteña, que consta, según indicó el funcionario, de un universo de 23.686 chicos.

El Gobierno porteño dará de baja subsidios a familias con hijos que pierdan la regularidad escolar.

El Programa Ciudadanía Porteña se implementa con una tarjeta precargada que puede utilizarse solo para adquirir productos de primera necesidad como elementos de higiene, limpieza o alimentos.

Cerruti arremetió contra esa medida y consideró que si el jefe de Gobierno porteño «está tan preocupado por el cumplimiento de la ley, podría ocuparse de que sigan ingresando familias que lo necesiten o requieran, y que se pague el porcentaje que establece la ley y que se fue restringiendo a medida que pasaron los años».

«La decisión de Rodríguez Larreta está vinculada a las encuestas electorales y es improvisada»

Asimismo, Daniel Menéndez, subsecretario de Políticas de Integración y Formación del Ministerio de Desarrollo Social, criticó también la decisión de Rodríguez Larreta y sostuvo que la medida «es efectista, electoral y poco seria hacia los sectores más vulnerables».

«Lo de Larreta es una medida efectista, que surge de una estrategia más de marketing que de una política social seria», apuntó Menéndez.

El funcionario y dirigente social de la agrupación Somos Barrios de Pie criticó que «tanto la ministra de Educación (Soledad Acuña) como la ministra de Desarrollo Social (María Migliore) no construyeron un argumento y un motivo por el cual se da la deserción escolar en los colegios de la ciudad de Buenos Aires, a partir del cruce con los beneficiarios del Programa Ciudadanía Porteña» y sostuvo que «tienen una mirada totalmente improvisada».

«Esta es una medida sacada de apuro con la intención de intervenir de manera totalmente efectista y poco seria en el diseño de una política pública. Realmente nos asombra la falta de seriedad para con las familias más pobres», argumentó.

Finalmente, sostuvo que «esta decisión de Rodríguez Larreta está vinculada a las encuestas electorales y la necesidad de intervenir en la actualidad en el marco de su carrera presidencial».

«Las familias no son un Excel y esa no es la forma»

El ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta se sumó a la crítica por la iniciativa del Ejecutivo de la ciudad de Buenos Aires al considerar que «no se debe estigmatizar y castigar a las familias vulnerables».

Zabaleta publicó en su cuenta de Twitter: «A los chicos que no van a la escuela en vez de estigmatizarlos tenemos que ir a buscarlos, ver por qué no asisten, qué problema pueden estar pasando en sus hogares, acompañarlos y buscar insertarlos en el sistema educativo».

En ese sentido, el Ministro agregó: «No importa quienes ni cómo sean sus padres, queremos a los niños y adolescentes en la escuela. Todos tenemos derecho a ser mejores que nuestros padres, a tener más herramientas y oportunidades, y en este caso estos chicos y chicas también».

Zabaleta además señaló que «como dirigentes tenemos la obligación de pensar en la dignidad de la gente y no en los títulos de los diarios ni en los retuits de las redes» y que aseguró que su deseo es «que los funcionarios de la Ciudad trabajen para solucionar alguno de los problemas y no para generar otros nuevos».

En declaraciones televisivas, Zabaleta respondió: «No estoy de acuerdo con lo que propone (Rodríguez Larreta). La solución no es castigando a los papás y las mamás por las faltas a la escuela de sus hijos e hijas, sino que lo que hay que hacer es ir a conocer el entorno social e ir a la casa en cada caso y buscarlos para ver que problemas tienen y luego ver cómo se pueden solucionar. No se puede estigmatizar».

Y consideró que el problema ausentismo «no se resuelve generando otro problema como la quita de la ayuda del Estado como propone Larreta».

«Esta medida de la Ciudad muestra que para el Gobierno porteño una mamá, un papá, un niño o una niña son un número en el Excel, y esa no es la forma», criticó.

El titular de la cartera social remarcó que son «41 mil beneficiarios del programa de Ciudadanía Porteña» y todos «deberían ser cuidados y no estigmatizados ni penados desde lo económico».

«El camino es cuerpo a cuerpo y no estigmatizando y castigando, sino que es acompañando a las familias que están en una situación muy difícil y el Estado nacional está al lado de ellas», apuntó.


Zabaleta reiteró que «con ese tipo de decisiones se generan más problemas y se apunta de muy mala forma al sector más castigado y con familias que están rotas» y consideró que lo que se debe hacer «es ir a hablar con cada beneficiario y beneficiaria del programa Potenciar Trabajo y preguntarles como está y en qué unidad trabaja», y contó que eso es lo que se hará desde el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación junto a las universidades.

Al finalizar, Zabaleta sostuvo que de los gobiernos provinciales, municipales y de la Ciudad «pretendemos que nos acompañen en las políticas de cuidado y de abrazar a los que menos tienen sin pensar que solo son un número en una planilla de Excel».

Fuente: Agencia Télam.

También podés ver...

Pedro Peretti criticó la concentración del agro en la liquidación de soja

El productor agropecuario apuntó a la medida que benefició a los grandes exportadores y señaló que son "un puñado de pools de siembra que depredan el interior profundo de la Argentina".