El futuro de Alemania sin Merkel

Alemania comenzó el principio del fin de la era Merkel. La canciller que gobernó 16 años la principal economía de Europa se irá luego de que las fuerzas políticas que compitieron en las elecciones del domingo lleguen a un acuerdo. No será sencillo. | Por Augusto Taglioni.

El panorama es complejo porque lo que mostró la jornada electoral fue un sistema político fragmentado en donde ningún partido puede imponer su mayoría para gobernar.

El partido más votado fue SPD que llevó como candidato al ministro de Finanzas, el socialdemócrata, Olaf Scholz. El será el encargado de iniciar la ronda de conversaciones con posibles aliados.

En ese marco, se necesitan al menos tres fuerzas para conformar una coalición y las ofertas en la carta son variadas. Todos los caminos conducen a una alianza con el partido verde y el liberal FPD.

Este sería un acuerdo de centro con el foco puesto en la defensa del medio ambiente y el modelo europeo y una serie de agendas progresistas como el acceso a la vivienda, presente durante toda la campaña.

En ese sentido, la ciudad de Berlín aprobó un referéndum para expropiar al menos 240 mil viviendas para volcarlas al mercado de alquileres. La iniciativa no es vinculante, pero obliga al senado de la capital alemana a tratar el proyecto.

Berlín es una de las ciudades europeas con mayores problemas de vivienda y días atrás el gobierno local cerró un acuerdo y adquirió 14.500 casas y locales comerciales para intentar bajar los precios de los alquileres.

El partido de Angela Merkel, la CDU, llevó a Armin Laschet con magros resultados. La Unión Demócrata Cristiana perforó el piso histórico de 30 puntos yapenas obtuvo un 24,1 por ciento de los votos.

En una intención ganar centralidad, Laschet pidió una unidad contra la posibilidad de un gobierno que incluya a Die Linke (la izquierda) pero eso no está en los planes de Scholz dado que el principal escollo es el financiamiento de la OTAN, intocable para las principales cuatro fuerzas políticas alemanas.

Como vemos, los verdes y los liberales tienen la llave del próximo gobierno y eso tiene sentido. Fueron destinatarios de una porción fenomenal de votos provenientes de CDU y SPD que, juntos, no llegaron al 50 por ciento de los votos, algo que no ocurría desde 1949.

Algunos datos para destacar del comportamiento del votante muestra a la mayoría de los jóvenes menores de 30 votando a los verdes, lo que habla de lo determinante de la agenda climática en estos comicios, a los pobres y más perjudicados por las divisiones históricas de Alemania y por la crisis del coronavirus optando por la ultraderecha de Alternativa por Alemania y los socialdemócratas e incluso votos de la CDU que fueron al SPD en una clara muestra de que para ese sector, Scholz expresa más continuidad con Merkel que ruptura.

Un punto interesante respecto de la fisura territorial alemana es que la derecha radical sigue mostrando su fortaleza en las regiones de la ex República Democrática de Alemania.

El camino hasta llegar a un acuerdo será largo y sinuoso. El antecedente de Merkel en 2017 no es alentador, ya que, tardó 170 días para conformar su último gobierno. Sin la espalda de su antecesora, Scholz afrontará las celebraciones navideñas sin ser oficialmente el Canciller de su país.

Será el primer gran paso para caminar sobre una herencia pesada en donde todos los ojos estarán puestos en la manera en la que tratará de liderar a todo un continente que espera que Alemania siga siendo el motor de Europa.

Los desafíos son enormes y para ello, el posible nuevo canciller aclaró que defenderá el bloque europeo y la relación con Estados Unidos. Merkel siempre intentó mostrar autonomía y avanzó en acuerdos sensibles para la Casa Blanca como el North Stream recientemente finalizado con Rusia.

No será fácil defender estas jugadas para Scholz y deberá recostarse en su aliado estratégico, Francia, con quien además se intentará consolidar un bloque europeísta en medio de la ofensiva de los nacionalismos de Polonia, Austria o Hungría.

Para cumplir estas metas, Merkel dejó en claro que se necesita de mucha rosca, una muñeca hábil y un pragmatismo feroz. Porque si algo logró Angela fue consolidar a Alemania como potencia sin tirar un solo tiro.

También podés ver...

Andrés Rodríguez: "Crear trabajo digno, formalizado, es lo prioritario"

El titular de la UPCN se manifestó de acuerdo a la decisión del Gobierno nacional de convertir planes sociales en empleo registrado.

Show Buttons
Hide Buttons