El FMI recortó sus previsiones de crecimiento mundial por el impacto de la guerra en Ucrania

La titular del organismo multilateral de crédito, Kristalina Georgieva, advirtió que el impacto del conflicto bélico y la inflación contribuirán a degradar el desarrollo de las economías en el mundo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) corrigió a la baja sus previsiones de crecimiento mundial para 2022 y 2023 como consecuencia de la guerra entre Rusia y Ucrania, y su impacto en la inflación.

No obstante, el organismo multilateral prevé una suba del Producto Interno Bruto (PIB) en la mayor parte de los países, de acuerdo con la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva.

Georgieva destacó que «la economía de la mayoría de los países permanecerá en terreno positivo», según la agencia AFP.

Para el Fondo Monetario Internacional, «el impacto de la guerra en Ucrania contribuirá a degradar este año las previsiones de crecimiento de 143 países que representan el 86 por ciento del PIB mundial».

Los datos fueron fueron anunciados este jueves el marco de una conferencia en Washington donde Georgieva se refirió a las últimas crisis y “Cómo puede responder el mundo” a estos desafíos.

En ese sentido, argumentó que “Rusia invadió Ucrania el 24 de febrero, cuando la economía mundial ya se enfrentaba a las consecuencias de la variante ómicron de la Covid-19, y la guerra ha agravado la inflación, que representa actualmente un peligro real para la recuperación”.

«En pocas palabras, nos enfrentamos a una crisis encima de otra crisis», refirió Georgieva, y calificó de “catastróficas” las proyecciones económicas para Ucrania y de “severa” la previsión de contracción del PIB de Rusia.

Las proyecciones de crecimiento para cada país se publicarán el martes próximo.

Fuente: Agencia Télam

También podés ver...

Omar Plaini: «Con el megaendeudamiento que nos dejó, la oposición tiene poca autoridad para hablar»

El Senador provincial del Frente de Todos criticó los cuestionamientos de Juntos por el Cambio al Gobierno nacional y los calificó como "odiadores seriales".