Un día de la lealtad para iluminar un camino de unidad

Aquel 17 de Octubre se renueva en cada rincón del País, aquella plaza es cada vez más federal frente a un avance centralista que nos quiere retrasar en derechos, recursos y oportunidades, escribe el gobernador de La Rioja Ricardo Quintela.

Me gusta hablar de ese día, nuestro día, más allá del hecho histórico que marcó todo un hito en nuestra Patria. Veo ese día como un amanecer, detrás de la unidad del reclamo trabajador y del reclamo por su líder, se echaba luz a los que vivían en las sombras, en los que no se sentían representados como corresponde. Desde el subsuelo de la Patria, como se suele calificarlo, amanecía una patria más libre, más justa y más soberana.

Al Día de la Lealtad, que echaba luz, con el tiempo se transformó en el Día de la Unidad, en que el Pueblo empezaba a sentirse identificado con un modelo contenedor, industrializado, justo, pujante y profundamente nacional.

Hablo de amanecer porque hubo atardeceres que nos hundieron en la oscuridad de otros tiempos. La plaza bombardeada, la dictadura cívico-militar, la plaza de las Madres y Abuelas.

Lo cierto es que siempre volvimos a amanecer, como hoy frente a la amenaza neoliberal.

Hoy, aquella Plaza de Mayo se recrea en cada plaza, en cada ciudad donde el Pueblo se expresa. Esa Plaza es cada vez más federal, frente a un avance centralista que nos quiere retrasar en derechos, recursos y oportunidades.

Aquel 17 de Octubre se renueva en cada rincón del País, como sucede en mi querida Rioja. Tengo la confianza y la seguridad, que desde aquel faro, podamos hoy a partir de la unidad que trasciende las banderas peronistas construir, entre todos, una Argentina más justa en oportunidades, más libre en la institucionalidad y más soberana frente a los intereses que nos condenan.

Por un nuevo 17 de Octubre, les deseo a todos la felicidad de aquellos días nuestros. Un abrazo de corazón.

Ricardo Quintela.

Show Buttons
Hide Buttons