Eduardo Longoni: «El valor mágico que tiene la foto reside en que Diego todavía está saltando, todavía está vivo»

El fotógrafo capturó con su lente el momento previo a la mano de Dios y a 36 años de la hazaña maradoniana en el Estadio Azteca dijo que "es una foto fruto de la desesperación".

Un 22 de junio de 1986, Diego Maradona se encontró con lo imposible y abrió el arco del seleccionado de Inglaterra con dos goles que fueron mucho más que dos goles en el increíble coliseo que es el Estadio Azteca de la Ciudad de México. El fotógrafo Eduardo Longoni capturó con su lente el instante previo a la mano de Dios y a 36 años de la hazaña maradoniana, el artista sintetizó la magia de esa fotografía en el hecho de que el Diego «todavía está saltando, todavía está vivo».

«De ese día tengo las sensaciones; el calor, la humedad, el sonido del Estadio Azteca y el recuerdo de que llegué tarde a la cancha por un embotellamiento y estaba muy mal ubicado», recordó Longoni en diálogo con FM La Patriada.

Quizás esa llegada tarde fue la génesis del retrato que recorrió el mundo. «Era una foto casi imposible, no por la dificultad, sino porque es una jugada que los fotógrafos no van a fotografiar; es un rechazo de un defensor inglés que la va a agarrar el arquero y va a seguir el juego», explicó el fotógrafo que -como Diego- ese día tuvo también una puerta de acceso a lo negado para la mayoría de les mortales.

La foto imposible

«Es una foto fruto de la desesperación», afirmó Longoni al explicar que su mala ubicación en el Estadio Azteca lo llevó a disparar varias veces para conseguir más tomas porque no contaba con muchas buenas para la cobertura del partido.

El retrato muestra a un Maradona suspendido en el aire con una mano en alto intentando alcanzar la pelota. Su cara, sus costillas y sus puños cerrados reflejan la fuerza que tuvo que haber hecho para saltar. «Me gusta pensar, ahora serenamente, en el valor tan mágico que tiene la fotografía; todavía está saltando, todavía está vivo», reflexionó Longoni esta mañana en diálogo con La Patriada.

También reconoció que la foto no le pareció especial al momento de revelarla. «En el momento de ver la foto no tomé consciencia, yo transmití mi foto y me fui a cenar», relató.

Instantes que no se ven

«Las cámaras réflex levantan el espejo y te dejan sin visión justo en el instante en que vos fotografías, por lo que la obra del fotógrafo es una colección de instantes que no vio», explicó Longoni en una entrevista que le concedió al programa Nobleza Hormiga.

Durante muchos años no le dio bola a la postal histórica que capturó en el ’86. «No me parecía una foto que representara el mensaje que quería dar con mi fotografía», contó y agregó: «Hasta que un día me di cuenta de que esta foto representaba la rebeldía».

Para Longoni, la imagen «retrata la argentinidad, esa cosa de la genialidad y la trampa».

El momento que capturó Longoni corresponde al primer gol que metió Diego ese día. Tras recibir un pase de Olarticoechea se la pasó a Valdano, que no logró controlar el pase y la perdió con Hodgem, quien intentó pasársela al arquero, Shilton, sin notar que Diego había corrido hacia el área. «Lo hice con la cabeza de Maradona pero con la mano de Dios», declaró el Diez años más tarde.

Fuente: Nobleza Hormiga – FM La Patriada

También podés ver...

CABA: UTE convocó a un paro docente con movilización para el martes próximo

El plan de lucha se realizará durante todo octubre con diferentes actividades contra el hostigamiento de Horacio Rodríguez Larreta y Soledad Acuña.