Detuvieron a otra mujer por el intento de magnicidio contra Cristina Kirchner

La jueza Capuchetti ordenó la detención de una amiga de Brenda Uliarte luego de acceder al intercambio de mensajes entre ellas en los días previos al atentado a la Vicepresidenta. Se volvió a decretar el secreto de sumario en la investigación.

Una mujer fue detenida en las últimas horas en el partido bonaerense de San Miguel acusada de haber participado del intento de asesinato contra la vicepresidenta Cristina Kirchner cometido el 1 de septiembre último en el barrio porteño de Recoleta.

La nueva detención, que se suma a la de Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte, se concretó en las últimas horas en San Miguel en uno de tres allanamientos ordenados por la Justicia Federal en el marco de la causa que investiga ese hecho. Dos de los allanamientos fueron en provincia de Buenos Aires y otro en CABA, y los operativos estuvieron a cargo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Según trascendió, la nueva detenida en el marco de la causa venía intercambiando «desde hacía un mes» mensajes con Brenda Uliarte sobre el atentado contra la Vicepresidenta.

La Justicia accedió a los mensajes del celular de la novia de Sabag Monitel que dan cuenta de un intento de atentado cinco días antes del jueves 1 de septiembre, cuando la Vicepresidenta le habló a la militancia apostada en Juncal y Uruguay, en el edificio donde vive.

En base a la información surgida del análisis de los teléfonos celulares secuestrados en lo que va de la pesquisa que llevan adelante la jueza federal María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo, se buscó profundizar el análisis de todo el material para determinar participaciones y distintos roles en la planificación del hecho.

A partir de la nueva información incorporada al expediente, Capuchetti volvió a imponer ayer el secreto de sumario en la causa.

Llamado al 911

Por otra parte, ayer una persona amenazó de muerte a la Vicepresidenta a través de un llamado realizado a la línea 911 en La Plata.

El ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, aseguró que “se está investigando” el llamado y remarcó que desde el Gobierno nacional “no se minimiza ninguna acción” que esté vinculada con la seguridad del presidente Alberto Fernández y de la Vicepresidenta.

En declaraciones a la prensa realizadas en la puerta de ingreso al Ministerio de Seguridad, Fernández sostuvo que la amenaza de muerte “es un mensaje al 911, pero no se debe minimizar porque después uno se preocupa por algo que no le dio la debida importancia”.

 

Noticia en desarrollo

También podés ver...

El día después del alegato

El Presidente siguió el discurso de la Vicepresidenta desde Olivos. Reuniones con su entorno más cercano y agenda oficial surcada por el presupuesto. | Por Fabián Waldman