Desacuerdo entre rioplatenses

Rispideces políticas en el seno del Mercosur por diferencias ideológicas con el gobierno uruguayo. La tentación oriental de abrirse paso por fuera del marco regional y el llamado a la unidad de los otros miembros. | Por Fabián Waldman

Foto: gentileza de Sebastián Granata (Télam)

Las expectativas acerca de la Cumbre LXI del Mercosur estaban centradas en la postura “rupturista” del presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, quien a través de su canciller, Francisco Bustillo, había adelantado a los medios locales la posición de avanzar en acuerdos extrarregionales con países que están dentro del “Acuerdo Transpacífico” (conocido por las siglas CPTPP o TPP-11).

El calor reinante en Montevideo tuvo una sensación térmica más elevada dentro del Palacio del Mercosur. La presencia del mandatario anfitrión, sumada a la de sus pares de Argentina y Paraguay y el vicepresidente de Brasil como socios fundadores de la alianza, el casi socio Bolivia y los representantes de las naciones asociadas Chile, Ecuador, Colombia, Guyana, Perú y Surinam, mostró las posiciones que existen para enfrentar la problemática actual.

Abrió la sesión Lacalle Pou, quien dio la bienvenida y destacó la postura de su país. Señaló que “Uruguay quiere abrirse al mundo”, pero que es “mucho mejor si se hace en grupo”, bajándole el tono a las versiones que habían hecho circular sobre la posibilidad de una ruptura en caso de no ser aceptadas sus necesidades. Esto, además, fue reafirmado en uno de los pasajes de su discurso: acá no se trata de ruptura… No se trata de ruptura…Hay que sacar del imaginario nuestro hablar de ruptura.

Detalló también la necesidad de culminar el acuerdo con la Unión Europea, respecto del cual apuntó: “hemos tenido una visión crítica, no por la actitud del Mercosur, sino porque hemos recibido por parte de la UE elementos que estarían complejizando esta situación”. Por otra parte, se quejó por la lentitud en llegar a suscribir el acuerdo. “No podemos estar 25 años para firmar un acuerdo, no es serio, por eso pretendemos seguir ampliando las posibilidades de Uruguay”, enfatizó.

Asimismo, criticó la posibilidad de avanzar en la ceración de un Banco Común del Sur. «Hoy hablar de esos temas, cuando ni siquiera estamos caminando, hablar de que estamos corriendo, cuando vemos las dificultades monetarias que tenemos entre los países, es avanzar más de lo que debemos”, argumentó.

La desorganización en el evento fue uno de los datos de color de la jornada. Sin aire acondicionado, debieron instalar ventiladores de pie y baños químicos en el exterior para todos los asistentes.

A su turno, Alberto Fernández le respondió a Lacalle Pou señalando que los estados asociados deben realizar los cambios necesarios dentro de las estructuras del Mercosur. La alianza excede a los gobiernos, es la más antigua del cono sur pues ya tiene 31 años.

También planteó la necesidad de potenciar el Mercosur en momentos donde la humanidad requiere de lo más preciado que posee la región: producción de energía y de alimentos. Se mostró abierto a discutir la manera de resolver las asimetrías existentes entre las economías más grandes de Brasil y Argentina y las más pequeñas de Uruguay y Paraguay.

Fernández manifestó su preocupación por las cadenas de valor y por cómo las empresas multinacionales tratan de bajar los costos, produciendo muchas de sus mercancías fronteras adentro, eligiendo generar trabajo en sus países que antes localizaban en el exterior. Planteó entonces “hacer una lectura cuidada y correcta, respetando todas las opiniones”. “Lo que creo que el Mercosur tiene que hacer es potenciar su unidad para ver de qué modo enfrentamos estos dilemas a los que nos somete el presente”, sostuvo.

Sin embrago, no dejó pasar la oportunidad para señalar la desigualdad que dejó la pandemia, con 10 personas que poseen la misma riqueza que el 40% de la población mundial. Desechó la posibilidad de seguir avanzando en el libre mercado, dejando plantada la bandera contra el neoliberalismo: “lo que el mundo se plantea hoy es muy diferente a la libertad de comercio. Se plantea ver cómo cada economía se defiende ante los estragos de la pandemia y la guerra”.

Recordó que habló sobre el acuerdo con la UE con los presidentes de Francia, Alemania y España en el G7 y en el G20. Indicó en ese sentido: “nadie quiere más que yo un acuerdo con la UE. Pero ese acuerdo tiene que ser digno para el Mercosur”. Y a ello le sumó: “no es cierto que no ingresan mercaderías de nuestra región porque a Europa le preocupa la Amazonia, sino porque no quieren el ingreso de mercadería de nuestra región. Y perdemos si vienen con su industria automotriz y destrozan nuestra industria. A toda Europa les hago el mismo planteo. En una sociedad ganan los dos. Cuando gana uno y otro pierde, es otra cosa”.

Respondió, incluso, la negativa de su antecesor en el uso de la palabra contra una entidad financiera en la región. “Lo estamos hablando con Brasil, porque queremos potenciar nuestro comercio”, y estimó la importancia mayor de comerciar con Brasil, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Chile.

En definitiva, para el Jefe de Estado argentino y nuevo titular Pro Témpore, “el Mercosur debe potenciar la unidad”.

El encuentro Nº 62 del Mercosur se llevará a cabo en junio próximo, en Buenos Aires. Contará con la presencia de Luiz Inacio “Lula” Da Silva, a quien se le trasladará la presidencia. El metalúrgico asumirá su cargo el próximo 1º de enero en Brasilia, en una ceremonia que siempre está planteada para las primeras horas de la mañana pero que en esta oportunidad se realizará durante la tarde para permitir la llegada de una gran cantidad de mandatarios extranjeros, según confirmaron desde Casa Rosada a La Patriada.

Antes de ello, se verán las caras con los demás mandatarios de la CELAC el 24 de enero, en el Palacio San Martín, donde debería pasarse el mando de la presidencia Pro Témpore a otro integrante de la Conferencia de Estados Latinoamericanos y del Caribe. Existen especulaciones sobre la posibilidad de una prórroga al mandato del argentino, lo que será resuelto durante esa jornada, señalaron a este portal.

También podés ver...

El FMI prevé un menor crecimiento de la economía mundial en 2023

El organismo estimó un crecimiento de 2,9 por ciento para este año frente al 3,4  por ciento calculado en 2022.