Conectividad y brecha educativa

La docente del distrito 21 de Villa Lugano en la Ciudad de Buenos Aires, Gabriela Linardo se refirió a las nuevas y viejas desigualdades educativas que afectan a los barrios populares. "Hay una base de injusticia y desigualdad que estuvo antes de la pandemia, está presente en las escuelas y atraviesa todas las prácticas educativas", sostuvo.

Gabriela Linardo, psicopedagoga y maestra en el distrito 21 de Villa Lugano en la Ciudad de Buenos Aires, integrante de la Red Atalaya Sur, dialogó con FM La Patriada sobre las nuevas y viejas desigualdades educativas que afecta considerablemente a los barrios populares.

La psicopedagoga habló luego de que la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal dictara una nueva cautelar que suspende el DNU 690, en diciembre del año pasado, mediante el cual declaró los servicios de internet, tv paga y telefonía fija y móvil como servicios públicos esenciales. Con este fallo, esta misma Sala, -que había fallado hace algunos meses a favor de grupo Clarín/Telecom, lo hizo ahora a favor de Telecentro y a Direct tv-, lo que significa  suspender la prestación básica universal y los límites a los aumentos de tarifas.

Frente a esta situación, la educadora declaró en torno a la necesidad de una solución para acortar la brecha tecnológica, y consideró que "estamos viviendo un contexto que tensiona más viejas tensiones, se remarca y hace aún más desigual la vida. Hay una base de injusticia y desigualdad que estuvo antes de la pandemia, está presente en las escuelas y atraviesa todas las prácticas educativas".

En ese contexto, lejos de acercar opciones valederas a los estudiantes de los barrios populares en la Ciudad de Buenos Aires, la brecha se agiganta y con ello, se acentúa la dificultad para acceder a la educación en todos los niveles, aseguró Linardo: "el distrito donde trabajo es el barrio más pobre en la ciudad más rica del país. Fue así antes de la pandemia, en los barrios ya teníamos la escuela superpoblada, con pibes que no tenían vacantes y sin posibilidad de ir a las escuelas".

En ese sentido, agregó: "los docentes estamos sobreexigidos porque estamos en una práctica tan compleja en sí misma, pero además con un contexto tan adverso, que no podemos frenar a reflexionar sobre nuestras propias prácticas", indicó.

Además, consideró que  "las familias están en un lugar muy complejo": "Están en un no-lugar. Son madres y docentes al mismo tiempo, se le exige a la familia algo tan importante como es lo educativo", añadió.

Es categórico que el nivel de concentración de las telecomunicaciones es inmenso, y en consecuencia, las desigualdades en el acceso de internet es notable, en donde grandes extensiones del país están privadas de su acceso, y no por casualidad esto ocurre en zonas que no son consideradas rentables para el mercado: las zonas rurales y las villas urbanas.

Al respecto, Linardo insistió en el corrimiento del Estado como híbrido fundamental entre la escuela y las familias, y remarcó: "es la escuela la que no está llegando. Hay situaciones de enseñanza que no se le están brindando a ese pibe para que aprenda" y "es el Estado el que no le esta buscando la vuelta para llegar, y se vive desde una situación de mucha angustia, de una constante frustración, tanto las familias como los docentes", expresó.

Por último, desde su rol de coordinadora del espacio educativo de la Red Atalaya Sur, una red comunitaria de internet que desde el año 2014 desarrolla una experiencia de conectividad en la Villa 20 y conecta a más de 400 hogares, Gabriela Linardo sostuvo que desde la Red Atalaya Sur están "llevando a cabo este proyecto pedagógico" con la idea de "generar determinadas condiciones que necesita cualquier aprendizaje", entendiendo que para lograr ese objetivo se "necesita generar situaciones de enseñanza eficientes, sistemáticas, diversas".

"Pensamos en un espacio de apoyo escolar, además de un espacio-taller de arte, de juegos y de aprendizaje, y también, de apropiación tecnológica para buscarle la vuelta que necesitamos para que circule la palabra entre las infancias", completó Linardo.

 

Fuente: Me gustas cuando callas - FM La Patriada

También podés ver...

La UBA pidió ser querellante en una causa por espionaje ilegal durante el gobierno de Macri

El Consejo Superior de la Universidad expresó su preocupación ante la revelación de que docentes y autoridades habrían sido víctimas del aparato de espionaje ilegal macrista.

Show Buttons
Hide Buttons