Combustión entre aumentos tarifarios y transición energética

El oficialismo se apresta para el ingreso en una fase clave de la discusión sobre el modelo energético. La inminencia de las audiencias públicas y la apuesta de Guzmán por la licuefacción de gas como oportunidad histórica. | Por Pablo Dipierri

Bajo el ardor de la interna oficialista y la memoria subterránea del debate sobre la soberanía energética, el ministro de Economía, Martín Guzmán, se encamina hacia la bisagra de su itinerario político. Tras su gira por el exterior, el funcionario volvió persuadido de la oportunidad histórica del país en el camino de la transición energética a nivel global.

La especulación del Palacio de Hacienda es que, en medio de la guerra de Ucrania, Europa precisará energía para suplir la demanda que colmaba Rusia. El desarrollo de Vaca Muerta, el gasoducto Néstor Kirchner y la apuesta por nuevos enclaves para licuefacción de gas constituyen una divisa prometedora para el desarrollo nacional, según el entorno del economista egresado de la Universidad de La Plata y posgraduado en Columbia.

Sin ir más lejos, Guzmán mantuvo el lunes pasado un encuentro con representantes de YPF, entre los cuales se contaban el presidente de la compañía, Pablo González, y el CEO, Sergio Affronti. En ese encuentro, refirieron fuentes de Economía, se conversó sobre “la importancia de fomentar el desarrollo de la infraestructura para apuntalar el sector energético”, como así también “la posibilidad de ampliar o extender el Plan Gas Ar a efectos de garantizar volúmenes adicionales de producción al momento en que estén finalizadas las obras del gasoducto Néstor Kirchner”.

La Patriada consultó a los actores sobre los términos de ese diálogo, ante la expansión de trascendidos acerca del impulso de una normativa específica para el sector gasífero más allá de la Ley de Hidrocarburos anunciada en septiembre y paralizada en el Congreso. En la petrolera cuyo paquete accionario mayoritario está en manos del Estado desde 2012, optaron por la discreción, al igual que los habitués del 5º Piso de la calle Hipólito Yrigoyen 250. Nadie prodiga detalles más allá de los rumores.

Por lo demás, el desafío inminente para Guzmán está fechado el miércoles 11 de mayo, cuando se realice la audiencia pública por los aumentos tarifarios para el servicio de provisión de gas. Si bien la Secretaría de Energía presentó un esquema donde la quita plena de subsidio recaería sobre el decil más alto de la población, con ingresos por encima de los 314 mil pesos, y por más que el propio presidente Alberto Fernández explicara en la apertura de sesiones ordinarias de la Asamblea Legislativa del año en curso que se calcularían los incrementos en base al coeficiente de variación salarial defendido en 2018 por Unidad Ciudadana, la interna del Frente de Todos conspira contra la tramitación fluida del asunto.

Al respecto, el ex ministro de Planificación Federal durante los tres gobiernos kirchneristas, Julio De Vido, dijo esta semana que “la política de la segmentación (de Guzmán) va a echar nafta sobre el fuego en el marco del proceso inflacionario que hay”, y al mismo tiempo pronosticó que el nuevo diseño tarifario no redundará en un impacto a la baja del déficit fiscal: “cuando quiten el subsidio va a volver a aumentar el gasoil y el gas”, sostuvo en declaraciones al programa Tarde Sin Fondo por FM La Patriada. “La única salida que propongo es la desdolarización del precio del gas y del gasoil porque Argentina los produce y sistemáticamente el gobierno aplica los precios internacionales”, remarcó.

En la misma conversación De Vido explicó que “no es cuestión de tener una tarifa barata o subsidiada sino ser dueño del recurso”, y consideró que exportar petróleo crudo y gas «es como vender la bandera”. Alejado de los bamboleos orbitales de la coalición oficial, aseguró también que es condición para la soberanía energética recuperar la totalidad de YPF.

Una jugada de ese tenor parece improbable para el presente que atraviesa el gobierno, y el propio ex ministro lo sabe. “El Frente de Todos está en liquidación”, arriesgó, aunque advirtió que eso no significa que la oposición tenga un horizonte venturoso de por sí.

La soberanía energética se asemeja, por ahora, a un recurso inexplorado, mientras el oficialismo combustiona su tiempo tratando de desmentir a los que certifican su fracaso inexorable.

También podés ver...

Nicolás Kreplak: «A nadie se le ocurriría cobrarle a los porteños» por internarse en la Provincia durante la pandemia

El Ministro de Salud bonaerense sostuvo que "hay gente que está en la política solamente para llamar la atención diciendo algunas maldades", en alusión a los legisladores porteños que firmaron un proyecto para que se cobre por la atención sanitaria a no residentes de CABA.