Cambio y fuera

Otro día de furia en la coalición oficialista para consumar el desembarco de Sergio Massa como super-ministro en el gabinete de Alberto Fernández. | Por Fabián Waldman

Alberto Fernández se retiró de Casa Rosada a las 20.55. En ese instante se iba también su último interlocutor de la jornada: el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández.

Luego de una reunión de un poco más de dos horas con el primer mandatario, el titular de la cartera de Seguridad se refirió a la primera renuncia del día, la de Gustavo Béliz. Atribuyó la decisión a “una situación personal de él”, pero aclaró: “yo no haría eso”. Y agregó: “como soy un soldado del Peronismo y, ergo, soy un soldado del Presidente, si él me lo pide le daré un saludo y me iré a mi casa”. Consultado por La Patriada sobre la posibilidad de que los cambios en el gabinete fueran fruto de un acuerdo con la Cristina Kirchner, dijo: “sí, sí, sí”.

La “renuncia indeclinable” del ex Secretario de Asuntos Estratégicos fue presentada por el mismísimo Béliz al Presidente, en una hoja escrita a mano. Fue “más corta que un tweet, una línea y media exactamente”, al decir de un funcionario. “La cerró con la frase ‘Dios los guarde’”, completó.

“No estaba de acuerdo con algunos cambios que le planteó Fernández y prefirió dar un paso al costado”, señalaron desde su entorno. En su lugar, fue designada Mercedes Marcó del Pont, contraparte del enroque en la AFIP: al frente del organismo recaudador quedará el ex diputado y actual Director General de Recursos de Seguridad Social de la AFIP, Carlos Castagnetto. Un solo funcionario quedaría de la gestión de Béliz: a Leandro Gorgal le solicitaron que permanezca en su cargo como Subsecretario de Relaciones Financieras Internacionales para el Desarrollo.

El Presidente había llegado a Balcarce 50 a las 11:35 y unos minutos después arribó quien hasta ese momento era titular del ministerio de Economía, Silvina Batakis. Durante dos horas permanecieron reunidos: La Griega le informó los detalles de su itinerario oficial en Estados Unidos al Jefe de Estado, con las minucias del encuentro con autoridades del FMI, el Banco Mundial, la Reserva Federal de ese país, las empresas norteamericanas que invierten en Argentina y los tenedores de bonos. Cerca de la ex Secretaria de Provincias aseguraban a este medio que el titular del Ejecutivo le ofreció el nuevo cargo que será creado  bajo la órbita del super ministerio destinado a Sergio Massa: la “Secretaría de Hacienda”. Esta unidad reemplazará a la cartera de Economía pero no fue aceptada por ella. Al final de la jornada, Batakis sería nombrada al frente del Banco Nación como relevo de Eduardo Hecker.

Más tarde fue el turno del ex ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli. Llegó a las 15 y tuvo una cita de una hora con Fernández. “Alberto le preguntó si quería otro ministerio y él le dijo que estaba muy contento en Producción”, indicaron desde su entorno. También repusieron que el ex motonauta “le contó que había encontrado una dinámica y forma de trabajar y le pidió al Presidente que defienda a capa y espada la cartera”. Se retiró de Casa Rosada y sostuvo la hoja de ruta de su agenda hasta que se enteró de la nueva estructura dirigida por Massa. Entonces, decidió pedir la vuelta a Brasil como embajador. Recuerdan sus colaboradores que “se había ido con una sonrisa a Brasil y no quería venir, pero Alberto se lo pidió cuando se fue Matías Kulfas y lo aceptó”. Desde Cancillería, confirman a La Patriada que el Gobierno no debería nombrarlo nuevamente. Al no haber enviado nuevas cartas credenciales al país limítrofe y entendiendo que no hay problemas allí, quizás se pueda mantener el decreto de nombramiento original del 29 de junio de 2020. Sus colaboradores más próximos, Ariel Schale (Secretario de Industria y Gestión Comercial Externa) y Guillermo Merediz (Secretario dela Pequeña y Mediana Empresa), presentarán también la renuncia.

 

Expectativas frustradas

Mientras esto sucedía dentro de Casa Rosada, desde el Patio de las Palmeras se podía advertir la cantidad de medios sobre la explanada de la calle Rivadavia. Una cobertura periodística que se expresaba con la presencia de todos los canales de televisión en el exterior y muchísimos colegas presentes en la Sala de Prensa del primer piso, aguardando las 17.15.

Esa era la hora anunciada para la conferencia de prensa de la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, en cuyos hombros reposaba la mayor expectativa del día. A las 16.30, los periodistas acreditados ya habían sorteado los nombres de los cronistas que harían las 15 preguntas de rigor. Pero, con el correr de los minutos, se hacía evidente que no era una tarde cualquiera. A las 1645, la información que proporcionaban desde el despacho de la Portavoz era que estaba demorada. Finalmente, no se realizó y el envío de los comunicados con las renuncias y nombramientos estuvo enmarcado dentro de un desorden que fue in crescendo, alimentado por versiones que Casa Rosada tardaba en confirmar.

La llegada del memo anunciando la ceración del nuevo super-ministerio a cargo de Sergio Massa fue comunicada a la prensa a las 18. Estará conformado por las ex carteras de Economía, Producción y Agricultura, Ganadería y Pesca, como así también las relaciones con los organismos internacionales, bilaterales y multilaterales de crédito.  Aún no tiene nombre la nueva repartición y a ello está abocada la Secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra“Desde que se cerró el acuerdo con el FMI estos cambios estaban pendientes”, indican desde las cercanías de un ministro con acceso libre al despacho presidencial y concluyen que fue durante “la famosa Semana Santa de cambios que Alberto Fernández prometió y nunca activó”.

Cerruti también desmintió las versiones periodísticas sobre la dimisión del ministro de Trabajo, Claudio Moroni. “Nunca presentó su renuncia y tampoco estuvo en consideración del Presidente”, aclaró.

La última capitulación del día fue la de Julián Domínguez al frente de la cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca.

Desde la Cámara de Diputados, en tanto, confirmaron que el lunes próximo Massa anunciará la conformación de su equipo de trabajo. El martes próximo se realizará la sesión de la Cámara Baja donde dimitirá a su cargo de Presidente del cuerpo y se nombrará a la nueva titular. Fuentes en off del Parlamento confirmaron a La Patriada que la vicepresidenta del bloque de diputados del Frente de Todos, Cecilia Moreau, ocupará ese lugar.

La bonaerense es también parte del Frente Renovador, como su antecesor, tiene muy buena relación con Máximo Kirchner y le permitirá al tigrense mantener su estructura allí. La banca vacante será ocupada por el titular del Partido Piquetero, Juan Marino, quien trabaja actualmente en el ministerio de Desarrollo de la Comunidad de la Provincia de Buenos Aires que conduce Andrés Larroque.

Mientras transcurría este día agitado en la ciudad de Buenos Aires, el jefe de gabinete, Juan Manzur, se encontraba con el ministro del Interior, Wado de Pedro, en Tucumán. Viajaron a la tarde y allí inauguraron, junto al gobernador Osvaldo Jaldo, la muestra Expointerior con intendentes y productores de la región del NOA. Ambos continuarán al frente de sus carteras, a pesar de algunos rumores que indicaban la preferencia de Jorge Capitanich por parte de la Vicepresidenta, como nuevo ministro coordinador. El gobernador chaqueño había estado reunido a solas con Fernández la tarde anterior, después del encuentro con los demás mandatarios provinciales que componen la Liga de Gobernadores.

Por otro lado, fuentes cercanas al Secretario de Energía, Darío Martínez, aseguraban su permanencia, así como la del subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo y el interventor del Enargas, Federico Bernal Hermitte. Estos cargos formarían parte del acuerdo con el cristinismo, aseguraron también los interlocutores a este medio.

Al cabo de otro día de furia, con cambios, renuncias y nombramientos, un funcionario con acceso al despacho presidencial cerró la jornada con mesurado optimismo. “Seguimos gobernando”, concluyó.

También podés ver...

Entre la calma y la tempestad

Con el arribo de Sergio Massa al gabinete se pondrá a prueba la coordinación política de las fracciones de la coalición oficialista. Expectativas y recelos sobre los anuncios del flamante funcionario. | Por Fabián Waldman