Atentado a Cristina: la querella busca avanzar con la recusación de la jueza Capuchetti

Tras la pericia del celular del procesado en la causa, Gabriel Carrizo, los abogados de la Vicepresidenta sumaron más medidas de prueba.

Abogados que representan a la querella de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner insistirán hoy ante la Sala I de Cámara Federal porteña en su pedido de recusación para apartar a la jueza María Eugenia Capuchetti, a cargo de la causa que se sigue por el intento de asesinato contra la exmandataria.

Las exposiciones comienzan esta mañana en los Tribunales de Comodoro Py, donde los abogados José Manuel Ubeira y Marcos Aldazábal fundamentarán por qué la magistrada debe apartarse de la investigación.

En tanto, el magistrado y camarista Leopoldo Bruglia será en encargado de resolver de forma unilateral sobre el planteo de la querella, tras haber sido sorteado a tales efectos para decidir si Capuchetti sigue al frente del expediente.

La pista Milman

La sala I del tribunal de apelaciones, integrada también por los jueces Mariano Llorens y Pablo Bertuzzi, tiene para resolver, por otro lado, un planteo de la querella en relación a la decisión de la jueza de negarse a secuestrar los teléfonos de dos asesoras del diputado del PRO, Gerardo Milman.

Se trata de Ivana Bohdziewicz y Carolina Gómez Mónaco, quienes estaban con el legislador de Juntos por el Cambio en el bar Casablanca dos días antes del atentado, oportunidad en la que un testigo asegura haber escuchado que Milman dijo: «Cuando la maten yo voy a estar camino a la costa».

Gómez Mónaco fue Miss Argentina en el año 2012 y cinco años más tarde, en 2017, durante la gestión de Cambiemos, fue designada como directora de la Escuela de Inteligencia Criminal de la República Argentina.

Asociación ilícita de los detenidos

Por otra parte, los letrados de la querella pidieron en las últimas horas que se amplíe la indagatoria y se procese por asociación ilícita a Fernando Sabag Montiel, Brenda Uliarte y Gabriel Carrizo, detenidos y procesados por el intento de magnicidio ocurrido el pasado 1 de septiembre en la puerta del domicilio del barrio de Recoleta.

Luego de detectarse una serie de mensajes de WhatsApp enviados desde el celular de Carrizo, que darían cuenta del accionar organizado de la banda, solicitaron que se ordenen en carácter de «urgente» nuevas medidas de prueba en la causa por el atentado.

«Recordá esta fecha», «Esta hdp (sic) ya está muerta», «No sabés que hicimos con esto», «Generar miedo», «Para que el gobierno sepa con quienes se están metiendo», son algunos de los mensajes hasta ahora desconocidos y enviados desde el teléfono celular de Carrizo, jefe del grupo de supuestos vendedores de copos de azúcar para el que trabajaban Sabag Montiel y Uliarte, según surge de la presentación de la querella.

En el escrito, los abogados también se refirieron a dos mensajes enviados por Carrizo en la mañana del 2 de septiembre, horas después del ataque fallido, a uno de su interlocutores de confianza a quien le decía: «Es un golpe que le dimos al gobierno» y «esto se va a poner peor».

La propia Vicepresidenta informó sobre su nueva diligencia judicial en su cuenta de Twitter y reprodujo un mensaje de Carrizo -el que dice «Recién intentamos matar a Cristina»– y el escrito radicado en el tribunal.

De acuerdo a la presentación, los mensajes están consignados en un informe producido por la Dirección de Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (Datip) del Ministerio Público Fiscal (MPF) producido el 26 de octubre.

La «nula iniciativa» de la jueza

Los apoderados de la Vicepresidenta cuestionaron además a Capuchetti por su «nula iniciativa» en la investigación, y resaltaron la relevancia de evidencias surgidas durante el último mes para luego solicitar que se tomen las medidas probatorias y procesales urgentes.

Capuchetti, jueza de la causa.

 

En el escrito los abogados pidieron que se ordene una ampliación de la declaración indagatoria de los detenidos Sabag Montiel, Uliarte y Carrizo en base a nuevas evidencias surgidas en la causa porque entienden que hay pruebas para procesarlos como coautores de asociación ilícita.

También requirieron que Carrizo pase de ser considerado partícipe secundario a «coautor del delito de tentativa de homicidio agravado por haber sido cometido con arma de fuego y en concurso de dos o más personas».

Para ello se refirieron a nueva prueba incorporada a la investigación a raíz de informes realizados sobre dispositivos celulares de los que se realizaron extracciones y se halló «material que amerita nuevas medidas de prueba».

En cuanto a Carrizo, advirtieron sobre la aparición de mensajes que no le fueron atribuidos en su primera declaración indagatoria y que «hacen imperante una ampliación de la imputación».

Los abogados de la querella señalaron que «hace casi un mes que el juzgado tiene este informe a disposición (que, vale decirlo, no lo produjo el propio juzgado, sino el MPF) y no tomó una sola medida, ni probatoria ni jurídica».

Remarcaron que luego del atentado, a las 23.17 del 1 de septiembre, Carrizo escribió a uno de sus contactos agendado como Kevin Bargas 2:

-«Recién intentamos matar a Cristina» (23: 17 hs.)

-«Mi empleado» (23:17 hs.)

-«Le quiso disparar» (23:17 hs.)

-«Va a ir preso» (23:17 hs.)

-«El arma es mia amigo» (23:18 hs.)

-«Te lo juro por dios» (23:18 hs.)

-«Estamos con el grupo» (23:18 hs.)

-«Todos juntos» (23:18 hs.)

Investigar a Carrol

La querella también reclamó ayer que se investigue si hubo encuentros previos al ataque en su contra entre las personas que quisieron asesinarla y el dirigente de la Nueva Centro Derecha Hernán Carrol porque argumentan que «los contactos entre sospechosos que indica son variados y profusos».

Carrol conocía a Sabag Montiel y a Brenda Uliarte porque había tomado contacto con ella luego de que se hiciera conocida por hablar en televisión. En tanto, declaró como testigo ante la justicia, contó que había hecho con Uliarte una entrevista por Instagram y que luego ella fue invitada con su pareja al cumpleaños de Martín Almeida, otro integrante de la NCD.

La querella sostuvo que «en cuatro días distintos hubo coincidencias de coberturas próximas de antenas entre los teléfonos de Hernán Carrol, Brenda Uliarte, Martín Uliarte (primo de Brenda) y Fernando Sabag Montiel».

El informe, además, «muestra cómo, el 4 de agosto, el celular de Carrol recibe una comunicación que impacta en la antena del domicilio declarado de Gabriel Carrizo«, según surge del escrito judicial.

Agrupación Nueva Centro Derecha. Foto: Twitter

«Uno de los días es el 20 de agosto, fecha en la que Carrol, Sabag Montiel y Brenda estuvieron reunidos en el cumpleaños de Martín Grosso Almeida, por lo que se explica esa coincidencia», reconstruyó la querella, para luego referirse a las otras coincidencias y consideraron de «suma importancia determinar por qué el estudio de la Dajudeco arroja también coincidencias los días 1, 16 y 22 de agosto».

Fuente: Agencia Télam

También podés ver...

Maggiotti y Jalil entregaron 237 viviendas en la capital de Catamarca

El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación firmó junto al Gobernador de Catamarca un convenio para construir otras 733 unidades habitacionales.