ARA San Juan: familiares de la tripulación exigen justicia

A cinco años del hundimiento, se realizan actos en Mar del Plata para homenajear a las víctimas de la tragedia del submarino.

Alberto Fernández expresó su «eterna gratitud» a los 44 tripulantes del ARA San Juan, al cumplirse cinco años del hundimiento del submarino y sostuvo: «No descansaremos hasta que se sepa la verdad y se haga justicia».

«A 5 años del hundimiento del #ARASanJuan, mi eterna gratitud a las y los tripulantes por su valentía y compromiso con la patria», comunicó el presidente, quien se encuentra en Bali en el marco de la Cumbre del G-20.

En el quinto aniversario de la tragedia del ARA San Juan, familiares y allegados de los tripulantes del submarino participaron hoy de una ceremonia organizada en memoria de los marinos por el Municipio de General Pueyrredón frente a la Base Naval de Mar del Plata.

El acto fue encabezado por el intendente local, Guillermo Montenegro, y el obispo local Gabriel Mestre, en el memorial montado frente al predio de la Armada, muelle natural del buque hasta su naufragio en el Atlántico Sur.

El jefe comunal dijo que los 44 tripulantes que iban a bordo del submarino al momento de su desaparición «son héroes porque dieron la vida por la Argentina, y la ciudad de Mar del Plata siempre va a estar pensando en ellos».

Además Mestre subrayó «la intensidad que tuvo en su momento» la tragedia, y recordó que ocurrió pocos meses después de su asunción al frente de la diócesis local, cuando tuvo que «acompañar a estos hermanos, hermanas, familias, pocos de Mar del Plata, la mayoría del interior», quienes «en una situación tan dolorosa tenían que llevar la incertidumbre».

En el acto frente al memorial, fueron descubiertas una serie de placas diseñadas en recuerdo de los marinos por la Asociación Cultural Sanmartiniana local, el Instituto Browniano, ex tripulantes, el Centro Naval y la Municipalidad. En tanto los familiares depositaron por su parte ofrendas florales y velas en memoria de los marinos.

Taiana remarca el pedido de verdad y justicia

En memoria de los marinos, el ministro de Defensa, Jorge Taiana, encabezará desde las 18 el acto central dentro de la Base Naval.

El ministro aseguró hoy que la cartera mantendrá su compromiso de «continuar acompañando» el reclamo de verdad y justicia de las familias de los submarinistas.

«A cinco años de la última comunicación del submarino ARA San Juan, honramos la memoria de los 44 tripulantes y seguimos exigiendo verdad y justicia. Como Ministro de Defensa, renuevo mi compromiso de continuar acompañando a sus familiares», señaló Taiana.

La actividad, de la que participará además el jefe de la Armada, Julio Guardia, contará con la presencia de cerca de 200 familiares de las víctimas, que llegarán a la ciudad balnearia desde distintas localidades de las provincias de Buenos Aires, Salta, Tierra del Fuego, Santa Fe, Jujuy, Córdoba y Misiones.

La tragedia anunciada

El submarino ARA San Juan (S-42) se hundía hace cinco años, un 15 de noviembre de 2017, en las profundidades del Atlántico sur como consecuencia de una serie de desperfectos técnicos que desencadenaron una tragedia en la que murieron sus 44 tripulantes, cuyo recuerdo es honrado por sus familiares en un reclamo de justicia que no cesa.

En la actualidad se siguen varias causas judiciales por este hecho ocurrido durante el Gobierno de Mauricio Macri, y además un Consejo de Guerra estableció sanciones disciplinarias para los mandos superiores de la Armada con responsabilidades en ese siniestro.

El sumergible fue construido a principios de la década de 1980 en el astillero alemán Thyssen Nordseewerke. Tuvo una reparación de media vida que se extendió entre 2007 y 2014 en el complejo Tandanor, tarea que incluyó más de 600 trabajos, entre ellos el replacado de las 960 baterías y el reemplazo de sus cuatro motores.

En 2016, el entonces jefe de Gabinete Marcos Peña informó al Congreso que el submarino «estaba operativo» en la base de Mar del Plata.

No obstante, el funcionario fue advertido por legisladores sobre la necesidad de llevar el submarino hacia «dique seco» para efectuarle reparaciones, pero no contestó sobre ese requerimiento.

En ese marco, familiares de los tripulantes confiaron en varias oportunidades que los marinos les habían contado que el sumergible necesitaba una reparación para continuar navegando.

Informaciones periodísticas consignaron semanas después de la tragedia que se había reportado en el submarino un problema con el snorkel (la válvula de acceso de aire), que originó el ingreso de agua a la nave.

El 8 de noviembre de 2017, la nave había partido desde la base naval de Ushuaia en una misión de patrullaje por el litoral marítimo argentino, y se sabe que un día antes de su desaparición reportó un desperfecto eléctrico y un principio de incendio en su sala de máquinas, que resultó subsanado por la tripulación.

«Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías N° 3 ocasionó cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barra de baterías. Baterías de proa fuera de servicio al momento en inmersión propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal. Mantendré informado», comunicó el comandante del ARA San Juan, el capitán de fragata Pedro Martínez Fernández, a la 7.30 del 15 de noviembre de 2017.

Ese fue el último contacto que tuvo el submarino con la base naval de Mar del Plata, cuando la nave se encontraba a 432 kilómetros de la costa patagónica, a la altura del Golfo San Jorge. Por la noche del 16, los medios de comunicación informaron que las autoridades habían perdido contacto con el submarino.

Horas más tarde, el Ministerio de Defensa a cargo de Oscar Aguad reconoció el extravío de la nave, y activó el protocolo SAR para la búsqueda y rescate de embarcaciones.

Las familias aún siguen esperando justicia por lo que sucedió con la tripulación y por lo que padecieron con los servicios de inteligencia durante el macrismo.

Con información de Télam

También podés ver...

Maggiotti y Jalil entregaron 237 viviendas en la capital de Catamarca

El ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación firmó junto al Gobernador de Catamarca un convenio para construir otras 733 unidades habitacionales.