ARA San Juan: El juez Bava procesó a dos exjefes de Contrainteligencia de la AFI

Con la resolución de este mediodía ya son 11 los exfuncionarios de la AFI y exagentes de la casa de espías procesados por el seguimiento ilegal a los familiares de los tripulantes del submarino hundido en 2017.

El juez federal interino de Dolores Martín Bava procesó hoy a dos exjefes de Contrainteligencia de la Agencia Federal de inteligencia (AFI) durante el Gobierno de Mauricio Macri en el marco de la causa en la que se investiga el espionaje ilegal a los familiares de los tripulantes del submarino ARA San Juan.

El magistrado entendió que Diego Dalmau Pereyra y Martín Coste fueron responsables de la «realización de acciones de inteligencia prohibidas en carácter de participes secundarios» y les trabó embargos hasta cubrir la suma de 20 millones de pesos.

Con la resolución de este mediodía ya son 11 los exfuncionarios de la AFI y exagentes de la casa de espías por el supuesto seguimiento ilegal a los allegados de los tripulantes del submarino ARA San Juan, como así también del buque «El Repunte» y del buque “Rigel”; mientras resta resolverse la situación procesal del expresidente Macri.

Para el juez Bava, Dalmau Pereyra y Coste, quienes fueron directores de la Dirección Operacional de Contrainteligencia durante el período investigado, posibilitaron que las acciones de espionaje prohibidas continuaran durante al menos un año.

En su fallo, Bava recordó que el llamado a indagatoria de los exdirectores de Contrainteligencia de la AFI fue motivado por la referencia efectuada por el imputado extitular de esa agencia Gustavo Arribas cuando dijo en su declaración que los imputados debieron controlar las acciones ilegales llevadas adelante desde la Delegación Mar del Plata.

La Delegación Mar del Plata dependía de la dirección de Reunión Interior, comandada por Eduardo Winkler, y Reunión Interior, estaba subordinada a la Dirección Operacional de Contrainteligencia. El espionaje sobre los familiares de los submarinistas se llevó adelante desde la Delegación de la ciudad balnearia, que estaba a cargo de Nicolás Iuspa Benítez, un agente que ingresó a la exSIDE durante el menemismo y que ya fue procesado por Bava junto a Winkler.

«Fueron deliberadamente estériles los mecanismos de control internos que dispuso la Agencia Federal de Inteligencia para llevar adelante la investigación de las conductas ilícitas en las que tomaron participación activa las máximas autoridades de la Agencia», sostuvo el juez Bava.

Además, Bava responsabilizó principalmente por el espionaje ilegal a Arribas y a su exsubdirectora Silvia Majdalani y remarcó que Dalmau Pereyra y Coste «permitieron que continuaran realizándose tareas de inteligencia ilegales sobre los familiares de los buques pesqueros referidos y, en particular, sobre los allegados a los tripulantes del submarino ARA San Juan”.

“Otro aspecto que corresponde poner de resalto en el marco del análisis de responsabilidad de los imputados guarda relación con la ausencia de medidas de contrainteligencia llevadas adelante por ambos imputados en relación a la denuncia pública de las víctimas en la época de los hechos”, sostuvo el juez.

“Es imposible sostener que las máximas autoridades de la AFI y del Gobierno nacional hayan estado al margen de estos sucesos”, sostuvo Bava en su fallo.

En la causa por espionaje ilegal a familiares de las víctimas del hundimiento del  submarino ARA San Juan se investiga la obtención de información, producción de inteligencia y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de derechos humanos.

Por su parte, la querella de familiares de tripulantes del submarino San Juan, representada por la abogada Valeria Carreras, destacó los nuevos procesamientos de estos dos nuevos imputados en la causa y sostuvo que «el juez logra probar en esta etapa que el gobierno de ese momento no podía desconocer las tareas de espionaje ilegal».

«Queda demostrado que uno de los procesados explicó que era imposible denunciar nada, pues en la agencia y el gobierno los más altos cargos eran parientes entre sí o amigos íntimos», afirmó la abogada que, desde la querella, dijo que «falta un procesamiento más, el del expresidente Macri quien se benefició al menos con esta información e hizo uso de ella».

Fuente: Agencia Télam

También podés ver...

Avellaneda: nueva entrega de viviendas en Wilde y Sarandí

Ferraresi, Chornobroff y Sierra entregaron las llaves de sus nuevas viviendas a familias del Barrio Azul y La Saladita