Alegría contenida en el cumpleaños de YPF

Bajo las expectativas por el saldo que dejaría el primer encuentro entre el Presidente y la Vice luego de 90 días sin cruzarse ni hablarse, los funcionarios que participaron de la ceremonia cruzaban los dedos con deseo batiente en pecho y palabras más o menos cuidadosas en un contexto delicado. | Por Fabián Waldman

Llegar al predio de Tecnópolis no fue muy fácil. Gran cantidad de vehículos para acceder al predio y llegar a la deseada cinta celeste de acreditados. Una tarde de frío pero con sol y un cartel en el estacionamiento que indicaba “Espacio A23, Alberto es Futuro”.

“Van a encontrarse y hablar 20 minutos antes, espero que Alberto sea puntual”, contaron desde el entorno del Presidente en la previa del acto por el centésimo aniversario de YPF.

El marco estaba montado para el reencuentro, después de 90 días sin hablarse, entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner, y las expectativas estaban depositadas en los discursos de ambos dirigentes, que iban a estar precedidos por las palabras del titular de la petrolera estatal, Pablo González.

Mientras se aguardaba el inicio de la ceremonia en el Pabellón 15 de Tecnópolis, los periodistas intercambiaban información sobre las posibilidades del reencuentro, la duración de cada uno de los discursos y la línea que seguiría cada uno de ellos, al paso que degustaban unos sándwiches de pan de espinaca con fiambre, sacramentos de jamón y queso o scons de queso, regados con gaseosas y café, catering a cargo de la empresa anfitriona.

En el predio, más de 15.000 ypefianos, así se llama a la familia trabajadora de YPF, recorrían el parque y disfrutaban de sus atracciones, a la espera de los shows que comenzarían una vez terminado el acto. La presencia de Tini, Turf, Damas Gratis y el cierre con Soledad garantizaba una concurrida convocatoria para este 3 de junio, a partir de las 20.

El arribo de los 500 invitados al evento mostraba entusiasmo por la foto que dejaría la actividad, aunque la misma era comedida. Y estaba claro que habría pocas sillas vacías, aunque no fueron de la partida ni Máximo Kirchner ni Sergio Massa, cuyos voceros habían anticipado su participación. Tampoco estuvo el Jefe de Gabinete, Juan Manzur, quien los viernes tiene su cita ineludible: retronar a Tucumán para el fin de semana.

“Estoy contento de estar en el cumpleaños 100 porque no voy a llegar al 200”, bromeó al ingresar el ministro de Defensa, Jorge Taiana. Una diputada cercana al Presidente marcó: “espero que sea el inicio de algo, así la situación es inviable”, y agregó: “tiene que haber acuerdo”.

Otro hombre de la Provincia de Buenos Aires comentó a La Patriada: “esperemos que se empiecen a resolver las cosas”, y señaló que “por suerte en el distrito se ve más gestión, se están empezando a resolver las cosas”. El ingreso distendido y en plena charla de Daniel Scioli y Juan Grabois sorprendió a más de uno.

En primera fila, se ubicaron miembros del gabinete nacional: desde el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el canciller Santiago Cafiero, hasta el titular de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y sus pares de Interior y Desarrollo Social, Eduardo de Pedro y Juan Zabaleta, respectivamente, pasando por los jefes de las carteras de Salud, Carla Vizzotti; Educación, Jaime Perczyk; Obras Públicas, Gabriel Katopodis; Seguridad, Aníbal Fernández; el propio Taiana y la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra. También se dieron cita los gobernadores Axel Kicillof, Mariano Arcioni, Omar Gutiérrez, Sergio Ziliotto y Alicia Kirchner, entre otros. Los dirigentes sindicales como Omar Plaini (Canillitas), quien se sentía muy orgulloso por haber votado la Ley que permitió recuperar YPF cuando era diputado nacional, Vanesa SIley (Judiciales) y Sergio Palazzo (Bancarios) estuvieron entre los invitados.

“La previa estuvo de lujo”, señalaron tanto desde Casa Rosada como desde el Senado y coincidieron en que “fue un lindo acto”.

A lo largo de casi 2 horas y con una escenografía simple pero que incluyó un viejo surtidor, 100 años en un cartel corpóreo y pantallas gigantes con las imágenes de los oradores, los tres expositores hilvanaron sus palabras relatando la historia de la empresa, zurciendo pasado, presente y futuro.

A las 18, dio comienzo al acto González, oriundo de Santa Cruz y ex senador por la provincia. Durante 15 minutos, rescató desde el fondo de la historia a la compañía. Diferente en la relación con los dos dirigentes, de tuteo con Cristina y más formal con Alberto, desde su entorno aseguran que quiere ser candidato a gobernador el año próximo y así suceder a la actual mandataria, que ya no podrá ser reelecta.

Luego, Cristina desgranó sus palabras a lo largo de poco más de media hora. Comenzó mostrando un video en el cual Nicolás Dujovne, exministro de Economía de Mauricio Macri, resaltaba el grado de desendeudamiento de la economía argentina, tanto del país, como las empresas y las familias. “El video lo eligió ella”, indicaron desde su despacho, al igual que fue la Vicepresidenta quien seleccionó las tapas de los diarios La Nación, Clarín, Página 12 y Tiempo Argentino para mostrar cómo presentaban los medios la recuperación de YPF por parte de su gobierno el 16 de abril de 2012, según la misma fuente.

La metáfora de la lapicera

Ya en su carta del 27 de octubre de 2020, la Vicepresidenta había aludido al uso de la lapicera por parte del Presidente. Bajo el título “De silencios y curiosidades. De leyes y responsabilidades”, escribió “la lapicera no la tiene Cristina… siempre la tuvo, la tiene y la tendrá el Presidente”. Ayer hoy retornó sobre esta herramienta que le pone la firma a las decisiones, al decirle al Presidente: “te pido que la lapicera la uses”. No es la única dirigente que le pide que use la tinta con su rúbrica para imponer su autoridad y marcar el camino. Lo propio hizo el 20 de mayo último Gerardo Martínez, el titular de la UOCRA, quien le regaló una lapicera al finalizar su discurso. En ese acto, el sindicalista le sugirió al primer mandatario hacer lo que la Constitución manda, es decir, responder al sistema presidencialista y no convalidar las listas sábanas. En otras palabras, dejar de lado a la Vicepresidenta.

Para un funcionario que funciona y con espacio propio ganado en el gobierno, “los medios van a tapar todo con lo de la lapicera, pero fue un acto sobrio y prolijo. Estuvo muy bien Pablo González y tuvieron algunos gestos entre ellos”.

Otro ministro del gabinete fue categórico sobre el cuestionamiento al Jefe de Estado por parte de la titular del Senado, y cargó contra ella: “la lapicera de IEASA, la empresa del gasoducto del Néstor Kirchner, la tiene CFK”, haciéndola responsable por el retraso en la ejecución de la obra. Otro habitante de Casa Rosada y asiduo visitante al despacho del 1º piso sostuvo que es “una novela sin rating”, dando a entender que es un debate solo para unos pocos.

La mención por parte de la Vicepresidenta a la marcha de “Ni Una Menos” que se estaba desarrollando al mismo tiempo en el Congreso Nacional levantó los aplausos y vítores, especialmente de periodistas mujeres.

A su turno, Fernández indicó que “estoy de acuerdo con Cristina y le planteé a Techint mi preocupación para que ellos hagan su aporte en ese proyecto”, con respecto a la construcción del gasoducto Néstor Kirchner, cuyo único proveedor de caños sin costura es la empresa de Paolo Rocca. El magnate fue consultado hace unos días en Casa Rosada por La Patriada, en el acto de lanzamiento del decreto para aumentar la explotación petrolífera. Ante la consulta sobre la necesidad de aportar a los sectores más desprotegidos en momentos de alzas de precios desmedidos por la guerra, respondió: “estamos ayudando a generar más puestos de trabajo aumentando la inversión”. Dejó de lado cualquier posibilidad de acceder a distribuir la riqueza generada fortuitamente por la guerra de una manera más disruptiva.

El Presidente habló durante 22 minutos y cerró sus palabras apelando al “Flaco” Spinetta, “aunque a Cristina no le gusta que hable de rock”, y rememoró la frase de la Cantata de Puentes amarillos “Mañana es mejor”.

Acto seguido, al levantarse ambos de sus sillas, Cristina le obsequió un bolígrafo a Alberto, poniendo en acción su frase y sin dejarle lugar para las excusas.

“Estaban todos muy contentos”, fueron las 4 palabras seleccionadas desde Casa de Gobierno para definir la sensación al finalizar la jornada.

Por su parte, González se mostró muy agradecido por que hayan accedido a la participación el Presidente y la Vicepresidenta. En otro orden de cosas, recibió en tono de broma quejas por el escaso catering que hubo: “tenemos que administrar los recursos, sino nos critican mucho”, dijo, y se marchó para celebrar lo que quedaba del cumpleaños de YPF frente al escenario principal, cuando ya estaba cantando la joven Tini.

El frío arreciaba un poco más, eran las 20, y los ypefianos buscaban hamburguesas que eran entregadas en los mostradores del servicio ofrecido por YPF Full a quien se quisiera acercar.

También podés ver...

La Provincia presentó proyectos para reurbanizar barrios populares en Mar del Plata

El ministro bonaerense de Hábitat y Desarrollo Urbano, Agustín Simone destacó el trabajo del Organismo Provincial de Integración Social y Urbana (OPISU) y señaló la importancia de "conocer las necesidades de los vecinos".