Alcira Argumedo analiza el menemismo, la restauración conservadora y el saqueo

La socióloga, investigadora del Conicet y exdiputada dialogó con FM La Patriada a propósito del reciente fallecimiento del expresidente Carlos Saúl Menem y los debates que se abrieron sobre las consecuencias desgraciadas para los sectores populares que dejaron las políticas públicas implementadas durante su gobierno, en la década del 90.

Tras la reciente muerte del expresidente Carlos Saúl Menem, que impulsó políticas de desindustrialización y de redistribución de la renta en perjuicio del trabajo y a favor del capital, Alcira Argumedo ofreció un análisis sobre ese período sombrío de la historia argentina y consideró que  "hay que verlo en términos de lo que fue, una gran estrategia de restauración conservadora programada por Henry Kissinger".

En ese sentido, sostuvo que Kissinger, exsecretario de Estado norteamericano en los años 70 del siglo XX, cuando se instalaron a sangre y fuego las políticas neoliberales en varios países de América Latina, fue "uno de los más brillantes y siniestros estrategas de Estados Unidos".

Según la política y socióloga, ese plan "respondía a lo que era la llamada 'Revolución del tercer mundo'".

"Se llama la Revolución del tercer mundo al proceso que se inicia desde el fin de la Segunda Guerra (Mundial) hasta comienzos de los 70; que son los procesos de liberación nacional y social de independencia de la India, de China, Indonesia, del mundo árabe, que han golpeado núcleos decisivos del poder de la potencia", explicó.

Así, la estrategia de Henry Kissinger consistió en esa "ola sincrónica de dictaduras militares, utilizando el terrorismo de Estado, sin ningún tipo de consideración humanística para recomponer el poder perdido de Estados Unidos y las potencias de occidente", insistió.

"De esa restauración conservadora sólo se salvaron China, India, Cuba y otros países menores vinculados en ese momento a la Unión Soviética o a China", agregó.

La exdiputada que desde los inicios del menemismo planteó una resistencia al menemismo junto con el recientemente fallecido cineasta y político Fernando "Pino" Solanas, a través de la conformación del Frente Grande, también estimó que "el único modelo exitoso fue el de China; en términos económicos pasó de ser un país empobrecido del tercer mundo a ser potencia mundial".

 

Domingo Cavallo, estatización de la deuda de corporaciones y desguace del Estado 

En otro tramo de la entrevista, Alcira Argumedo señaló el rol fundamental del exministro de Economía durante los gobiernos de Carlos Menem y Fernando de la Rúa, Domingo Cavallo, en la restauración conservadora.

Cavallo supo integrar, según Argumedo, "lo que se llama los tanques de pensamientos de los grandes grupos de poder económico- financiero como BlackRock, y todos esos tanques de pensamiento son estructuras político-intelectuales que son los que piensan estrategias, definen lineamientos, cómo se aporta a la recomposición y consolidación del poderío de estos grandes grupos económicos".

"Él integra el 'Grupo de los 30', el grupo Bildelberg y la Comisión Trilateral, esto desde los años 70", continuó.

"Él va a ser un gestor fundamental de la recomposición hegemónica de estos grupos. Primero va a ser presidente del BCRA.  Va a ser un factor fundamental en tomar esa deuda odiosa y fraudulenta, y también va a ser responsable de la estatización de la deuda privada de los grandes grupos económico financieros".

Así, la socióloga puntualizó en que "el Estado se hizo cargo de deudas que duplicaron la deuda externa, ése fue su papel para la desarticulación de lo que habían sido esos modelos que cuestionaban la hegemonía de los Estados Unidos, con mayor o menor radicalidad".

Y profundizó: "Su segundo papel es cuando, ante la crisis de la hiperinflación del gobierno radical de (Raúl) Alfonsín, que logra que los bancos no le hagan ningún préstamo más y logra que el gobierno caiga. Él es un artífice de los grupos económicos financieros, no es un funcionario argentino".

Neoliberalismo y la traición a las banderas del peronismo 

Durante el transcurso del diálogo con "Me gusta cuando callas", Argumedo también hizo referencia a la llegada de Cavallo como funcionario del gobierno de Menem, quien accedió al poder con los votos y las banderas del peronismo, que luego traicionó.

"El tema es cómo lo logra sobre un peronismo que venía de una crisis muy profunda, la represión del gobierno militar cayó fundamentalmente sobre el peronismo combativo o sobre los sectores trabajadores, el 50% de los desaparecidos son obreros y ésa no era la composición de la guerrilla".

"Y lo característico era quebrar la columna vertebral del peronismo,  y a partir de ahí, con todo lo que significaba en los 90, como la caída del muro de Berlín, tener esta continuidad", prosiguió.

¿"Vos crees que Menem era capaz de tener la idea del proyecto que se llevó adelante en esta entrega de los recursos, y de las empresas públicas, incluso las más rentables y de desarticulación de sistema productivo de la argentina?", se preguntó.

"Pensar que se desarticuló el sistema nacional de ferrocarriles, la flota mercante y fluvial, la privatización de YPF. Eso ha significado para la Argentina, desde entonces hasta ahora, unos 450 mil millones de dólares en concepto de renta financiera, y esto se pudo actuar sobre un peronismo, una parte que se volcó, otra parte que estaba más o menos, y sobre todo, una fuerte influencia de panorama internacional", añadió.

 

Perón, y el odio inglés y estadounidense

Por otra parte, Alcira Argumedo hizo referencia a los comienzos del peronismo y consideró que la movilización del 17 de octubre de 1945 junto el triunfo en las elecciones de Juan Domingo Perón en febrero de 1946 son acontecimientos políticos que van a tener "mucha influencia en el tercer mundo".

"Pensar que la siguiente revolución triunfante fue la de Gandhi, en el 1947, recordó.

También remarcó que, cuando aún no se había iniciado la Guerra Fría, el entonces primer ministro británico, Winston Churchill, inició "una campaña en contra de Perón, acusándolo de nazi-fascista, que era el insulto político de la época".

"Este secretario de trabajo estaba dando aguinaldo, suba de salarios reales, vacaciones pagas y una serie de derechos sociales que afectaban las inversiones de ellos, en ese momento Inglaterra tenía ferrocarriles, frigoríficos, puertos, (en el país)", contó.

"Por una parte, esa fue la denuncia de Estados Unidos e Inglaterra, y por otra parte, en términos del Partido Comunista de Argentina, veía un drenaje de sus cuadros, que se iban hacia la convocatoria de este coronel. Pero entre los países de tercer mundo, sí fue una referencia muy importante", manifestó.

 

China 

La referencia ineludible a China se hizo presente en las declaraciones de Argumedo, para quien se trata de un país muy exitoso en términos económicos a nivel mundial.

"Sin desconocer el carácter despótico en su sistema político, en términos económicos pasó de ser un país empobrecido del tercer mundo a ser la primer potencia mundial, con un modelo en el cual el Estado conserva áreas claves de la economía, como, por ejemplo, el sector del Comercio Exterior, el sector financiero, determinadas áreas estratégicas, el desarrollo científico-tecnológico, el sector educativo y demás, y después deja las otras áreas para las empresas que pueden venir del extranjero", dijo.

"El tema -insistió- es que (China) sí le está ganando la disputa hegemónica a Estados Unidos en varias áreas".

De esa manera, estimó que se trata de una "situación de alto riesgo, porque en términos económicos precisamente la política de (Donald) Trump, lo que se llamó la guerra comercial, es que mientras Estados Unidos exportaba a China 120 mil millones de dólares, importaba desde China 550 mil millones de dólares. Esto le generó un desfasaje en su balanza de pagos".

 

¿Una tercera guerra mundial?

Por último, a Alcira Argumedo se le preguntó sobre si existe o no la posibilidad de una Tercera Guerra Mundial y opinó que "siempre hay un loco que puede tirar la primera bomba, (pero) no creo que se haga".

Aunque, agregó, "tampoco podés descartarlo".

"Ahora me da la sensación que la magnitud de la crisis a la cual tenés que agregarle, no solo la crisis económica social, sino además, la crisis ambiental con el calentamiento global que, es casi civilizatoria; esto quiere decir que, de continuar las mismas estructuras del poder, concepciones y valores que lidiaron hasta acá los últimos 40 años, vamos a ver un resultado catastrófico".

"Esto en Occidente, porque el que está sufriendo una crisis brutal es Occidente, China y Corea del Norte no están sufriendo lo que están sufriendo los países de Occidente, que fueron los que llevaron más a fondo los modelos neoliberales", cuestionó.

"El modelo neoliberal llegó a una polarización que hizo inviable a su propio modelo", completó.

Fuente: Me gustas cuando callas - FM La Patriada.

También podés ver...

Soberanía alimentaria, Ley de Etiquetado Frontal y derecho a la información

La nutricionista Antonella Cafardo dialogó con FM La Patriada sobre la Ley de Promoción de la Alimentación Saludable y también del Etiquetado Frontal, que permite el acceso a la información "de lo que comemos"

Show Buttons
Hide Buttons