Alberto Fernández: "Dimos un gran paso como sociedad"

En su primera declaración pública tras la media sanción que obtuvo el proyecto de legalización de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, el presidente celebró el avance y sostuvo que se debe "garantizar que la mujer que se someta a un aborto tenga las condiciones de seguridad sanitarias necesarias".

En diálogo con Ursula Vargues, en FM La Patriada, el Presidente aseguró que la interrupción del embarazo no es un problema de tipo religioso y resaltó que el Estado debe "garantizar que la mujer que se someta a un aborto tenga las condiciones de seguridad sanitarias necesarias".

Fernández también advirtió que "el aborto, cuando se practica más allá de la semana catorce del embarazo, seguirá siendo un delito".

"No es un tema religioso, es un tema de salud pública", dijo y agregó que, no obstante, "hay que entender que en Argentina conviven distintas creencias y no todos opinan lo mismo".

Por otra parte, se refirió a la ley de los 1.000 días, que también obtuvo media sanción durante la mañana del viernes: "Tiende a garantizar a la mujer que quiere tener un hijo, que no sea la situación económica lo que se lo impida", aseguró.

"Ningún argentino se vio privado de la atención médica"

Por otra parte, el Presidente hizo un balance positivo de su gestión, a pesar de las dificultades impuestas por la crisis económica y la pandemia. "Hicimos muchísimo, pero esta no es la argentina soñada", matizó.

Alberto Fernández: "Al cabo de todos estos meses de pandemia tenemos la tranquilidad que ningún argentino se vio privado de la atención médica"

"Mi balance es positivo. Creo que encontramos un país complicado y la pandemia lo terminó de enfermar, eso hizo todo más difícil", aseguró.

Sin embargo, enfatizó en el hecho de que el gobierno tuvo reacción para poner de pie el sistema de salud: "Al cabo de todos estos meses de pandemia tenemos la tranquilidad que ningún argentino se vio privado de la atención médica".

En el mismo sentido, subrayó las gestiones que se vienen realizando para que el país acceda lo antes posible a la cantidad suficiente de vacunas: "Tenemos que ir saltando vallas. La valla de la pandemia es altísima.

"Que seamos el primer país de América Latina que tiene fecha para empezar a vacunar fue un esfuerzo enorme", resaltó.

Consultado sobre su relación con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, aseguró: "Nos llevamos bien y en lo sustancial no tenemos ninguna diferencia".

Y sobre la atención mediática que tiene su vínculo con la vicepresidenta, Alberto destacó: "Cuando hablo mucho con Cristina soy un títere, y si no hablo es un problema institucional enorme. En el fondo, lo que quieren es que Cristina y yo estemos divididos, lo que quieren es que esto no funcione".

El Congreso definirá qué pasará con las Primarias

Alberto Fernández contó, asimismo, que el reclamo de suspensión de las primarias está impulsado por los Gobernadores, tanto del Frente de Todos como de Juntos por el Cambio.

Los mandatarios de las provincias de Corrientes y Jujuy se manifestaron en ese sentido, precisó.

El Presidente explicó que los gobernadores respaldan su propuesta con dos fundamentos: por un lado, la vigencia de la pandemia y, por otra parte, el costo de las elecciones, que calculó en 13mil millones de pesos, los cuales se podrían usar para afrontar gastos que demanda el combate contra el coronavirus.

"La discusión está en el Congreso y se va a hacer lo que el Congreso defina", aseguró.

“La Corte ve que hay gravedad institucional cuando se afecta en algo a la Justicia”

También Alberto Fernández criticó el funcionamiento de la Corte Suprema de Justicia, por la discrecionalidad con la que define el tratamiento de las causas y por el caso del exvicepresidente Amado Boudou. 

"Uno se encuentra que un día la Corte abre un per saltum, que le permite apropiarse de cualquier causa en cualquier instancia previa; y eso lo ha hecho hace muy poco tiempo para analizar el traslado de tres jueces", recordó el Presidente, en referencia a los magistrados Bruglia, Bertuzzi y Castelli. 

"En los últimos diez años la Corte utilizó el per saltum solo en dos ocasiones: cuando se trató la democratización de la justicia que la declaró inconstitucional y en el traslado de estos tres jueces. La Corte ve que hay gravedad institucional cuando se afecta en algo a la Justicia".

Así, Fernández se refirió a la decisión que tomó el máximo tribunal la semana pasada, cuando rechazó un recurso de la defensa de Amado Boudou.

"Hay gravedad institucional cuando trasladan a tres jueces, pero la sana discreción les dice no intervengas cuando condenan a cinco años de prisión a un exvicepresidente de la república", analizó.

"La apertura de los recursos tiene un nivel de discrecionalidad pasmosa que no puede tolerarse, eso debe ser corregido, debe ser regulado simplemente, y eso va a ser en favor de la Corte", apuntó Alberto Fernández.

Interrogado por la reforma judicial y las recomendaciones elaboradas por un grupo de once destacadas juristas argentinas, sostuvo que el proyecto que ya tiene media sanción sólo comprende una reforma de la justicia federal, "pero el problema argentino va mucho más allá".

Asimismo, aseguró que contó que en casi todas las apreciaciones que hizo el grupo de juristas, tienen dos posiciones.

"Lo que está claro", precisó, es que todos "plantean cambiar las cosas, en un sentido o en otro pero cambiarlas, nadie plantea que todo siga igual".

Tarifas

El Presidente, por otra parte, explicó que buscarán elaborar un nuevo sistema de tarifas que tendrá dos prioridades, la calidad en el servicio y los precios que resulten razonables para los bolsillos de los consumidores.

"Tenemos que tener servicios que funcionen y que sean pagables por los argentinos", resumió.

En ese sentido explicó que "la pandemia ha permitido saber quién es quién y, a partir de allí, podemos pensar en diferentes tarifas y ver cómo hacer que el que pueda pagar pague y el que no pueda reciba el subsidio del Estado".

Sobre ese punto, desglosó tres estratos sociales y tarifarios: "uno que está en una situación de emergencia; un porcentaje grande de gente de clase media que puede pagar una tarifa que crezca más o menos como el costo de vida, pero que no puede pagar una tarifa dolarizada; y un grupo de gente que puede pagar la tarifa plena".

De todos modos, el nuevo esquema de tarifas debe cumplimentar un proceso administrativo y de debate público que podría arrojar un resultado recién para el mes de marzo del 2021.

Fuente: Factor UV - FM La Patriada.

También podés ver...

Antonia Portaneri: "El 2015 inaugura un feminismo popular"

La militante feminista y vicepresidenta de la agencia Télam expresó que, "paradas desde la idea de la transformación de nuestras condiciones de desigualdad, podemos decir que somos peronistas y somos feministas".

Show Buttons
Hide Buttons