A cinco años del femicidio de Micaela García, la familia exige una reforma del sistema judicial

La madre y el padre de la joven reclamaron por la "aplicación efectiva" de la Ley Micaela en el Estado Nacional, provincial y municipal, en la justicia y las fuerzas de seguridad.

Micaela García, apodada «la Negra» por sus seres queridos, tenía 21 años cuando en la madrugada del 1 abril de 2017, en la localidad entrerriana de Gualeguay, a la salida de un boliche, fue secuestrada, violada y asesinada por Sebastián Wagner, un hombre que tenía antecedentes penales por abuso sexual, pero gozaba de libertad condicional, a pesar de que varios informes técnicos desaconsejaban su liberación.

La lucha por justicia de la mamá de Micaela, Andrea Lescano, y su papá, Néstor “Yuyo” García, junto al resto de su familia, sus amigas y amigos, así como el impacto social del caso que develó el grave problema de violencia institucional, expusieron la carencia en perspectiva de género de los organismos del Estado y alertaron sobre la necesidad urgente de capacitar a sus integrantes.

El resultado fue la sanción, en diciembre de 2018, de la llamada «Ley Micaela», que establece la capacitación obligatoria en la temática de género en todos los ámbitos, que concientice, prevenga, erradique y sancione la violencia de género hacia las mujeres en todas sus formas.

La madre y el padre de Micaela García aseguraron hoy al recordar a su hija que su «fuerza se ha multiplicado», pero que «muchas cosas no han cambiado y por eso a las pibas las siguen matando», por lo que exigieron una «reforma del sistema judicial».

El sistema de Justicia, «en la mayoría de los casos, sigue revictimizando a las víctimas, actuando tarde y siendo indiferente», afirmó hoy la Fundación Micaela García «La Negra», que conducen Néstor García y Andrea Lescano

A cinco años del femicidio, sus padres piden recordarla «por la forma en la que eligió vivir: luchando contra las injusticias».

Por eso, recalcaron que la fuerza vital de Mica, «lejos de extinguirse, se ha multiplicado» y que «su sonrisa se convirtió en la bandera para construir una sociedad mejor y libre de violencias».

«En merenderos, paredones, locales militantes, universidades y centros culturales, vemos su rostro alegre pintado como compromiso para no bajar los brazos, ni conformarnos. Y la ley que lleva su nombre es una causa que motoriza trabajo y militancia», resaltaron.

Asimismo, Néstor y Andrea puntualizaron que «muchas cosas no han cambiado» y por eso a «las pibas las siguen matando no sólo los femicidas sino, también, un Estado sin perspectiva de género».

En ese sentido, exigieron una reforma judicial para que el sistema de justicia argentino «tenga intervenciones adecuadas y rápidas y no perpetúen la impunidad».

También reclamaron por una «aplicación efectiva» de la Ley Micaela en el Estado Nacional, provincial y municipal, en la justicia y las fuerzas de seguridad, y un «fortalecimiento» de las áreas de género.

Puntualmente convocaron a crear más casas de tránsito para mujeres en situaciones de violencia de género y programas de atención y reeducación para varones violentos.

 

Fuente: Agencia Télam

También podés ver...

EEUU: La Corte Suprema revocó el derecho constitucional al aborto

El máximo tribunal de ese país dejó sin efecto la sentencia Roe vs. Wade de 1973, que durante casi medio siglo garantizó el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo. El fallo le devuelve a cada estado la potestad de autorizarlo.