Samir Amin: cambiando la geografía de la razón. Por Lewis R. Gordon*

Samir Amin: cambiando la geografía de la razón. Por Lewis R. Gordon*

1
903
0
lunes, 10 septiembre 2018
Ensayos

El pasado 12 de agosto falleció el filósofo egipcio Samir Amin, uno de los prinicpales referentes de la Teoría de la dependencia. Junto con Immanuel Wallerstein y André Gunder Frank desarrolló, en los años setenta, una caracterización del capitalismo como sistema mundo de alcance cultural, profundizando en las caracteristicas del capitalismo periférico, la crítica de la idea de “subdesarrollo” y la elaboración del concepto de “eurocentrismo”. En el mes de junio había recibido el Premio “Frantz Fanon” de la Asociación de Filosofía del Caribe. A continuación, compartimos una semblanza de Amin, realizada por Lewis Gordon, filosófo jamaiquino, de origen afro-judío, Primer Presidente de dicha Asociación.

 

Samir Amin fue ganador de este año del Premio “Frantz Fanon Lifetime Achievement” de la Asociación Filosófica del Caribe. La ceremonia en la que recibió su placa se llevó a cabo en la Universidad Cheikh Anta Diop en Dakar, Senegal, en junio. Al recibir su premio, Amin ofreció una emocionante reflexión sobre los desafíos políticos globales de hoy con un recordatorio de que la revolución no es un evento logrado de la noche a la mañana. Requiere una lucha comprometida a largo plazo.

Era apropiado que Amin fuera honrado de esta manera en una universidad que lleva el nombre de uno de los grandes revolucionarios africanos del siglo XX. También fue conmovedor porque a pesar de ser un africano de ascendencia egipcia y francesa, su corazón también se encontraba en Senegal, donde dedicó buena parte de su vida al Foro del Tercer Mundo que co-fundó allí. Que el lema de la Asociación Filosófica del Caribe sea “Cambiando la geografía de la razón” es también un testimonio de la influencia de Amir.

Su crítica del eurocentrismo inspiró a muchos intelectuales en todo el Sur Global. La Asociación Filosófica del Caribe no fue fundada como un espejo de las prácticas intelectuales en el Norte Imperial. Sus objetivos no fueron sólo valorar las ideas del Sur Global, o el lado de abajo de cierta euromodernidad, sino también para estimar el hecho de ser valorado por ese mundo.

Samir Amin estimaba ser valorado por un mundo cuyos objetivos trascendían a euromodernidad. Compartió el escenario esa noche con el famoso filósofo senegalés Souleymane Bachir Diagne, el economista y músico senegalés Felwine Sarr y el novelista y ensayista brasileño Conceição Evaristo. No había forma de que ninguno de nosotros supiera que estábamos compartiendo un momento preciado en el último mes y medio de la vida de este gran intelectual.

Samir Amin falleció el 12 de agosto, para consternación de tantos en todo el mundo. Muchos obituarios se refieren a él como egipcio y marxista, pero como vimos en nuestro breve tiempo con él, también era un africano cuyas casas eran Egipto, Francia y Senegal, y, como intelectual, el mundo. Él era muy querido.

En su presentación de la conferencia de la Asociación Filosófica del Caribe “Samir Amin y el Futuro de la Filosofía del Caribe”, el sociólogo, filósofo y economista político de Antigua, Paget Henry, expresó, en nombre de todos nosotros, su aprecio por el trabajo pionero de Amin sobre la importancia del Tercer Mundo, ahora el Sur Global, los pueblos que se hacen cargo del camino de la historia.

La necesidad histórica no debe ser, como el filósofo alemán G.W.F. Hegel y muchos pensadores eurocéntricos confesaron, europea. Amin entendió, en una larga tradición de pensadores africanos, la centralidad de lo contingente y lo incierto. A diferencia de otros pensadores orientados al marxismo, muchos de los cuales esperaban una dialéctica de desarrollo lineal de los acontecimientos mundiales, Amin entendió, en una larga tradición de pensadores africanos, la centralidad de lo contingente y lo incierto. No se pronostica que la única forma de transformar el futuro y producir condiciones de libertad es convertirse en personas de color con máscaras blancas.

La articulación de Amin de la dinámica de la dependencia, no sólo en los arreglos económicos del colonialismo y el neocolonialismo, sino también en sus fundamentos culturales fue nada menos que una demanda para que las generaciones futuras construyan alternativas creativas para un futuro viable. La placa que Amin recibió, extendió esta observación de la siguiente manera:

 “A Samir Amin por su excelente trabajo en teoría política y economía política como investigador líder en el mundo, creador institucional y pensador radical comprometido con la dignidad humana, la libertad y la transformación revolucionaria del conocimiento”.

Samir Amin nació el 3 de septiembre de 1931 en El Cairo, Egipto. Sus padres eran médicos que, sin duda, le inculcaron un compromiso inquebrantable para sanar el mundo o, al menos, facilitar uno más sano. Continuó su formación de posgrado en ciencias políticas, estadística y economía en París, Francia. Fue un militante a lo largo de sus años de estudio, durante los cuales se convirtió en miembro del Partido Comunista Francés.

Inauguró una influyente línea de estudios críticos del “subdesarrollo”. Su tesis doctoral, con elementos que más tarde expandió y desarrolló, inauguró una influyente línea de estudios críticos del “subdesarrollo”, en la que se unieron posteriormente luminarias como Almícar Cabral, Frantz Fanon, Sekou Touré, Steve Bantu Biko, Walter Rodney, Thomas Sanakara, Aníbal Quijano, Enrique Dussel, Sylvia Wynter y Angela Y. Davis. Los pueblos no son subdesarrollados, todos están de acuerdo; se ve forzados a aparecer así.

A pesar de lograr su doctorado en economía en 1957, Amin no tomó al principio la ruta académica. Trabajó como investigador y asesor económico en Egipto y Mali antes de enseñar en Senegal y Francia desde 1963 hasta 1970, cuando se convirtió en el director del Instituto Africano de Desarrollo Económico y de Planificación en Dakar, Senegal, cargo que ocupó hasta 1980 cuando se convirtió en Director del Foro del Tercer Mundo en la misma ciudad.

Las contribuciones de Amin son sobre todo sus ideas. Sus libros y artículos son demasiado numerosos para mencionarlos en esta breve conmemoración. Las bibliografías de sus escritos están disponibles en varios sitios web, incluidos los Foros del Tercer Mundo. En su tributo, Vijay Prashad declara acertadamente que “en su libro más importante, La Acumulación a Escala Mundial: Crítica de la Teoría del Subdesarrollo (1974), que lo impulsó a la vanguardia de la teoría de la dependencia, Amin mostró cómo fluían los recursos de los países de la periferia para enriquecer a los países del núcleo a través de un proceso que llamó “renta imperialista”. Muchas de las personas que usan el término “eurocentrismo” hoy en día no saben que fue acuñado por Amin en su libro que lleva ese nombre: L’eurocentrisme (1988). En ese trabajo se centró en el capitalismo como un sistema cultural en lugar de un conjunto de expectativas algorítmicas basadas en el beneficio y la eficiencia, tal como lo propusieron sus defensores en microeconomía.

Hoy el término se usa a menudo sin una comprensión de las condiciones materiales del capital cultural, que revela la importancia continua de leer y volver a leer el pensamiento de Amin sobre el tema. Que la expresión se despliegue en todo el mundo es un testimonio de lo que elucida y la presciencia de la visión de Amin. Jeremy Glick, miembro del Comité de Premios de la Asociación Filosófica del Caribe, dijo esto, que se incluyó en la carta que Amin recibió el 1 de enero de 2018:

“Samir Amin es para mí una figura como Gramsci o Fanon o The Beatles, alguien de quien he estado aprendiendo toda mi vida. De hecho, no puedo imaginar mi vida intelectual y política sin las intervenciones de Amin.”

Muchos estarán de acuerdo. La ex presidenta de la Asociación Filosófica del Caribe Jane Anna Gordon y yo nos reunimos con Samir en su oficina en el centro de Dakar el pasado mes de junio justo antes de la conferencia en la que se lo honraba. La oficina estaba debajo de su departamento en el Tercer Foro Mundial. Pasamos una tarde maravillosa discutiendo sus recuerdos de conversaciones y colaboraciones con grandes revolucionarios a quienes todos admirábamos, como Cabral, Fanon y Touré, cada uno de los cuales conoció personalmente, y luego pasamos a la situación global contemporánea.

Samir comentó sobre la situación contemporánea de las relaciones entre Rusia y los Estados Unidos, los desafíos a la Unión Europea y la complejidad de lo que China está haciendo como líder mundial, en este momento negativo de renovación de la acumulación primitiva. Hablamos sobre la anemia de muchos grupos izquierdistas nacidos de su alergia al poder. Reflexionamos sobre el impacto de la posmodernidad en la vida política contemporánea, donde incluso hay fascistas posmodernos que reivindican el antiesencialismo y se unen en contra de su supuesta victimización. Nos burlábamos de la tontería de enfrentarnos a la clase, el género y la raza, en lugar de pensar, como lo hizo Thomas Sankara, en su interconexión y múltiples formas de producción bajo el capitalismo global. Y hablamos sobre la importancia de entender la libertad y el florecimiento de la vida como objetivos políticos.

A Jane y a mí nos conmovió el regalo de un momento íntimo con un intelectual que simplemente es quien es y dice lo que piensa. Aunque hay muchos estudios y retratos que se han escrito sobre Samir Amin, y sin duda habrá muchos más por venir, lo que presenciamos fue una pasión central por la dignidad y el respeto a la vida marcada por la madurez y el coraje.

La Asociación Filosófica del Caribe y la Sociedad Filosófica de Senegal organizaron una celebración maravillosa después de que Samir y otros recibieron su premio. La banda senegalesa Nakodjé cantó y tocó música en vivo, con una variedad de instrumentos tradicionales que atrajeron a todos a la pista de baile. Se formó un círculo en el que saltaron muchos, incluidos Bachir y Conceição, para expresar su alegría y presentar en la danza, la celebración continua de la vida. Entre ellos estaba Samir, cuyo rostro revelaba la alegría y la luz de un corazón abrumado. Aunque muchos de nosotros continuaremos leyendo sus palabras, aquellos de nosotros que tuvimos la buena fortuna de estar allí esa noche, recordaremos ese momento como la metáfora perfecta que, después de todo, es la danza: de la vida con la humildad y el compromiso con una causa que es mayor que nosotros y que siempre vale la pena luchar por ella.

 

Este breve video, ofrecido aquí con el permiso de Mireille Mendes-France, quien realizó la grabación, habla por sí mismo:

https://www.youtube.com/watch?v=7bMD4TerAgQ&index=2&list=LLJ5zIBQ9ePyKYeBTQGvz-ew

 

* Primer Presidente de la Caribbean Philosophical Association (2003-2008) , de la que fue el primer presidente (2003 a 2008) y actual presidente del comité de premios. Filósofo afro-judío, pensador político, educador y músico de jazz. Nació en la isla de Jamaica y creció en el Bronx, Nueva York. Sus temas de investigación son la filosofía africana, social y de la cultura y las teorías de la transformación social, la descolonización y la liberación. Como intelectual público, Gordon ha escrito para Truthout, Pambazuka News, Johannesburg Salon y The Mail & Guardian, y la revista Radical Philosophy Review.

 

Traducido por Alejandro de Oto

FM La Patriada

28 posts | 0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *