Home / Noticias / Para el juez Carzoglio, la república está «en terapia intesiva»

Para el juez Carzoglio, la república está «en terapia intesiva»

El Juez Carzoglio dijo que el país está en "emergencia moral" y contó que el Papa será testigo en la investigación en la que se indagan presiones del Gobierno en su contra.

El juez de Garantías de Avellaneda, Luis Carzoglio, se refirió al posible caso de espionaje del Gobierno a jueces en una conversación con FM La Patriada.

«No me sorprende porque forma parte de la decadencia que vive este país. Eso se está investigando», aseveró.

Y remarcó que «la república sostenida especialmente por el Poder Judicial está viviendo una crisis, está en terapia intensiva. Estamos viviendo momentos difíciles».

Carzoglio aprovechó también la ocasión para contar que el Papa será testigo en la causa en la que se investigan presiones en su contra.

En ese sentido, durante una entrevista con Andrés Lerner en FM La Patriada, señaló que confía mucho en el Poder Judicial: «Yo pienso en la libre decisión de mis colegas y voy a pensar que no hay un reperfilamiento después de las PASO, sino un cambio de decisión como producto de la convicción de cada juez», insistió.

Emergencia Moral

Carzoglio expresó que a pesar de las adversidades en la justicia, hay que pensar en positivo, «hay que empezar a construir en Argentina. Lo que hay que decretar es una emergencia moral en este país», expresó.

Además, consideró que los integrantes del Poder Judicial deben empezar a dar señales del lugar que ocupan en la sociedad, para demostrarles a aquellos a los cuales deben los cargos, al pueblo, a la gente, «que cumplimos con nuestra misión en función del otro, del juramento que hemos hecho dentro de la justicia», sostuvo.

Así también, estimó que los funcionarios públicos deben cumplir su misión en función del mandato que le dan los votantes.

«El ejemplo debe venir desde arriba, pero si no viene, tenemos que ser cada uno de nosotros; ustedes desde el periodismo, asumir la mayor o menor responsabilidad de lo que pasa en el país, y los que tenemos menor responsabilidad somos la ciudadanía», enfatizó.

El funcionario judicial, asimismo, dijo que hay que volver a reivindicar los valores que identificaban al ser argentino. «Principios, valores, respeto a la ley, al prójimo, el amor a la patria», señaló.

Por otra parte, recordó que había presentado una denuncia ante la justicia por el caso de hostigamiento en perjuicio de su persona por parte del gobierno: «A pesar de que se intentó detener la investigación, hoy, a través del Juez (Ariel) Lijo se están tomando las medidas apropiadas  como para poder llegar hasta el final de la investigación», afirmó.

Respecto a su situación en particular, y la suspensión a la que fue sometido como funcionario judicial, expresó que «el juri (de enjuiciamiento) fijó para el 9 de diciembre, una audiencia de prueba pendiente, y con posterioridad, febrero o marzo tal vez, llegaría la audiencia final».

«Hemos presentado pruebas con mis abogados, y entre los testigos se encuentra el Papa Francisco, cuyo testimonio lo tendremos vía vídeo-conferencia», aseguró.

El motivo por el cual es testigo el líder católico, se debe a que, según Carzoglio, el 80% del juri que se inició en el 2015 forma parte de una diferencia de criterio que mantuvo él con una fiscalía del foro judicial de Avellaneda entre 2009 y 2010 por la cual comenzó a recibir presiones.

«Yo no estaba de acuerdo con los procedimientos que utilizaba la misma y su relación con la policía bonaerense. A raíz de eso se comienza una tarea de acoso en mi contra, hasta llegar casi a enfermarme. El acoso laboral llegó a tal punto que me comuniqué con él, en ese entonces cardenal Jorge Bergoglio, quien me sugirió seguir en el mismo camino, aunque eso implique encontrarme con muchos enemigos», concluyó el funcionario judicial.

Fuente: Salvemos Kamchatka – FM La Patriada.

También podés ver...

Felipe Pigna, la lealtad y los comienzos del peronismo

El historiador repasó con FM La Patriada la emergencia de un acontecimiento que marcó un antes y un después en Argentina, con poderosos efectos en el presente, y también inscribió al programa político-económico de Mauricio Macri en el proyecto de la histórica derecha autoritaria y hostil con los sectores populares.