Home / Jarrones Chinos / Nahuelito: Dos amigas frente a sus propios miedos

Nahuelito: Dos amigas frente a sus propios miedos

Con la excusa de enfrentar al mítico monstruo del lago Nahuel Huapi, Tania y Jasmín (Victoria Raposo y Thelma Fardin) enfrentan sus propios miedos y extreman los límites de la amistad que las une.

Thelma Fardin y Victoria Raposo visitaron el estudio de FM La Patriada y conversaron con Nicolás Mársico y Luciana Glezer sobre la nueva obra de teatro que se estrenó el 2 de noviembre en el Método Kairos. (El Salvador 4530).

Nahuelito, es una historia que transcurre durante el viaje que realizan dos amigas al Lago Nahuel Huapi  con la idea de dar con el legendario monstruo. «Es una obra que habla de algo que nos representa como artistas en su lenguaje», contó Thelma, y añadió que de alguna forma, todos salen interpelados, porque todes tenemos algún vinculo de amistad que nos hizo crecer y que nos llevó a esta búsqueda del monstruo, y que finalmente, ese monstruo está adentro de ellas y adentro de ese vinculo, expresó.

Por su parte Victoria Raposo, (Tania), señaló que si bien habla de amistad, también  puede ser testimonio de todo tipo de vínculos. «Hay una verdad que sale, y hay que ver quién soporta esa verdad y quién no, con dos amigas que se quieren profundamente, pero que quizás están en dos momentos diferentes de la vida, y como dice Thelma, cualquiera puede sentirse interpelado porque habla de todo eso, de los vínculos», añadió.

Victoria sostuvo además que cada vez le encuentra más sentido al argumento de la obra. Cada vez le va encontrando mas verdad a Nahelito, y eso es increíble. «Por momentos mi personaje tiene algo que es como que no quiere ver, o no quiere enfrentar, y a veces en la vida tenemos momentos en los que nos recluimos, no queremos hacerle frente a ese monstruo, otras veces si. Y es ahí cuando le encuentro cada vez más verdad y mas sensibilidad también», dice.

Mi personaje (Jazmín), es más negador, afirma Thelma. «Se puede decir que también habla de lo que está pasando como sociedad y con las generaciones. De cómo, en diez años, las generaciones cambiaron sus ideales y su manera de vincularse. En ese sentido, nuestro vínculo cuenta dos posiciones y nos acompañan en la obra», dice en referencia a Violeta Brener y Azul Araya, quienes acompañan con la música. «Ellas son diez años más chicas que yo, entonces se ve esa otra generación y tiene otra liviandad por cómo encara los vínculos, que ni siquiera mi generación logró», reflexiona.

En cuanto a las características de su personaje, Thelma señala que es muy impulsiva; y también está en un momento en el que decide desde qué lugar va a construir esos vínculos; si va a ser con la verdad o no, y establece una relación con su experiencia personal real. «Muchas veces me ha pasado que, es difícil la honestidad total, y que el otre te acepte de esa manera por miedo, porque te da miedo que no te quieran si te mostrás completamente como sos», dice, y aclara que su personaje está en ese momento en el que se banca y dice, bueno, vamos a hacer la prueba de si el vinculo es lo suficientemente  fuerte o no para resistir esa verdad.

Thelma consideró además que el talento del escritor (y uno de los directores) de la obra, Matias Puriceli, logra plasmar  de manera muy sutil el momento en que luego de transitar ese vínculo y con las vivencias de la vida cotidiana, el amor se convierte en veneno.

En el caso de Thelma Fardin, protagoniza esta obra mientras madura el proceso judicial que se desprendió de la denuncia de abuso sexual contra Juan Darthés, episodio ocurrido durante una gira de la obra de teatro «Patito feo» en Nicaragua.

Thelma planteó que no hay que dejarse convencer con la idea de que «ya está», que ya no hay que seguir el debate ni la lucha. «Hay que seguir constantemente conquistando terrenos, sin descuidar lo ganado, pero también reconocer que podemos avanzar gracias a que se dieron previamente esos debates», concluyó la actriz en relación a la actualidad política y social que se vive en la Argentina y la región.

Fuente: No vuelven más – FM La Patriada.

También podés ver...

Nadar de noche, de Juan Forn, en El último lector

Seba Ronchetti comparte en la madrugada de FM La Patriada uno de los mejores cuentos del escritor argentino. "Tenía insomnio, estaba en pantalones cortos, sentado frente al ventanal abierto que daba a la terraza y al jardín. Las únicas luces prendidas eran los focos adentro de la pileta, pero la luz ondulada por el agua no conseguía matar del todo la sensación de estar en una casa ajena, el malestar indefinible con aquel simulacro de vacaciones".