Home / Jarrones Chinos / Junio, con los nombres de Darío y Maxi clavados en el cuerpo de los excluidxs

Junio, con los nombres de Darío y Maxi clavados en el cuerpo de los excluidxs

Si junio tiene el nombre de Maxi y el nombre de Darío, clavados como un 26 en los cuerpos de los excluidos y excluidas; si en el puente y en la estación nos encontramos, llueva, truene o salga el sol, y gritamos sus nombres como quien dice, ¡aquí estamos!. Lo dicen Liliana Daunes y Claudia Korol en FM La Patriada. Junio, el mes en que nacieron el Che y Mariátegui, el mes en que nace el nuevo ciclo, el Inti Raymi de los pueblos andinos, el Aré Poahú de los guaraníes, el Wiñoj Tripantu del pueblo mapuche.

Si volvemos a juntarnos como siempre y reconocemos en las y los compas que ahora llenan las calles rostros tan pero tan jóvenes como los de ustedes, allá por esa marcha de la resistencia en las que nos abrazamos por última vez.  Y nosotras estamos más viejas, y ustedes siguen con sus rostros tan jóvenes como entonces, tan bellos como los de las muchachas y muchachos que se empeñan todavía en dibujarlos en las paredes y en llevarlos en las remeras. Y me digo ¡qué dura es la vida y qué hermosa! y me pregunto ¿quién congela la alegría en sus sonrisas, en sus miradas, en sus palabras? Y me respondo que no, que no están congelada, aunque hace frío, porque siento que están tibias en nuestras miradas y en nuestras sonrisas y en nuestras palabras, y definitivamente en nuestros corazones.

Si junio lleva las hondas marcas de Honduras, clavadas como un 28 en la piel golpeada de nuestro continente. Si nos encontramos en la rabia con Isis y con Manuel, con Vanessa y con Walter, con Renán y con Wendy, con Berta y con Tomás, y con todas y todos los sembrados en este territorio violado por más de cinco siglos de colonialismo. Si nos encontramos con la libertad hecha pedazos, y sin embargo la seguimos amando y tratando de volverla al camino en los brazos de todas las resistencias.

Si nos encontramos con que la resistencia vuelve a las calles en las Honduras del continente, y que las compañeras feministas se juntan como entonces para gritar ‘Ni golpes de Estado ni golpes a las Mujeres’, y nos sigue enseñando a todas la lección del no pasarán.

Si junio revienta de indignación en la tierra guaraní, esa tierra tantas veces lastimada por los imperios, tanta veces conquistada y arrasada por los subimperios, tantas veces golpeada y despreciada, por temor a su rebelde coraje. Si junio se llenó de golpes de estado, pero también de pueblos en rebelión.

Si aprendemos de una vez que la conciencia del continente debe disparar contra las tiranías, antes que las tiranías disparen contra los pueblos. Y cuando digo disparar, digo afinar la puntería en nuestras miradas, en nuestros gestos, en nuestras intuiciones, en nuestros análisis, en nuestras acciones.

Si nos juntamos en junio, no en julio todavía, en los minutos de junio que nos quedan, no por apresurarnos, sino porque ya no hay tiempo.  Y si juntándonos nos miramos a los ojos, y nos reconocemos, y encontramos que en nuestros cuerpos marchan todos los cuerpos tirados al mar, enterrados, negados.  Y de todos los cuerpos hacemos uno, que puede ser tal vez el de Esther Ballestrino de Careaga, aquella Madre de Plaza de Mayo nacida en Uruguay, crecida en Paraguay, asesinada en Argentina, que junto con Azucena Villaflor y María Ponce de Bianco fundaron la Asociación de las Madres. Y que no quisieron desaparecer entre las aguas y volvieron a las playas para ser pruebas contra todas las dictaduras del continente conectadas en el Plan Cóndor.

Si junio, decimos, sigue siendo junio, el mes en que nacieron el Che y Mariátegui, el mes en que nace el nuevo ciclo, el Inti Raymi de los pueblos andinos, el Aré Poahú de los guaraníes, el Wiñoj Tripantu del pueblo mapuche, tal vez, todavía en junio podamos nacer un nuevo cuerpo que diga, por cada compa que caiga, diez se levantarán.

Si nos falta Lohana, nos falta Diana, pero la memoria de Stonewall sigue ardiente, y las hermanas y hermanes de Diana  y de Lohana gritamos en las calles contra los travesticidios y los transfemicidios. Y seguimos escribiendo dignidad y coraje en nuestras marchas.

Marrichihueu, compañera Esther, marrichihueu Darío y Maxi, marrichuhueu Lohana y Diana, 10 veces venceremos.

Fuente: Las Mareadas – FM La Patriada.

También podés ver...

«La situación de Correa se parece más a la de Lula que a la de Cristina»

Thelma Luzzani, periodista especializada en política internacional, también describió la situación del país ecuatoriano y sostuvo que el descontento con el gobierno viene acumulándose de antes, pero explotó con el aumento de tarifas de combustible.