Home / Jarrones Chinos / «Hay un modo de la militancia que tiene que trascender la idea del aguante»

«Hay un modo de la militancia que tiene que trascender la idea del aguante»

La licenciada en Ciencias de la Comunicación, profesora e investigadora en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Natalia Romé, conversó con Carlos Barragán sobre la penetración del neoliberalismo en nuestra democracia y los desafíos de la militancia.

Natalia Romé, doctora en Ciencias Sociales, consideró que ha transcurrido poco tiempo desde la asunción del nuevo gobierno como para hacer un análisis mas profundo respecto de la coyuntura política.

«La historia no va toda junta como un tren en una sola dirección», explicó.

«Estamos asistiendo a la aparición en distintos momentos, de genealogías históricas más largas», dijo y propuso que hay que parar un poco la pelota y dejar de verter compulsivamente opiniones todo el tiempo de todas las cosas.

En ese sentido, señaló que «hay que inscribir las coyunturas en plazos más largos. Pensar como parte de la formación política desarrollar espacios de pensamientos de base, de inteligencia colectiva».

«Hay un modo de la militancia que tiene que trascender esa idea del aguante»

Para Romé, además, existe una necesidad de comprender los tiempos desde la militancia, desde el partido, desde el Estado, como aristas distintas: «Hay un modo de la militancia que tiene que trascender esa idea del aguante», planteó.

También sostuvo que hay que hacer una autocrítica al interior del campo popular-democrático, abandonar la idea de esperar una linea o un discurso desde el Estado para repetirla de manera compulsiva y colectivamente. «Empecemos a tener ideas», remarcó.

«Hay que pensarlo como espacios de formación política, que lo necesitamos y es imprescindible y urgente que exista», aseguró.

«Hay que aportar ideas a un proceso que va a ser muy difícil»

Por otro lado, la investigadora consideró vital pensar en los desafíos de la militancia, de las organizaciones políticas, las unidades básicas, las universidades, que estén comprometidos en un proceso de democratización. «Hay que aportar ideas a un proceso que va a ser muy difícil», señaló.

También remarcó que existe una tarea muy importante que consiste en salir todo el tiempo a dar opiniones de los dichos de los diferentes actores o protagonistas políticos, y que esa acción «nos pone en un lugar que es siempre ya dentro de la cancha del adversario».

«Si utilizamos los mismos términos que nos impone el adversario político, es porque no nos estamos dando el espacio para crear los nuestros», y eso es riesgoso para el corto y el largo plazo, consideró.

Democracia y neoliberalismo

La llamada transición democrática en nuestro país, fue en el mismo momento en que se consolidó el proceso neoliberal. dice Romé, y que por lo tanto, «hay que dar esa discusión», señaló. «Nuestra democracia tiene mucho de neoliberal, y realmente necesita de un proceso de democratización: Hay una tarea que consiste en profundizar nuestra democracia«.

Sobre los alcances  de los retrocesos heredados del gobierno anterior, indicó que no alcanza con señalar que el problema del neoliberalismo es el macrismo.

En ese sentido, explicó que lo que hizo el macrismo fue hacer de ese proceso histórico, un discurso de gobierno, un discurso de Estado, algo tremendamente destructivo que generó problemas que vamos a seguir pagando durante mucho tiempo, porque «destruyó la palabra pública», expresó.

También consideró que si no sabemos distinguir lo que está bien de lo que está mal, si no hay un consenso respecto de algunos temas como el negacionismo, por ejemplo, se destruye mucho, porque nos deja sin la posibilidad de hablar, de participar de la misma comunidad, aunque sea de la comunidad de la disidencia, o en los desacuerdos, pero es muy problemático no tener una «lengua nacional común».

Por otro lado, estimó que parte del legado de la dictadura es el empobrecimiento del pensamiento político. «Hay un modo de la militancia que tenemos que complejizar, alimentar y enriquecer», subrayó.

«Hay que establecer diferencias entre los ámbitos de interlocución; no es lo mismo el discurso de Estado, el discurso de partido, o el discurso de la militancia».

La pregunta sería: «¿quién tiene que promover los espacios de mayor discusión?«, completó.

Fuente: Todos en Cuero – FM La Patriada.

También podés ver...

Luz Aimé Díaz, detenida «por un crimen que no cometió»

Lo dijo Lara Bertolini, activista por los derechos travestis, transgéneros y no binaries. Díaz, salteña, llegó a la ciudad de Buenos Aires en 2017 y, desde entonces, vive en el Hotel Gondolín, asociación de Derechos Humanos que funciona como refugio y Cooperativa para travestis y trans en Villa Crespo. Meses después fue acusada de un crimen del cual se declara inocente.