Notice: Undefined variable: imagen_act in /home/fmlapatr/public_html/wp-content/themes/sahifa/header.php on line 237
Home / Jarrones Chinos / Entrevista a la filósofa Esther Díaz: "Entré al feminismo por la ventana"

Entrevista a la filósofa Esther Díaz: "Entré al feminismo por la ventana"

El programa Me Gustas Cuando Callas conversa con la escritora y doctora en filosofía acerca de su recorrido de vida excepcional y las reflexiones sobre los mandatos, el sexo y el cuerpo. Un pensamiento que estalla los vidrios del sentido común y aporta a los feminismos una articulación fundamental entre la experiencia y la filosofía.

Todos los viernes y durante dos horas, el aire de los estudios de La Paternal muta al ritmo de la caída del sol y se trasviste para dar lugar a la rebautizada "FM La Matriada". Pues, el programa radial Me Gustas Cuando Callas despliega una noche de aquelarre insufrible donde las voces de mujeres, lesbianas, travestis y trans danzan alrededor de un fuego que decidimos prender semanalmente.

En el centro arden los temas que creemos urgentes, las preguntas que nos queremos hacer, las reflexiones irrenunciables y el placer claro, junto a la música, la poesía y el humor cómplice.

En esta oportunidad y detrás del teléfono se escucha una voz firme y ronca. Es Esther Díaz, la llamada "filósofa punk", que no sólo le sienta porque al "googlearla" surge la imagen de una Joan Jett argenta, sino por sus formas, temas y sobre todo, su vida.

 

 Una adelantada

 

Si los feminismos están llenos de ventanas, Esther Díaz entró de una patada. Sin proponérselo construyó a partir de su vida, una obra de arte feminista y argentina del siglo XX. Un camino que continúa al día de hoy, no libre de astillas de batallas personales.

Su voracidad por la lectura era tal que terminó la escuela primaria a los diez años. Un tiempo después su sueño de ir a la secundaria se esfumó: "No vas a estudiar" le sentenciaron sus padres.

"Por primera vez me marcan por ser mujer", cuenta y agrega que, a partir de ese momento, empezó a "acumular rechazos", entre ellos, por ir al baile, estudiar bandoneón y usar pantalones en Ituzaingó.

Y eso porque su destino no era sino el de casarse y ser una buena esposa y una buena madre, y con suerte, una buena abuela.

Así es que se casó, tuvo dos hijes y, luego de un divorcio tormentoso -"quédate callada, peor es estar sola", le decía su madre a pesar de verla con la cara llena de moretones-, comenzó a los 26 años la secundaria en paralelo a su trabajo como peluquera, lo único que le habían dejado estudiar.

Su voluntad la llevó a terminar sus estudios en dos años y a ingresar después a la carrera de Filosofía en la Universidad de Buenos Aires. Allí mismo obtuvo, cerca de cumplir los 50, su doctorado.

En ese proceso descubrió que todas las imposiciones y violencias que había sufrido provenían de las clases dominantes y patriarcales. Y así, abrazó la teoría feminista desde su experiencia.

 

La sexualidad sin fecha de vencimiento

 

En abril de 2017, Mauricio Macri, en tono jocoso, declaró en un acto en el relanzamiento del Instituto de Nacional de Administración Publica que tuvo que cortar el acceso a internet en un geriátrico (al cual se encargó de nombrar y ubicar geográficamente) porque ¨los viejos estaban como locos¨ accediendo a páginas web con contenido pornográfico.

No sólo infantilizó a les adultos mayores sino quem a través de un acto represivo e ilegal, el expresidente encarnó al más rancio sentido común: lxs viejxs no cojen.

En los últimos años, Esther Díaz se ha dedicado a pensar la sexualidad como pulsión de vida, y las necesidades de cuerpos y cuerpas sexuadas.

Así, aborda en su trabajo la sexualidad en la tercera edad, la sexualidad de personas con discapacidad y la sexualidad de sí misma.

"Me atreví a salir a la palestra de este tema una vez que me jubilaron en la UBA. Tenemos deseo desde que nacemos o desde antes de nacer, hasta que morimos. Mientras que no estemos con dolores terroríficos el deseo no se apaga. Lo que pasa es que los cuerpos van siendo colonizados por el machismo, sobre todo los cuerpos feminizados", afirma la filósofa.

"El machismo ha decidido que las mujeres somos deseables desde jovencitas hasta los cuarenta años. Después de esto se acaba señores. Esto está al servicio del patriarcado, ¡qué casualidad que es en el período en que somos fértiles!", señala Esther.

Para ella, esa imposición patriarcal ataca directamente nuestro inconsciente más allá de lo social y coacciona para que las mujeres lo aceptamos como verdadero.

De esta forma, su propuesta de una sexualidad "sin fecha de vencimiento" es una salida a esta trampa que ella pregona no sólo con sus textos, sino con su experiencia.

 

El encierro: con la queja o con el baile

 

Finalmente, y ante un panorama de encierro que ya imaginamos perpetuo, cómo no preguntarle a una filósofa por las posibilidades de pensarnos durante la cuarentena.

Con gran vitalidad, la filósofa punk, afirma que la pandemia habilita una temporalidad distinta, de mirarse a unx mismx, pensar proyecto de vida de une…mirarlo, reflexionar y tomar decisiones. Pensar hacia dónde queremos ir y, si es necesario, redireccionarlo.

"No tenemos bibliografía para esto, el encierro que estudió (Michel) Foucault es un encierro institucionalizado, individualizado y localizado, pero ahora el mundo está encerrado. Tenemos que desarrollar un pensamiento rápido", dijo.

Respecto al erotismo y la sexualidad, propone bailar al ritmo de la virtualidad: "La posibilidad que se abre es el Sexting, por primera vez el mundo cerró todas las fronteras del planeta, sin embargo, nos brinda la posibilidad de la comunicación virtual".

Esther Díaz encuentra en la imagen y el sonido ventajas propias de una pantalla, porque la intensidad de la excitación y la imaginación que permiten hacer cosas que con el cuerpo son imposibles.

"Una vez más se corrobora la hipótesis de que el sexo es lenguaje" sostiene y remata: "Es así que nos quedan el oído y la vista, luego la autosatisfacción. Al final deviene la realidad de cierta excitación precaria y la pérdida del cuerpo. Porque si bien el sexo es lenguaje es también anhelo de carne sobre carne".

Gracias a mujeres como Esther Díaz, quitándose de encima el lastre del conservadurismo académico, puso en palabras y acciones nuevos sentires y posibilidades. Por eso, hoy podemos pensar y sentir de manera colectiva otras formas de sexualidad.

Ella pronuncia con claridad y decisión cada palabra. Evita las metáforas y los eufemismos. Se apropia de temas y lenguajes que están vedados a las "señoras".

Su combate por la lengua del erotismo, el sexo y por qué no, la abyección es una apuesta práctica liberadora y como las mejores filosofías, produce sus efecto en el mundo real, en nuestra sensibilidad y en nuestros cuerpos.

Hay feministas que dicen y feministas que hacen, necesitamos a todas. Pero amamos a las que son como Esther Díaz y les estamos eternamente agradecidas.

Fuente: Me gustas cuando callas - FM La Patriada. 

 

También podés ver...

Susy Shock y el cupo laboral trans: "Necesitamos que sea ley"

Cálida, inteligente, multifacética, la actriz y cantante que se define a sí misma como "artista trans sudaca" conversó con el programa Me gusta cuando callas en la noche de FM La Patriada, en ese preciso momento en que la radio se traviste para dar lugar al aquelarre de "FM La Matriada".


Notice: Undefined variable: imagen_act in /home/fmlapatr/public_html/wp-content/themes/sahifa/footer.php on line 24