Home / La Gaceta / And you are the Lord… de Gabriela Cabezón Cámara

And you are the Lord… de Gabriela Cabezón Cámara

Apuré el paso, Liz y Hernández charlaban bajo un árbol de hojas rojas, sentados sobre una tela clara en la que había frutas, agua, queso, pan y vino. Un picnic era eso. Él le explicaba su propósito: era más que una estancia, era una ciudad moderna lo que estaba construyendo con su obra lenta, el proceso que le hacía atravesar al gaucho desde que llegaba a la estancia-fortín hasta que se volvía parte.

«Apuré el paso, Liz y Hernández charlaban bajo un árbol de hojas rojas, sentados sobre una tela clara en la que había frutas, agua, queso, pan y vino. Un picnic era eso. Él le explicaba su propósito: era más que una estancia, era una ciudad moderna lo que estaba construyendo con su obra lenta, el proceso que le hacía atravesar al gaucho desde que llegaba a la estancia-fortín hasta que se volvía parte. Primero le tocaban los trabajos más duros, como cavar la fosa que empezaba a rodear la estancia no tanto porque el coronel la creyera especialmente útil sino porque necesitaba acostrumbar a los hombres nuevos al trabajo, cansarlos para que de noche se desmayaran antes de emborracharse y entonces no tener que castigarlos, hay que tener la cabeza muy fría para saber tomar, acostumbrarlos a levantarse y acostarse a la misma hora, acostumbrarlos a los ciclos de la industria y a la higiene. Además, era un ritual de iniciación, casi una yerra era la fosa, una marca: a partir de ahí, empezaba una vida nueva. Los hacía cavarse su propia fosa, su frontera, su antes y después. Era el primer paso para sacarlos de larva. Luego comenzaban a asistir a los ya expertos en las tareas diversas. Y estaba la escuela. Los que estaban desde hacía más tiempo ya leían y escribían. Hernández les dejaba la Biblia porque la religion enseñaba algunas cosas buenas como la mongamia. Y la obediencia al Señor. And you are the Lord, aren’t you? Le preguntó Liz y los dos se rieron y yo tuve la primera fisura de una fe que me había nacido hacía poco. (…) Hubo que conquistarle una tierra a la patria, siguió explicando Hernández los huesos que rodeaban su estancia, no nos la cedieron gratis los salvajes. Y ahora le estamos conquistando una masa obrera, ya ve a mis gauchos. Los casados tenían sus casitas con más de una habitación, no podía yacer junta the whole family, decía Hernández y hube de darle la razón. ¿A todos les gustaba? No, algunos entraron en razones a fuerza de estaca, otros a fuerza de cepo, varios de unos cuantos latigazos y algunos se escaparon y nunca más volvieron, hartos de la falta de sus cañas diarias y de no tener su propio dinero. ¿No les paga? No, invierto ese dinero, que rara vez llega, en la maestra, la escuela, la capilla y las casas de las familias nuevas. Y en mi hacienda y mi casa, también: son el comando general de la estancia, la punta de lanza de la nación, el progreso penetrando el desierto.» (Gabriela Cabezón Cámara, Las aventuras de la China Iron)

También podés ver...

La comunidad invisible: lecturas cruzadas

Roque Farrán explora la potencia de las prácticas filosóficas, espirituales, éticas para el combate con el neoliberalismo: "Hay que saber leer en la práctica política, sin dogmatismo ni oposicionismo, la singularidad de la coyuntura. La práctica filosófica materialista sin dudas contribuye a pensar una gubernamentalidad que no sea pastoral ni neoliberal, sino popular y democrática. Necesitamos darnos tiempo, hacernos tiempo, porque si hay algo que nos sustrae continuamente el capitalismo neoliberal, incluso en los momentos de ocio, es el tiempo"-dice.