Art. 38.- La propiedad privada tiene una función social y, en consecuencia, estará sometida a las obligaciones que establezca la ley con fines de bien común. Incumbe al Estado fiscalizar la distribución y la utilización del campo e intervenir con el objeto de desarrollar e incrementar su rendimiento en  interés de la comunidad, y procurar a cada labriego o familia labriega la posibilidad de convertirse en propietario de la tierra que cultiva.

“La función social de la propiedad, el capital y la actividad económica"

Art. 38.- La propiedad privada tiene una función social y, en consecuencia, estará sometida a las obligaciones que establezca la ley con fines de bien común. Incumbe al Estado fiscalizar la distribución y la utilización del campo e intervenir con el objeto de desarrollar e incrementar su rendimiento en  interés de la comunidad, y procurar a cada labriego o familia labriega la posibilidad de convertirse en propietario de la tierra que cultiva. (…)

Art. 39.- El capital debe estar al servicio de la economía nacional y tener como principal objeto el bienestar social. Sus diversas formas de explotación no pueden contrariar los fines de beneficio común del pueblo argentino.

Art. 40. - La organización de la riqueza y su explotación tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden económico conforme a los principios de la justicia social....”

(Constitución de la Nación Argentina, 1949).

También podés ver...

Vámonos de aquí: la recurrencia de la imaginación de las ciudades del futuro

Las catástrofes siempre han sido oportunidad para imaginar la sociedad futura. Las ciudades son y han sido delicados equilibrios de regulación de la vida y la muerte, las formas de poder y los lazos sociales. Silvia Hernández recorre esas imaginaciones y cómo hablan de la comunidad de la que creemos ser capaces. La pandemia ha reabierto una vez más el debate acerca de los bordes de la ciudad. Se debate con ello quiénes somos y en qué tipo de sociedad queremos vivir.